Chevrolet Volt. Electrifícate.


Hace ya algún tiempo que venimos oyendo cositas sobre los vehículos híbridos, las energías alternativas, los combustibles verdes, normas anticontaminación..., todo eso forma parte de nuestra vida cotidiana, forma parte de nuestro vocabulario y entra dentro de nuestras conversaciones entre amigos de una u otra manera.

Dentro del mundo de los automóviles, el vehículo híbrido es ya una realidad y varias marcas tienen ya sus productos en el mercado con más o menos éxito en cuanto a ventas se refiere.
Pero lo que tienen en común éste tipo de coches, sean de la marca que sean, es que solo pueden moverse durante muy pocos kilómetros en modo eléctrico y a una velocidad máxima de tan solo 50Km/h, lo cual, es un problema para el común de los mortales.
La mayoría de nosotros cuando compramos un coche lo hacemos para que cubra nuestras necesidades, pero a pesar de que no contamina y consume bastante poco, ofrece una habitabilidad y una tecnología más que suficientes y alcanza sin despeinarse unas prestaciones comunes al resto de coches; solo sirve para trayectos cortos en ciudad sin emisiones y sin consumo de combustible, pero una vez que salimos del medio urbano, el sistema híbrido no sirve de nada, solo en algunos casos como apoyo al motor térmico en algún adelantamiento en el que se requiera más potencia y par motor.

Pero eso va a cambiar gracias al concepto de coche híbrido que tienen en el grupo General Motors.
Después de una gran recesión y algunos recortes de aquí y de allá, han apostado fuerte por la movilidad sostenible y han obtenido unos resultados más que satisfactorios.
El Chevrolet Volt no es un coche híbrido como los demás sino que es un "coche eléctrico de autonomía extendida", como lo denomínan en GM. Éste es un aspecto importante de cara a la compra, puesto que la mayoría de las comunidades autónomas dan más ayudas por la compra de coches eléctricos que por los híbridos.

Pero al lío; unos de los factores determinantes en éste coche es que continuamente está impulsado por un motor eléctrico, y cuando digo continuamente quiero decir siempre.
El principio de funcionamiento es básico; posee un motor eléctrico de 150cv que tiene un generador acoplado y accionado por un motor de gasolina de 1.400cc que genera 84cv.
El motor eléctrico está alimentado por unas baterías situadas en los bajos del vehículo que pesan 200Kg y están protegidas especialmente. Éstas baterías solo se pueden recargar al 90% y descargar al 20% como máximo para asegurar su durabilidad. Cuando la capacidad de las baterías llega a un mínimo según el modo de funcionamiento establecido previamente, el motor térmico se pone en marcha para que el generador vuelva a recargar las baterías, pero no mueve las ruedas del coche, ya que esa función la sigue realizando el motor eléctrico.
Así pues, en un supuesto recorrido de 100Km y con la batería totalmente llena, recorrería entre 40 y 80Km en modo totalmente eléctrico y el resto con la ayuda del motor térmico, con lo cual; si tenemos en cuenta que tiene un depósito de 35 litros y le sumamos la batería cargada a tope, podríamos recorrer hasta 560Km más o menos.
A la hora de conducirlo es igual de fácil que cualquier otro vehículo automático y se nota muy aplomado en carretera debido a que está construido sobre el chasis del Opel Astra y que las baterías, al estar en una posición muy baja, contribuyen a que su centro de gravedad también sea muy bajo.
Por cierto; haciendo referencia a Opel, también va a comercializar un hermano gemelo que ellos denominan Ampera, con el mismo diseño, motores y soluciones técnicas, pero probablemente con diferencias en cuanto a acabados.
Sobre el interior, cabe destacar la sensación de que todos los mandos son muy tecnológicos para el común de las personas, ya que los botones y pulsadores como los conocemos, son solo táctiles y se activan al rozarlos con un dedo, o con cualquier cosa, así que hay que tener mucho cuidado. Además tiene un detalle muy curioso que consiste en que cuando hayamos seleccionado el modo de funcionamiento, la palanca de cambios se desliza y se integra a la perfección junto con el salpicadero, quedando totalmente escondida. También tiene todos los asientos calefactados, delante y detrás, puesto que la calefacción en los vehículos eléctricos tiene serios problemas para alcanzar la temperatura idónea. El equipamiento de serie es muy completo y hay muy pocas opciones disponibles.
Y tanto hablar de los modos de funcionamiento os les tendré que explicar ¿no?. Pues tiene cuatro, que son:

Modo Normal: Al arrancar, lo hace con la energía acumulada en las baterías y cuando éstas se agoten, se activa el motor térmico que actúa sobre el generador que las va recargando.

Modo Sport: Se potencian las aceleraciones a costa de consumir más energía.

Modo Mountain: Mantiene las baterías con un mínimo del 45% de carga haciendo funcionar al generador si es necesario. Éste modo está pensado para carreteras de montaña en la que se necesita más potencia que velocidad.
Modo Hold: Es exclusivo para las versiones que desembarquen en Europa y es como el modo mountain pero dejando las baterías con un mínimo del 90% de carga. Está pensado para todas aquellas personas que viven en el extrarradio de las ciudades y quieran utilizar el modo solo eléctrico cuando llegan a ellas.



Es un buen camino el que a decidido tomar el gigante americano, pero todavía tiene muchos flecos... Por ejemplo; pese a tener mucha más autonomía que un coche puramente eléctrico, y consumir relativamente lo mismo que cualquier híbrido pero contaminando menos, todavía los aproximadamente 600Km sin repostar son insuficientes para el mundo en el que vivimos, puesto que cualquier diesel del mercado puede casi duplicar esa distancia con un solo depósito por un precio por kilómetro recorrido inferior o similar, y teniendo en cuenta que la sociedad solo se fija en términos económicos y no estamos todavía concienciados con el medio ambiente como deberíamos, creo que su éxito será relativo.
Aún así, creo que puede ser una buena solución a medio plazo si se dan los pasos necesarios para evolucionar éste sistema.




En conclusión; es un coche muy "eco" y muy en la linea de diseño que cualquier híbrido tipo Toyota Prius, pero con las ventajas de ser más eléctrico.Tiene un buen rodar, unas prestaciones suficientes, ya que tiene una velocidad máxima de 161Km/h, un maletero también suficiente, con solo 300 litros de capacidad y además, las baterías se recargan en una toma de 240V en tan solo cuatro horas. Un coche muy apropiado para el día a día en las grandes ciudades y para flotas en alquiler, pero no es apto todavía para una utilización masiva del gran público. Más aún, teniendo en cuenta su precio de salida, que rondará los 35.000 euros sin contar con las ayudas que ofrezca cada comunidad autónoma.

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC