Porsche 911 Sport Classic. Un 911 para coleccionar.





El 911 es un icono dentro de los deportivos, y lo a sido durante toda su historia. La verdad es que su evolución a sido muuuuuyyyy paulatina y prácticamente no ha variado nada desde su concepto original a partir de un simple Volkswagen Beetle. Motor trasero (tipo bóxer, por supuesto), tracción trasera y unas medidas relativamente contenidas, le convierten en un coche muy ágil y rápido a la par que muy divertido de conducir, ¿para qué cambiar?


Pues los chicos de merchandising de Porsche han querido exprimir un poco más el concepto, para hacer una buena caja, y han creado una edición especial denominada Sport Classic.
Es un 911 normal; en apariencia, pero en realidad está limitado a 250 unidades para todo el mundo, con lo que su exclusividad se dispara automáticamente. Y todo ello con un precio, además, que no es nada barato; 222.762 euros.

¿Por qué voy a pagar 57.000 euros más que por un Porsche 911 Turbo, teniendo en cuenta que corre menos, es menos divertido de pilotar y rinde menos que los también exclusivos GT2 y GT3 RS?
Muy sencillo; porque tiene un color exclusivo para esta versión, porque le han añadido un aleron tipo "cola de pato" muy "chik", inspirado en el 911 RS de 1973, unas llantas tipo Fuchs del 911 S de 1966, un ribete negro alrededor de los faros delanteros, como alguno de sus coches de competición de la época, un techo de doble cúpula, unos escapes que intentan emular el sonido de los Porsches de antaño y porque tiene dos bandas grises que recorren el coche desde adelante hacia atrás, incluido el interior, en el cual, Porsche asegura que se a gastado unos 17.000 euros...¿Que más quieres?. Los afortunados coleccionistas y millonarios sin ningún aprecio por el vil metal, ya tendrán su reserva en firme, pero señores...seamos serios...esos complementos no valen tanto dinero...¿o sí?.



Como 911, está inspirado en la versión S. Tiene un motor trasero de seis cilindros en posición opuesta de 3800 c.c y 408c.v, que consigue el 0-100 en 4,6 segundos y tiene una velocidad máxima de 302 km/h.
Probablemente, se venda como churros o estén ya todas las unidades adjudicadas, pero por muy "porschista" que me considere, esto es un 911 normal tuneado con recortes de modelos antiguos que tendrían tirados y guardando polvo en cualquier almacén abandonado de Stuttgart y que le sirve a la marca para recaudar y seguir con su crecimiento estratosférico desde el nacimiento del Cayenne.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC