Audi A1. El némesis del Mini.

Después del "batacazo" que se pegaron los de Audi hace unos años con su utilitario A2, la marca a querido asegurar el tiro lanzando al mercado el más convencional A1.
No es que el A2 fuese mal coche, un Audi es un Audi, pero fue un adelantado a su época, con estética monovolumen de medidas contenidas, con algunos de sus componentes fabricados íntegramente en aluminio, para otorgarle un peso más liviano, con un sobrecoste que pocos estaban dispuestos a pagar, y un diseño...cuanto menos peculiar, así que, como adelantado a su tiempo, fue un incomprendido y el mercado no lo aceptó.
Pero visto que los urbanos con carácter premium vuelven con fuerza, caso del Mini, Fiat 500 o Alfa Romeo Mito, en Audi se han puesto las pilas y también quieren un trozo del pastel, por eso han creado el A1.




Para ser un "ciudadano" premium, tienes que cumplir dos requisitos básicos; tener unas medidas contenidas, que con sus 3,9 metros de largo por 1,7 de ancho y 1,4 de alto, cumple a la perfección, y tener un halo de cierto prestigio, que también cumple al pertenecer a una marca como lo es Audi.
En un principio será un coche de tres puertas y cuatro plazas, aunque más adelante se incorporará la versión de 5 puertas.
Su diseño exterior no deja indiferente a nadie ya que posee el toque deportivo de todos los modelos de la marca de los cuatro aros, con un frontal muy agresivo, que con esas luces tipo Led de iluminación diurna, te invitan a que te apartes de su camino. Con sobrecoste, se pueden añadir también las traseras tipo Led y si queremos, también las luces del habitáculo, además de xenon y faros direccionales. En su lateral se distingue por una linea ascendente con el montante que recorre el coche de adelante a atrás a elegir entre cuatro colores y una zaga también bastante característica de los últimos modelos de la marca, pero que por su forma truncada, hace que los pasajeros de cierta medida no vayan del todo a su gusto.
En cuanto al interior, es bastante sobrio, lo cual no es malo puesto que algunos clientes así lo quieren, pero difiere mucho, por ejemplo del Citroën DS3 o del Mini, mucho más descarados.





El ajuste de los materiales es simplemente, perfecto. Si cierras los ojos y los vuelves a abrir, te dará la sensación de estar a los mandos de un Audi de superior categoría, un A4 o un TT... con el que comparte los retrovisores, por cierto. Las toberas de ventilación están inspiradas en la turbina de un caza y opcionalmente pueden ir pintadas del color de la carrocería, para darle otro toque al interior. Además puedes personalizarlo con diversas opciones dentro del paquete S-Line, tanto interior como exteriormente.
La gama de motores parte de un 1.2 TFSI de gasolina, con dos potencias, de 86 y 122cv, y dos mecánicas diesel 1.6 TDI con 90 y 105cv. Más adelante habrá una variante deportiva S1 con un motor de 180cv y la gama se completará en 2012 con un A1 cabrio y un "semi-SUV" denominado Q1.
Los precios partirán desde los 18.00 euros, aproximadamente, pero tendrás que pagar un sobrecoste si le quieres añadir alguno de los múltiples gadgets de los que dispone.




Como opinión personal, solo decir que es un urbano muy a tener en cuenta; simpático y con personalidad que hará las delicias de los que pasan horas en las grandes urbes, entre atascos y tramos de radiales. Además, es todo un Audi, con todo lo que ello acarrea.







Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC