Busca las diferencias

De todos es bien sabido que entre todos los individuos de la raza humana, existen muchas diferencias que hacen que seamos únicos. Y no me refiero a la genética, me refiero a la forma de pensar, las tendencias políticas, el clima, la gente que te rodea, el barrio o ciudad en la que te toque vivir, la cultura de cada país o continente... todas aquellas cosas externas a tu persona pero que influyen en tu personalidad.


Pues en el mundo del automóvil, que es el tema que tocamos, también hay diferencias que influyen sobre el diseño, motores, acabados, colores...según las características concretas de los posibles consumidores, en las que probablemente no hayamos reparado o no nos hemos parado nunca a pensar, pero existen y son muchas. Un ejemplo claro y visible es el tipo de coche.

En U.S.A, los coches más demandados son los de tipo Pick-up. De hecho el Ford F150 en todas sus variantes, es todo un superventas. Después están los monovolúmenes, todo-terreno y todo-camino, como el Chevrolet Suburban, que lleva !75 años! a la venta. Luego nos encontramos con los turismos gigantes, como los Cadillac en general y por último, pero no menos importantes, los muscle-cars como por ejemplo el Ford Mustang. En definitiva, coches grandes o gigantes y con motores potentísimos (de gasolina, of course...).
El motivo de que estos coches formen parte de la flora y fauna norteamericana es muy simple.
Debido a su estado de bienestar, los yankees demandan coches amplios con muchos asientos y mucho espacio de carga, para viajar con la familia comodamente, ir a hacer la compra del mes, llevar a los niños al colegio, cargar las herramientas necesarias para montar una pajarera... pero siempre como segundo vehículo, porque de primer vehículo los jóvenes de la casa poseen un Mustang o un Camaro o uno similar, para fardar en el instituto o para ir a tomar algo con los colegas y el papi tendrá un Cadillac, un Dodge o un Lincoln para ir a trabajar.
Generalmente, las carreteras son muy amplias, están muy bien asfaltadas, tienen kilómetros y kilómetros de rectas y las curvas son muy suaves, con lo que el tema del tamaño del vehículo no importa demasiado. Y en cuanto a los motores grandes con muchos caballos y gastones, hasta hace poco, tampoco suponía un problema ya que la gasolina era muy barata.



















En Europa, en cambio, los coches más demandados por el grueso de la población son las berlinas medias y compactas. El Renault Megane y el Laguna, el Skoda Octavia, el Ford Focus y el Mondeo, el BMW serie1 y serie 3... en todas sus versiones, luego según las latitudes por las que nos movamos, las cosas cambian un poco. Mientras que en el norte de Europa, si necesitamos un coche con espacio nos decantaremos principalmente por un turismo familiar, en el sur de Europa nos iremos a comprar un monovolumen o un todo-camino. Y en cuanto a un segundo vehículo, lo más recurrente es un utilitario del tipo Seat Ibiza, Renault Clio, Smart, Citroën C1 yC3...
Los muscle-cars europeos, son normalmente, compactos y utilitarios "tuneados" por la propia marca hasta el extremo como el Focus RS, el Megane RS, Ibiza y León Cupra y FR...
Por lo tanto, la explicación del por qué de este tipo de medios de transporte, es porque por regla general, se necesitan coches de uso diario, para todo tipo de vías, desde las autobahn alemanas sin límites de velocidad hasta los tramos de rally que existen en zonas montañosas de toda la geografía; desde grandes ciudades con grandes avenidas hasta el ratonero casco antiguo de algunas ciudades y pueblos. También prima el consumo, ya que por desgracia, la gasolina por aquí no es tan barata, así que la mayoría de los coches que se venden son diesel y por lo tanto, su tecnología está muy extendida y mejorada.












En Asia, también cambia el cuento con respecto al resto del mundo. Excluyendo a China, ya que todavía le queda mucho por andar en este tema, en Japón se buscan vehículos minimalistas. Como es una isla superpoblada, el mayor inconveniente es el espacio, así que los coches que más abundan y que las marcas se molestan en investigar como pueden mejorarlos, son los micros y utilitarios.
Japón está plagado de estos coches tan peculiares, en los que el diseño exterior es lo de menos junto con la aerodinámica, ya que no interesa la velocidad en sí, sino desplazarse de un lugar a otro de la forma más cómoda posible y una vez en destino poder aparcar sin muchos problemas. Predomina un exterior compacto con una gran habitabilidad interior y en general unos consumos ajustados para evitar en la mayor medida de lo posible una carga excesiva de CO2 a la atmósfera.
También existen excepciones, claro está, pero normalmente sirven para exportarlas y enseñar al mundo la tecnología que son capaces de manejar. Por ejemplo Nissan con su deportivo GT-R y su no menos deportivo 370Z, Honda con su NSX y sus variantes deportivas del Civic o Lexus con su LF-A, que se ha apuntado al carro de los super-deportivos. Son el otro extremo que más de una vez les a robado el sueño a parte de los ingenieros de las marcas europeas, por su alto potencial.








Otro ejemplo ya no tan visible, es el interior y los acabados.

Los coches americanos, son muy simples en este apartado. En la mayoría abundan los plásticos duros, de baja calidad y tacto bastante tosco. La instrumentación es básica, muy apta para tontos, ya que no tienen muchos botones ni mucha tecnología que administrar, solo existe lo imprescindible para conducir, el volante, la radio, la palanca de cambios( normalmente, automática) y poco más. Normalmente, esto es así, porque se cambia muy a menudo de vehículo, una media de 2 años más o menos, por lo tanto, el acabado es un aspecto secundario, solo es imprescindible que todo funcione mientras se use.









El caso de los europeos es totalmente opuesto. En estas latitudes, se requiere un coche con un acabado muy logrado, incluso en los urbanos. El interior de nuestros coches debe ser cómodo, con mucha carga tecnológica, tacto general agradable, con plásticos blandos combinados con plásticos duros y unos ajustes generales de categoría premium. Es prácticamente imprescindible, que tengan infinidad de botones para controlarlo todo, desde la climatización hasta el reglaje de las suspensiones, en algunos casos, y que todo funcione a la perfección. Todo esto es debido a que los europeos en general, vemos a nuestros vehículos no como medio de transporte, sino como una prolongación de nosotros mismos; un espacio en el que nos sentimos protegidos, en el que disfrutamos conduciendo, que nos hace evadirnos de la realidad en muchas ocasiones, que nos proporciona calor en invierno y frescor en verano y además, nos acerca del punto A al punto B, de la mejor forma posible. Y por supuesto, también esperamos que un coche nos dure de media, por lo menos unos 5 años o más... así que debemos exigir estas calidades.






En cuanto a los nipones, como hemos dicho anteriormente, lo que más reclaman es el espacio interior, así que ésto es requisito imprescindible. También les gusta que tengan una gran carga tecnológica, pero en este caso, que no se vea. El coche tiene que actuar por sí mismo y los pocos botones de regulación que existen, están configurados de una forma más estética que ergonómica. La calidad de los materiales empleados tampoco es de lo mejor, pero tienen que ser duraderos en cuanto al uso, así que utilizan también bastantes plásticos duros en los acabados.






Y por último pero no menos importante, por lo menos para mí, son los reglajes generales.
Los norteamericanos, son coches muy blandos... hasta el deportivo más extremo de allí, no tendría nada que hacer con un deportivo básico de aquí. Tienen mucho motor y mucha potencia, pero lo transmiten al suelo por medio de unas ruedas específicas para ese mercado cuyo índice de rodadura está estudiado para ofrecer silencio y comodidad, por lo que el agarre general, suele ser secundario. Esas ruedas van unidas a un sistema de suspensión arcaico y poco evolucionado, que suele hacer que el coche, en según que situaciones y con vehículos de tamaña embergadura, balanceé en exceso provocando pérdidas de trayectoria si entramos medianamente forzados en una curva. En cuanto a la seguridad, existe un organismo público que analiza todos los coches a la venta en Estados Unidos, pero su vara de medir tiene manga ancha y aunque poseen los mismos sistemas electrónicos que en todo el mundo en seguridad activa y pasiva, solo se les exige que estén adaptados a sus coches y a sus velocidades máximas, así que dista mucho de lo que se mueve por el viejo continente.
Siempre hay alguna excepción digna de pasar por el control europeo, pero suelen ser deportivos como el Viper, el Corvette...o coches generalístas como Dodge o Chevrolet, pero con especificaciones europeas, nunca, tal cual se venden en E.E.U.U.



En cuanto a los coches europeos, las marcas ponen toda su experiencia en lo que a dinámica se refiere. Aquí prima la seguridad en todos los aspectos, suspensiones firmes, con diferencial autoblocante en el caso de los más deportivos, ruedas con un agarre excepcional en todo tipo de situaciones y climatología, aunque suene más dentro del habitáculo del vehículo, ESP, BAS, ASR... y todas las ayudas electrónicas imaginables calibradas para la seguridad, pero sin ser tan intrusívas para mayor disfrute de la conducción. Porque en Europa, aún existiendo límites de velocidad, se corre bastante y las marcas actúan en consecuencia para que sus coches sean lo más manejables posible en una conducción deportiva sin perder un ápice de comodidad.
En Europa existe un organismo independiente llamado Euro Ncap, que analiza todos los vehículos que las marcas quieren poner a la venta en el continente. Si quieres que un coche tenga cierto prestigio, tiene que haber pasado previamente con nota, por el análisis exhaustívo de los ingenieros, que realizan todo tipo de pruebas dinámicas, incluidas las de choque y protección de los peatones.






Estas son las características más evidentes, que diferencian a los grandes consumidores y productores del mundo de las cuatro ruedas, aunque existen muchas más. Los países emergentes tienen otras perspectivas como China, Rumanía, Rusia..., luego también está el mercado australiano, el africano, el sudamericano... así que todavía podíamos extendernos hasta la saciedad, pero creo que con estos ejemplos os haréis a la idea.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC