¿Los coches hablan?

Algunos si que te dan la "murga" con una voz robótica, en algunos casos y "medio sexy" en otros; -Abrochese el cinturón-, -Puerta delantera izquierda abierta-...
Pero no me refiero a eso; me refiero a un proyecto desarrollado por y para Europa (de momento), que trata de solucionar en la mayor medida posible los problemas del tráfico cotidiano y minimizar riesgos de colisión entre vehículos y los consiguientes daños colaterales que se producen. El proyecto "Pre Drive C2X" englobado dentro del proyecto "Marco".
Éste proyecto se lleva elaborando, ensayando y desarrollando desde el 1 de Julio de 2008, con una duración de 2 años y un coste aproximado de 8,6 millones de euros, de los cuales, 5,3 proceden de la C.E.
También colaboran multitud de marcas y empresas de tecnología aportando todas y cada una de ellas su granito de arena, como por ejemplo; el Grupo Volkswagen, Opel, Volvo, Fiat, Daimler... y tecnológicas y de componentes como Delphi, Hitachi Europa, Nec Europa, Renesas Tech... además de diferentes universidades e institutos de investigación y desarrollo.

La comunicación entre vehículos en el futuro, evitará por ejemplo, los choques por falta de visivilidad en una intersección o en una curva, colisiones por alcance debido a las inclemencias del tiempo como lluvia o niebla espesa o por obras en la carretera, obstáculos esporádicos, coches averiados en el arcén, accidentes con los coches ocupando la calzada...; imprevistos varios, que puedan provocar algún tipo de incidente.

El funcionamiento es muy sencillo. Se basa en una bola de nieve que rueda por una pendiente y cada vez se hace más grande, por lo tanto es una reacción en cascada.
Imagina un vehículo que va a salir de una intersección y por un coche aparcado que no le deja obsevar si viene alguien, necesita salir más, con el consiguiente riesgo de colisión que implica si en realidad sí que aparece alguien circulando por la vía principal. Éste sistema te indicará si viene alguien con tiempo para reaccionar, aunque el usuario que se vaya  a incorporar a la vía no vea al usuario que ya está circulando.
Por medio de unas ondas de posicionamiento que emite el vehículo que circula por la principal, el vehículo que se va a incorporar lo detectaría y avisaría al conductor por medio de señales acústicas y luminosas, para indicarle que tiene que esperar.
El vehículo que se iría a incorporar, también emite unas ondas que detectaría el vehículo de la vía principal, así pues; éste sabría que hay un vehículo esperando para salir y un posible peligro en el caso de que haga caso omiso a las señales.

Pero ésto, es solo la punta del iceberg, ya que el el sistema también contempla la información dentro de la misma vía. Por ejemplo; un usuario tiene un accidente y el coche se queda atravesado en la carretera en un sitio con poca visivilidad para los conductores que le preceden. Automáticamente el coche emitiría una señal indicando su posición y coordenadas para los servicios de emergencias y que es un posible peligro para los coches que aparezcan circulando. El primer coche que aparezca a unos metros determinados del accidente, detectará lo que a pasado y avisará al conductor aunque éste todavía no haya visto la colisión, para que aminore o frene. A su vez, éste coche enviará la información al siguiente y así sucesivamente, para ir avisando al resto de usuarios lo que está pasando unos kilómetros más adelante.
Éste principio serviría también para indicar cambios bruscos de climatología, obras en la calzada, rocas desprendidas o animales en la vía.


También se contempla la minimización de atropellos en la ciudades. ¿Cuantas veces nos hemos encontrado a gente cruzando por sitios indebidos, despistados por ir pendientes del móvil o el i-Pad o el i-Pod...?
Pues este sistema será capaz de "leer" las ondas electromagnéticas que emiten estos aparatos y avisar al conductor de los posibles movimientos de los peatones despistados.



No es el único proyecto europeo en curso y con visos de convertirse en realidad, también existen otros proyectos que nos harán los traslados y viajes, más cómodos y llevaderos. Algunas marcas también estudian la posibilidad de hacer que los coches y vehículos que se dirijan hacia un mismo lugar, circulen a la misma velocidad y en fila india de forma autónoma y dejando que el conductor, !hasta se pueda hechar una siesta!, mientras se dirige a su lugar de destino.
El funcionamiento también es sencillo "a priori". Un vehículo pesado conducido por un profesional (camiones, autobuses...), deberá indicar en un GPS la ruta que va a tomar y actuará de "vehículo nodriza". El usuario también indicará en su GPS el destino al que quiere ir y se pondrá en marcha. Cuando el vehículo detecte que el "vehículo nodriza" tiene la misma ruta que él durante unos cientos de kilómetros, avisará al conductor para que si quiere, active el piloto automático. Entonces, el coche seguirá al "nodriza" de forma autónoma, a una distancia de seguridad y a la misma velocidad que el profesional y el conductor mientras puede hacer lo que quiera como, leer la prensa, consultar su correo e incluso como he dicho antes, dormir.
Cuando queden pocos kilómetros para llegar al destino prefijado o se tenga que tomar un desvío que el "nodriza" no va a tomar, el coche te avisará por medio de señales acústicas y visuales para que tomes otra vez el mando del vehículo.

Como veis, el futuro cada vez está más cerca y gracias a las tecnologías modernas, se pueden evitar cada vez males mayores y errores humanos, además de hacernos la vida más cómoda. Pero todavía nos queda esperar...

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC