Opel Meriva. Flex-ibilidad ante todo.








Después de las complicaciones propias de la crisis, que ha afectado a muchos grupos automovilisticos a nivel mundial, Opel vive un pequeño renacimiento después de haber sufrido lo indecible y haber estado a punto de desaparecer.
Primero renovó su berlina media el Opel Vectra y lo sustituyó por el Insignia, dando un gran salto cualitativo y cuantitativo en cuanto a calidades y estética, luego le llegó el turno a su compacto Astra y ahora repite fórmula con su monovolumen pequeño Meriva.

Poco o nada tiene que ver este modelo con el anterior, más grande, más atractivo, mejor acabado y con soluciones técnicas, cuanto menos, originales.
Pese a sus 4.3 metros de largo y 1.8 metros de ancho, el nuevo Meriva solo es apto para que cuatro adultos vayan cómodos, puesto que la banqueta trasera no goza de una gran anchura. Pero en general es un vehículo muy espacioso y confortable, donde la posición del conductor es dominante y cuenta con todos los mandos importantes a mano, englobando el resto de los mandos secundarios en la consola central.


Dentro de sus avances o peculiaridades respecto a sus competidores, destacamos la apertura de sus puertas de forma opuesta, a la que la marca denomina Flexdoors o como comúnmente se denominan, puertas "suicidas".Éste tipo de puertas las utilizaban,ya hace muchos años, varios vehículos y actualmente las conserva el Rolls Royce Phantom en todas sus variantes.
No sé hasta que punto pueden resultar más cómodas a la hora de acceder al coche, pero lo que si sé es que tienen algunos inconvenientes; por ejemplo, a la hora de aparcar en batería en un sitio justo, es mejor que salgan primero los pasajeros traseros antes de terminar la maniobra. También hay que tener cuidado con no poner una mano de apoyo en el montante central para sentarte en las plazas traseras, si no quieres que el conductor o el copiloto te arranquen los dedos al cerrar las puertas, para eso hay unos asideros especialmente diseñados al uso. Y por último, hay que tener siempre en mente que al bajarse del coche por el lado del tráfico, tenemos que verificar con más celo que nunca que no vengan coches antes de abrir la puerta, ya que la visibilidad es bastante peor.


Pero independientemente de sus pros y sus contras, tenemos un coche urbano, pricipalmente, con una gran capacidad- tiene 405 litros de maletero- y una gran modularidad interior. Su banqueta trasera se puede configurar para 1,2 o 3 pasajeros, se puede desplazar hasta 14cm longitudinalmente para tener más o menos maletero y espacio para las piernas, los asientos delanteros, según versiones y acabados, tienen el sistema ergonómico AGR, con 6 posiciones del asiento para el conductor y 4 para el acompañante y cuentan con el sistema Flexrail entre los dos, que no es otra cosa que un porta objetos y guantera con 3 configuraciones distintas.
Además, si te gusta el campo y las escapadas de fin de semana, opcionalmente puedes contar con un porta-bicicletas extraible para dos bicicletas, que queda totalmente oculto debajo del coche y Opel lo denomina Flex-Fix.

Los motores que mueven a este monovolumen son un 1.4 con 100cv, bastante escaso en reacciones, recuperaciones y con un consumo bastante elevado, y un 1.4 Turbo con dos potencias diferentes de 120cv y 140cv. Ésto dentro de los propulsores de gasolina ya que en diésel tenemos el 1.3 CDTi con 75cv, que se me antojan bastante insuficientes para mover este coche con soltura.
Los acabados en cuanto a equipamiento son tres, Essentia, Enjoy y Cosmo y los precios oscilan entre los 15.300 hasta los aproximadamente 21.000 euros que te pedirán por el Cosmo más equipado.
En definitiva, el nuevo Meriva es un coche muy capaz para aquellos que busquen comodidad y polivalencia dentro de unas medidas contenidas para la ciudad y escapadas de fin de semana, para todo lo demás existen monovolúmenes como el Zafira, el Scenic...




Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC