Lexus CT 200H. Todo un lujo en frasco pequeño.

!Mira que bien le quedan las luces diurnas a ese Mazda 3!. A no... si es un ...¿Lexus?.
En efecto; la marca de lujo de Toyota, famosa por sus grandes coches de lujo con tecnología híbrida, su berlina media IS, capaz de "zumbarle" detrás de las orejas a los gigantes alemanes y su superdeportivo exclusivísimo LF-A del que tanto se oyó hablar en su día, ahora se atreve con un coche compacto.
Con ello, pretenden morder del trozo de pastel más codiciado, pero dentro de la sub-categoría de los compactos premium, donde se encuentran los BMW Serie 1 o los Audi A3.


¿Sus armas?, un diseño para nada transgresor (muy parecido en la linea al citado Mazda 3), pero de indudable estilo Lexus, un interior muy bien rematado, con unos materiales y acabados soberbios y una novedad que le diferencia de sus rivales; un motor híbrido procedente de los Toyota Prius y Auris HSD.
A priori no parece que tenga mucho que hacer contra sus rivales, pero lo que sí que es cierto, es que cada vez hay mas gente de una mediana edad preocupada por el medio ambiente y que es muy sensible con el tema de las emisiones de CO2, pero que no quieren renunciar a conducir un coche con ciertas dosis de lujo en su día a día.
El motor del CT 200H, es un 1.8 VVT-i de gasolina asociado a uno eléctrico de funcionamiento síncrono, sumando entre los dos 136cv. La verdad es que se me antojan más que insuficientes para un coche de ésta categoría y con unos rivales con motores y versiones claramente más potentes, pero el Lexus es para otro tipo de clientes; más relajados, que busquen suavidad de conducción, confort y unos parcos consumos.
A la hora de arrancar y ponerte en marcha, tendrás que estar atento a un indicador de color verde en el que pone Ready y que te indica que el motor está en funcionamiento, porque no lo vas a oír hasta pasados los 50Km/h, que es cuando despierta el propulsor de gasolina. Si lo deseas, puedes circular hasta un máximo de dos kilómetros en modo eléctrico y a 50Km/h con solo pulsar un botón en el que pone EV.
Sueltas el pedal del freno y el coche comienza a andar como una alfombra voladora flotando sobre el asfalto. Por supuesto el coche es automático y no tienes opción de cambiar de marcha, ni siquiera con unas levas detrás del volante, pero no os preocupeis, el coche te procurará la selección de marcha más idónea según actuemos con el pedal del acelerador.


Lo que sí puedes elegir, es el modo en el que quieres circular; Eco, Normal o Sport. El primero te ayudará a realizar una conducción más efectiva, haciendo trabajar lo menos posible al motor y al climatizador para conseguir unos consumos muy ajustados, aunque circules continuamente por ciudad.
El modo Normal, ofrece el mejor equilibrio entre prestaciones y consumo y el Sport, aumenta la respuesta del acelerador y endurece la dirección.
A la hora de circular con él, no se le pueden pedir peras al olmo, pero si que es cierto que los chicos de Lexus han hecho un gran trabajo para utilizar la misma plataforma que utiliza el Auris, sin ninguna connotación deportiva. Es un coche para circular por carreteras bien asfaltadas, con curvas muy suaves y no para hacer ningún tramo de rally, pero a la hora de afrontar una serie de curvas se muestra muy incisivo en la entrada y muy neutro en reacciones, aunque la dirección no transmita con total nitidez lo que ocurre debajo de las ruedas.



El interior, como he dicho antes, tiene unos acabados y materiales que gustarán hasta al más sibarita y el equipamiento de serie es impresionante. La habitabilidad es suficiente para que cuatro adultos viajen con total comodidad, aunque el espacio para las piernas del conductor, se vea mermado minimamente debido a una consola central ciertamente voluminosa, por eso de que los mandos están colocados en una posición perfecta para su activación y orientados hacia el conductor. Hablando de mandos; existe una especie de ratón de ordenador en la consola, muy fácil de usar y desde el que podrás controlar muchas de las funciones del coche indicadas sobre una pantalla escamoteable de 8" que también incluye navegador. Las plazas traseras también son algo justas para las piernas, pero eso no exime para que sean cómodas.
El maletero es algo justito y tiene dos compartimentos; uno de 275 litros y otro bajo el piso de 100 litros, ¿por qué no habrán prescindido de esa separación para hacer uno con 375 litros?, sus razones tendrán...

Todo en éste coche está pensado para reducir los consumos. Tiene el chasis más ligero de Toyota y muchos de sus componentes están fabricados en aluminio. Además, su diseño está estudiado concienzudamente para ofrecer un coeficiente aerodinámico de tan solo 0,28 Cx.
El consumo medio de éste coche está al mismo nivel que los diesel más ahorradores y más pequeños; 3,8 l/100Km.
También adquiere una ventaja increíble si hablamos de emisiones, con tan solo 87 g de CO2/Km, con lo que en nuestro país está exento de pagar el impuesto de matriculación y según en que comunidad autónoma nos encontremos, tendremos derecho a una subvención por la compra de un vehículo respetuoso con el medio ambiente.
Y doy fe de que la puedas necesitar, ya que éste coche cuesta la nada desdeñable cifra de 28.850 euros.


En conclusión, a mi me parece muy bien que Lexus quiera competir en el segmento de los compactos premium, pero la formula que han elegido no se yo si será la correcta. Por casi los 30.000 euros que cuesta, podrías comprarte un coche más potente y más divertído; pero la tecnología tiene un precio... Además, a lo largo de la vida útil del coche, probablemente el gasto global, compense con creces el gasto inicial, por lo que el coche se amortizará con cierta facilidad. A ver que pasa...

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC