Lo demás es Historia: AMG

AMG; éstas son las siglas que debe llevar todo Mercedes superlativo que se precie. Tener ese apellido significa que es lo mejor de lo mejor en cuanto a tecnología, mecánica, potencia y exclusividad que te puede ofrecer la marca, obviando a Brabus que funciona de forma independiente.
Los orígenes de AMG se remontan a 1968, cuando un grupo de "rebotados" que trabajaban para Mercedes, instalaron un 6.3 V8 de 250cv en el chasis de un Clase S de la época, con batalla larga. Ésta berlina de unos cinco metros de largo y 1730kg de peso, ya contaba en aquel tiempo con elevalunas eléctricos, climatizador, suspensión neumática... De ésta forma nació el concepto de berlina de alta gama con altas prestaciones, así que ofrecía el tamaño de un Audi A8 con un poco más de aceleración que un Porsche 911.


El siguiente paso era preparar un coche de competición sobre esa base, así que se le hizo el encargo a Hans Werner Aufrecht y a Erhard Melcher, AMG. La G corresponde al nombre del pueblo de Hans, Grossaspach. Éstos dos personajes se dedicaban a preparar motores Mercedes para la competición y debido a los grandes éxitos deportivos de la marca y a la peculiaridad del coche, durante los años siguientes AMG no dejaba de recibir un goteo constante de clientes ávidos de tener un Mercedes con un "poquito más".


Poco a poco, el numero de clientes iba en aumento y tanto sus preparaciones de competición como las de calle, haciendo mención especial al Mercedes 300E AMG "Hammer" de 1988, no pasaron inadvertidas para la marca que les "prestaba" los coches. Así pues en 1993, salió a la venta el primer vehículo fabricado de forma conjunta, el C36 AMG.
Con el paso de los años, las colaboraciones fueron más intensas y llegó un momento en el que no existía un modelo de Mercedes que no tuviese su variante AMG; hasta que en 1999, el gigante alemán adquirió el 51% de las acciones de AMG pasando éste a formar parte de la compañía. Con el cambio de directivos y los temas burocráticos, descuidaron su principal negocio y vieron como el departamento M o Motorsport, de BMW y el departamento Quattro, de Audi, fabricaban coches efectivísimos y con gran aceptación popular, como el M5 de BMW o el RS6 de Audi.
AMG contraatacó con varios coches, como por ejemplo el E55 AMG de 2003, que fue por un tiempo la berlina más potente del mundo con sus 469cv, pero seguían estando por debajo de sus dos principales rivales en cuanto a efectividad de manejo. La compañía había perdido el rumbo creando variables deportivas de todos los modelos sin ton ni son.


En 2005, la apisonadora alemana se hizo con el 100% de la compañía y creó Mercedes-AMG GmbH, una compañía dependiente de Mercedes pero de carácter individual, cuya misión, además de ser rentables, era la de doblegar a sus pricipales rivales.


Para ello, a lo largo de éstos cinco años, se han fabricado varias criaturas que componen una gama muy extensa; el C63 AMG en sus variables sedan y estate, el E63 AMG también sedan y estate, los cabrios SLK 55 AMG y el SL63 o 65 AMG, las super-berlinas CLS63, S63 y S65, el cupé de representación CL63 y 65 y los todo-camino ML63 y G55. Tampoco nos olvidamos del recientemente presentado SLS "alas de gaviota", creado en su totalidad por el departamento AMG partiendo de cero y las ediciones especiales Black Series, sobre modelos AMG que además de mejoras aerodinámicas, incluyen una cura de adelgazamiento.

Haciendo un repaso rápido a toda la gama, podemos empezar por el Clase C, que sería la berlina de acceso. Éste coche, a pesar de ser como un Clase C normal, cuenta con un motor de 6.208cc y 8 cilindros en V, común en toda la gama menos en el SLK, que rinde en éste caso 457cv y tiene una velocidad auto limitada de 250Km/h. También tiene unos aditamientos aerodinámicos y estéticos que no le hacen pasar desapercibido en ningún parking, haciendo incluso girarse hasta a los que no entienden de éste mundillo. Las nervaduras en el capó delantero y los escapes cromados llevan implícita la palabra agresivo y su funcionamiento general no podría ser más delicioso; suave en reacciones pero brutal en aceleración, tiene una amortiguación enérgica pero que filtra muy bien las irregularidades del asfalto, los acabados interiores son de una calidad sublime, como en todo Mercedes que se precia, pero tiene detalles típicos AMG como el volante achatado en el inferior, asientos con el respaldo integrado y muy envolventes y un tacógrafo que marca los 320Km/h y que en la casa aseguran que podría alcanzar sin limitador y con las ruedas adecuadas. el único "pero" que se le puede encontrar es el funcionamiento de la caja de cambios, que funciona muy bien de manera automática pero que cuando actúas con las levas del volante necesitas un periodo de adaptación, puesto que su forma de actuar dista mucho de una conducción deportiva. Sus rivales naturales como son el BMW M3 y el Audi S4, ya que el RS4 ya no existe en la actualidad, no le pueden hacer tanta sombra como hace años y mientras el Audi S4, aun siendo un gran coche, no tiene la potencia suficiente para olerle la trasera, el M3 por concepto, es más deportivo y exigente en su conducción, aunque lo que no contaban los de AMG, era que los de Lexus se iban a acercar tanto con su IS-F...



El Clase E, es una maravilla. Compartiendo el mismo motor, éste genera 525cv y acelera de 0-100Km/h en una décima menos que el Clase C; 4,5 respecto a 4,6 segundos. En un principio parece que no corre, pero cuando superas la "zona brillante" del cuenta- revoluciones, te sorprenderás del empuje que tiene y que no te dejará despegarte del respaldo en ningún momento si sigues acelerando. La caja de cambios deriva de una 7GTronic como en su hermano pequeño, pero a sido "pulida" por los chicos de AMG y le han incorporado un embrague multidisco con un grosor considerable, en vez de el convertidos de par, que te permite cambios de marcha más rápidos y evita las pérdidas de potencia entre marcha y marcha. Pero ocurre lo mismo que en su "hermaníto", que no te permite reducir de marcha a regímenes elevados y te pasas la vida pulsando la leva "Down" repetidas veces, hasta que lo consigues ya en mitad de la curva. Por eso en éste modelo, y conscientes de ese pequeño problema con el cambio, se le a añadido una ruleta con varias posiciones que gobiernan al ESP y la dureza de la amortiguación, para que selecciones de forma manual el tipo de conducción que deseas. Si eliges la función Sport Plus o S+, verás como el coche te entrega toda la fuerza disponible, que es mucha, cuando tu lo desees.
Pero lo más reseñable de éste coche y lo que le hace más efectivo, es la suspensión delantera, que también es una variante del Clase C pero retocada un poco más. Están separadas entre si 58mm más que en un Clase E normal, y son giradas por una dirección asistida paramétrica, que hace que las ruedas multipliquen el giro según lo que gires el volante y hacen que sea una dirección un 14% más directa que en un Clase E convencional. Además cuenta con unas suspensiones traseras especificas para éste modelo, que se autonivelan según el tipo de asfalto y tiene tres niveles de dureza pre-seleccionables. Con todo eso y la caída negativa de las ruedas un grado respecto a la vertical que favorece la guíabilidad del coche, es muy complicado buscarle las cosquillas a su motricidad; es casi imposible hacer que se desboque en una curva, y si lo consigues, el ESP pondrá las cosas en su sitio.


El CLS 63 AMG sería más comparable a un Clase C en cuanto a configuración mecánica y a un Clase E por segmento, por eso actualmente se ha remodelado y estamos a la espera de su comercialización, ya que sus capacidades y aptitudes serán muy similares a la de su hermano "pureta" Clase E.


El Clase S y el Clase CL comparten la misma plataforma y dos motorizaciones, una V8 de 6.208cc y otra V12 de 6.980cc. La primera genera una potencia de 545cv y la segunda llega hasta los 630cv.
El Clase S es una berlina de representación que posee la mayor carga tecnológica que se le puede incorporar a un coche en la actualidad y tiene dos tipos de carrocerías, normal y larga, ésta última asociada a la mecánica V12.
Con el CL pasa exactamente lo mismo, solo que en este caso es un cupé, así que no tiene dos medidas diferenciadas pero si que tiene las dos variantes en motores.




En estos dos modelos, AMG solo ha potenciado su exclusividad, aportado sus motores y tocado algunos de sus reglajes generales para imprimir ese aire deportivo que les caracteriza, pero nada reseñable en cuanto a chasis, suspensiones y demás ingredientes tecnológicos, ya que de serie éstos dos modelos vienen "Full equipe".


El descapotable SLK es el "antes" de los modelos AMG. Su motor es el que se utilizaba para todos los modelos antes de la incorporación en masa del mejorado 6.3. El SLK es el único que no a sufrido cambios en los últimos años y supongo que dentro de relativamente poco tiempo, oiremos hablar de su sustituto.
Es un coche pequeño, tiene 4,10 metros de largo y su distancia entre ejes es de tan solo 2,45 metros, así que se le puede adivinar una agilidad extra que no poseen sus hermanos mayores, sobre todo en curvas lentas ya que a grandes velocidades se muestra más nervioso y el tren delantero no tiene la adherencia que tanto tranquiliza en sus hermanos. Sus acabados, son muy buenos pero se les nota ya el paso de los años. Su motor V8 de 5.439cc y 340cv podría pasar por un V6, porque su sonoridad no indica que sea un motor más "gordo".




En cuanto al SL 63 AMG es un descapotable de representación, que comparte mecánica y transmisión con el Clase E, así que su funcionamiento es muy parecido. El SL es más pesado que el E pero dinámicamente, al ser más bajo y rígido, te dá la impresión que va mejor todavía. Las reacciones a la hora de afrontar una curva son más rápidas que en la berlina y la dirección más comunicatíva. El ESP no se puede desconectar del todo como en otros modelos pero la desconexión de forma parcial deja que juegues un poquito si así lo deseas. Con el techo puesto nadie diría que es un cabrio y el confort interior está fuera de toda duda, aunque ese interior sea muy conservador y denote que es un modelo que está en el fin de su vida comercial.


















El SLS es un superdeportivo en toda regla y a sido desarrollado por la división AMG en su totalidad. Su nacimiento fue casual, ya que en un primer momento habían decidido que fuese un cabrio con puertas convencionales, pero al ver dos fotos, una del prototipo y otra de un Mercedes 300SL "alas de gaviota" y compararlas, se dieron cuenta del enorme parecido y del tirón comercial que tendría un coche con esas caracteristicas. Así nació el SLS, como una reedición del mítico y cotizado clásico. Más adelante si que saldrá a la venta la versión descapotable que se presupone, fue el proyecto inicial y ya existe un prototipo circulando de la versión totalmente eléctrica, que se pondrá a la venta sobre el 2012.
Sobre este coche en particular, me gustaría hablar más detenidamente en un futuro próximo, así que solo diré que también comparte motor, el V8 de 6.208cc, con el resto de AMG´s pero en éste caso su potencia se sitúa en unos respetables 571cv y su velocidad máxima ya no está autolimitada y alcanza los 317Km/h, acelerando de 0-100 en 3,8 segundos.



Por último, hacer referencia a los dos todo-terreno "tocados" por AMG, el ML63 y el G55.
Con el ML ocurre lo mismo que con los Clase S y CL, la marca solo lo ha tuneado por fuera y por dentro, aportando sus motores y rediseñando algunos reglajes generales, le han puesto llantas de 20" y le han rebajado las suspensiones. Conclusión; es un "pepino" de autopistas capaz de rivalizar con el Porsche Cayenne Turbo, pero no se te ocurra salir al campo que lo destrozas. Para ser un todo-camino, no tiene mucho sentido. Su motor alcanza los 510cv, acelera de 0-100 en 5 segundos y alcanza una velocidad punta limitada a 250Km/h. Su consumo va acorde con su motor y su peso; 16,5 litros a los 100 en un consumo mixto.













El Clase G es harina de otro costal, porque pese a ser retocado por los ingenieros de AMG, todavía tiene unas capacidades off road increíbles, como las que tenía hace más de 25 años que lleva imperturbable en el mercado. Solo se han concentrado en incorporarle aditamientos estéticos y el motor V8 de 5.439cc esta vez con 500cv. Su consumo también es desproporcionado, en parte por su peso y en parte por su aerodinámica semejante a una pared de hormigón, que se sitúa en unos 16 litros en consumo mixto.



Esta es la gama 2010 de AMG, que al fin y al cabo, como decía al principio, son Mercedes superlativos y los primeros de su clase. En cuanto a los precios, para que nos vamos a engañar... si partimos de la base de que Mercedes es un poquito más caro que la media y le sumamos el "plus" de ser un AMG, añádele un 25% de sobreprecio respecto al modelo "normal" más potente. Si te lo puedes permitir, ¿para que te vas a comprar un Mercedes de gama alta pero discreto si puedes dar el "do de pecho" con uno superlativo retocado por la propia marca?

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC