Los coches de Bond; James Bond

Éste personaje nacido de la pluma del autor Ian Fleming, es conocido mundialmente, además de por su nombre de pila, como el agente 007 del servicio secreto británico, bajo las órdenes de su majestad, la Reina de Inglaterra. Probablemente sea uno de los héroes de acción más controvertido de todos los tiempos, ya que no posee ningún tipo de superpoderes, ni ninguna vestimenta absurda con los calzoncillos por fuera del pantalón y una capa, simplemente es un tipo normal que viste de traje habitualmente y se vale de su inteligencia y su poder de seducción con las damas, para conseguir sus objetivos. Además, posee cierta simpatía con el público en general porque podría ser un personaje palpable y real, ya que éste tipo de espías han existido y existen en todos los gobiernos del mundo; no son tan espectaculares como en las películas, pero hacen su labor a la perfección.
De todas formas, el agente Bond, pese a no tener poderes, contaba con la inestimable ayuda de los gadgets tecnológicos que le proporcionaba el incombustible agente Q. Éstos aparatos eran objetos de uso cotidiano como relojes, plumas estilográficas, zapatos, gemelos, anillos... que siempre tenían alguna "trampa" camuflada como rayos láser, rayos x, explosivos, temporizadores, cuerdas de estrangular, gases lacrimógenos... que harían las delicias de los más "tecno-sexuales". Reseñar también que en las películas, cada vez que 007 entraba al laboratorio, se daban situaciones de lo más cómicas alrededor de la escena principal, así que si veis algunas películas de años atrás, os reiréis mucho con esas secuencias.
El agente Q, también le "tuneaba" los coches con artilugios imposibles para cada misión y son muchos los vehículos que durante toda la saga han aparecido en las escenas de acción y se han convertido en los auténticos protagonistas.
También son muchas las marcas de coches, que han pagado auténticas fortunas para ser el coche del protagonista o simplemente el coche de los malos, ya que con la repercusión que tiene el personaje en todo el mundo, es una publicidad excelente.
Normalmente, el señor Bond, a "gastado" marcas inglesas como Astón Martin, en la mayoría de sus películas, o Lotus en un par de ellas, y en su última época con Pierce Brosnan como protagonista, BMW era la encargada de proporcionarle medio de transporte, pero los que hayan leído el libro, habrán comprobado que el coche original de 007 era un Bentley 4.5 Mk IV de la época con 240cv y frenos de tambor en las cuatro ruedas, toda una máquina de 1930.






Más tarde, cuando el personaje pasó a la gran pantalla, se decantó por los modelos de Aston Martin, siendo el DB5 el coche de Bond contra Goldfinger. Éste coche tenía un motor de gasolina con 6 cilindros en linea, 4.0 litros de cilindrada y 282cv, alcanzaba el 0-100 en 8,1 segundos y una velocidad máxima de 227Km/h. Costaba la friolera de 5.500 euros, que por aquella época era un dineral, y se fabricaron 1.021 unidades entre 1963 y 1965.
Como curiosidad, decir que una unidad utilizada en la película, se subastó por 2.000.000 de euros hace algunos años.






En Solo se vive dos veces, el coche protagonista fue un Toyota 2000 GT, ya que la acción se desarrollaba por las calles de Japón y la película le sirvió a Toyota como escaparate internacional. Éste automóvil, solo se fabricaba en variante cupé pero debido a problemas de embergadura, por parte de Sean Connery que no cabía en el coche, se eliminó el techo quedandoles un descapotable precioso. Pero ahí no acabó la cosa, porque al hacer secuencias de conducción, se dieron cuenta que la cabeza del protagonista sobresalía por encima del parabrisas, por lo que tuvieron que sustituirlo por uno más grande.
El coche tenía un motor gasolina de 6 cilindros en linea con 2.0 litros y 150cv de potencia, alcanzaba el 0-100 en 8,9 segundos y tenía una velocidad máxima de 217Km/h. Costaba 5.000 euros de la época y se construyeron 351 unidades del cupé y solo dos descapotables para la película, de los cuales uno existe en el museo de las estrellas en Inglaterra y el otro está en paradero desconocido. Toyota desaprovechó la ocasión de producir el descapotable para el mercado y la oportunidad que le brindó el ser el "prota" de la película, por causas que se desconocen.


Al servicio secreto de su Majestad, fue una película de transición por muchas cosas, cambió el personaje, ahora interpretado por George Lazenby, que no volvió a interpretarlo en ninguna otra película, cambió el vehículo, que apenas salió en todo el film y en general fue una película insulsa, que no tuvo una gran aceptación popular y casi supuso el final de la saga.
Los coches protagonistas fueron Ford, con una carrera de Escorts sobre hielo, un Ford Mercury Cougar con 390cv... y el coche del protagonista se convirtió en un mero secundario.
Era un Aston Martin DBS de finales de los 60 y principios de los 70 con un motor de 6 cilindros en linea, 4.0 de cilindrada y 282cv, alcanzaba los 227Km/h y hacía un 0-100 en 8 segundos, pero pesaba 1706 Kg, lo que le hacía bastante "torpón" en reacciones. Ésta película coincidió también con algunos problemas financieros de la marca, con lo que la transición se planteó como un cambio radical para la siguiente, actor, coche...


Roger Moore, imprimió una gran personalidad al agente en las siguientes películas, adornando a la figura del personaje con sus muecas faciales , sus bromas y sus efectistas escenas de peleas.
Tras dos entregas sin rumbo fijo respecto al coche de Bond, un pequeño Lotus Esprit S1 preserie se dejó caer "por casualidad" en el aparcamiento de los estudios, haciendo que los productores al verlo, llamasen al dueño de la compañía para que fuese el próximo coche de 007.
Cumplía con todas las virtudes que se le requieren a un coche Bond, hasta era un coche inglés, pero su motor poco potente le hacían presa fácil en algunas de las persecuciones. Tenía un motor de 2.0 litros de cilindrada con 160cv, pero debido a un peso muy ligero de 900Kg aceleraba de 0-100 en 6,8 segundos y alcanzaba los 217 Km/h de velocidad punta. En una de las películas en las que participó el coche, lo convirtieron en un submarino, haciendo de esa escena una de las más conocidas e inspiró a una marca innovadora como es Rinspeed a crear el Scuba, bajo ese mismo planteamiento.



En Solo para tus ojos, se utilizó una versión renovada del Esprit S1. Era el Esprit Turbo, más rápido, más efectivo, más pesado, más bonito, en definitiva, más de todo. Era el mismo modelo pero con un lavado de cara, el motor había aumentado a un 2.2l con turbo y 213cv, que aceleraba de 0-100 en 5,5 segundos y alcanzaba los 244Km/h. Además era muy bonita la combinación de colores rojo y dorado que utilizaron, pero Lotus no aprovechó el momento para vender una edición limitada que, por aquella época y actualmente, se cotizaría bastante en el mercado.


Con la salida de Roger Moore de la saga como el agente 007, la productora ya se planteaba el contratar a Pierce Brosnan, pero todavía estaba rodando la serie de Remington Steele, así que se decantó por Timothy Dalton que estuvo a la altura de las circunstancias. Después de casi 18 años de divorcio con Aston Martin, también decidieron que el nuevo Bond tenía que conducir uno de nuevo y se decantaron por el Vantage.
Éste coche fabricado entre 1977 y 1989, costaba 57.400 dolares, tenía un motor en V8 con 5.4l de cilindrada y turbo con 390cv, que aceleraba de 0-100 en 5,9 segundos y alcanzaba la friolera de 270Km/h.
Esta película y esa publicidad, no salvó a Aston de la quema y permitió la entrada de capital del gigante Ford, hasta el 91, el año en que definitivamente pasó a controlar la compañía.


Con la entrada de Pierce Brosnan, BMW aprovechó el tirón para firmar un contrato en el que se comprometía a facilitar cuantos prototipos fueran necesarios para las próximas tres entregas.
Tres fueron los coches más destacados del agente; un Z3 Roadster, un 750i y un Z8. Ninguno de ellos destacó en el argumento de las películas especialmente, a pesar de llevar todos los aditamientos tecnológicos necesarios como lanza-misiles, gases lacrimógenos, blindaje, clavos en las ruedas... vamos, "full equipe" que se llama.









En Muere otro día, se volvió al matrimonio Bond-Aston con un Vanquish. Este "cochecillo" costaba desde 183.500 euros, tenía un motor V12 con 6.0l de cilindrada, 456cv, transmisión automática de 6 velocidades, aceleraba de 0-100 en 5,1 segundos y alcanzaba los 300Km/h.
Desde el primer momento, Brosnan y el Aston parecían hechos el uno para el otro, cuadraban muy bien en el film, y protagonizaron la persecución sobre hielo más espectacular de la historia del celulóide con otro componente premium del grupo Ford, un Jaguar XK. De hecho, en esta película, todos los vehículos que salen son del grupo automovilistico americano; Jaguar, Aston, Land Rover, Volvo... no hay ninguno de la competencia.




El último componente de la saga, coincidiendo también con el cambio de personaje, que en éste caso sería Daniel Craig, es el Aston Martin DBS, un coche perteneciente a la última etapa de Aston con Ford, antes de pasar a manos de Prodrive. Éste vehículo tiene un V12 de 6.0l con 517cv, caja de cambios manual de 5 velocidades, capaz de alcanzar los 307Km/h y hacer un 0-100 en 4,3 segundos. El actor protagonísta tuvo serios problemas para conducirlo, ya que independientemente de su precaria habilidad al volante, nunca había conducido un coche manual y tuvo que aprender a conducirlo en un circuito antes de las escenas de acción. Además, durante el rodaje se batió un record Guinnes, en una escena de acción en la que el Aston dio nada más y nada menos que 7 vueltas de campana, porque se "pasaron" un poquito con la carga de aire comprimido que debía impulsar al coche. Los partners de lujo en esta película fueron el Ford KA, de reciente presentación y que conducía la chica Bond, Eva Green y el actual Mondeo, del cual tuvieron que construir un prototipo a mano porque todavía no había pasado a la serie.


Por último, y después de haceros un repaso de todos los coches que durante toda su historia filmográfica a conducido el mejor espía del MI6, concluimos con las fotos de algunos de los secundarios que han participado con más o menos tirón a lo largo de todos éstos años.





















Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC