Lo demás es Historia: 200 Años de "molinillos"



Así es; aunque el mundo de la automoción es relativamente moderno, ya que oficialmente el primer vehículo de combustión interna data de 1886 y es el famoso triciclo Daimler, anteriormente existía ya una marca de coches, aunque todavía no lo sabían. Esa marca era Peugeot.
Fundada el 19 de junio de 1810 por Jean Pierre y Jean Frederic Peugeot, comenzaron fabricando herramientas de uso cotidiano, haciéndose famosos sus molinillos de café y sus sierras, pasando también por la fabricación de bicicletas. Pero no fue hasta 1889, cuando el sobrino de ambos, Armand Peugeot, construyó un vehículo impulsado por vapor, basándose en el Daimler citado anteriormente.
Un año más tarde, Armand fabrica su primer coche de combustión interna con motor Daimler y seis años después y varios vehículos más, decide fundar Automóviles Peugeot. En 1915 ya vendía 10.000 unidades al año y además ganaba competiciones como las 500 millas de Indianápolis en los años 1913, 1916 y 1919. También eran importantes sus soluciones técnicas como las suspensiones independientes y el concepto del coche cupé-cabrio como lo fue el 401 Eclipse, con un techo duro que se recogía eléctricamente y que casi un siglo más tarde se recuperó con el 206 cc.















Durante la segunda guerra mundial, Peugeot seguía fabricando un pequeño vehículo, impulsado eléctricamente, debido al racionamiento de la gasolina en una Francia ocupada por los nazis, el VLV, un coche biplaza con 80 km de autonomía y una velocidad máxima de 30 km/h.
Tras la guerra, la marca se posicionó como una de las más importantes en Europa y cosechó grandes éxitos comerciales con modelos que nunca bajaban de los dos millones de unidades vendidas, como el 403, el 504, el 505 o el más laureado y vendido de todos; el simpático 205.








Con éste coche comenzaron sus victorias en la más alta competición, dentro del Grupo B de rallyes, ganó los mundiales de 1985 y 1986 con su 205 T16 de hasta 450cv. Después de que prohibiera la FIA el grupo B por peligroso allá por el 1989, comenzaron a ganar el Dakar, con su Peugeot 405 T16, desde el 88 hasta el 90. Más tarde, se pasaron a las carreras de resistencia con su Peugeot 905, con el que ganaron las 24 Horas de Le Mans en el 92 y el 93 y hasta probaron con la F1, aquí ya sin tanto éxito. La última de sus victorias deportivas fueron, como no, las 24 Horas de Le Mans en 2009 con el 908 HDI y nuestro piloto Marc Gené.




Actualmente cuentan con una gama de vehículos muy extensa: 107, 206+, 207, 308, 407, 607, 807, 1007, 3008, 5008, 4007, RCZ, además de su gama de vehículos comerciales.








Como una de sus muchas curiosidades, comentar que cuando Ferdinand Porsche fabricó su primer deportivo sobre la base del Volkswagen Beetle, le quiso llamar 901, pero Peugeot tenía la exclusiva de poner un 0 en el centro del "apellido" de sus modelos, así que le tuvo que llamar 911. Y el símbolo del león, proviene de sus orígenes cuando fabricaban herramientas, a las que asociaban con éste animal por su fuerza y rapidez, pero no lo empezaron a adoptar en sus vehículos hasta 1933.
Así pues, después de 200 años de vida, solo quiero desearle cuanto menos, otros 200, y que sigan construyendo esos "molinillos" que gustan tanto al común de los mortales.

Por lo tanto; !LARGA VIDA AL REY! ( al rey león, claro...)



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC