Mitsubishi Colt. El Mitsubishi más "cool".

Éste utilitario de la firma japonesa es muy poco conocido y apenas se vende. Pero esos factores no le influyen para que se siga comercializando, ya que sus aptitudes no desmerecen para nada, con los superventas de la categoría.
Su diseño indudablemente, es cuanto menos peculiar y se diferencia bastante entre la carrocería de 3 y de 5 puertas. Tiene un morro bastante lineal, típico y común entre todos los modelos de la marca, una trasera abrupta y una medidas ciertamente compactas, con tan solo 3,8 metros de largo (el de 5 puertas tiene 60mm más), por 1,5 de alto y 1,6 metros de ancho.

Es el coche ideal para circular por las grandes urbes y aparcarlo en casi cualquier sitio. El interior no desmerece para nada en todo lo que se le puede pedir a un coche de éstas características; una buena combinación de plásticos blandos y duros, un mullido de los asientos muy cómodo, un equipamiento de serie bastante amplio y desde prácticamente las versiones más básicas, podremos tener el aire acondicionado de serie, radio CD con MP3...



La habitabilidad es bastante buena para tener unas medidas tan contenidas, sobre todo en las plazas traseras de la versión de 5 puertas y gracias también a su carrocería tipo monovolumen, con una cierta altura. El maletero del 5 puertas tampoco desmerece ya que ofrece hasta 214 litros, aunque la banqueta trasera ya no se desliza longitudinalmente como en la versión anterior.
Entre los motores que impulsan a éste desconocido utilitario, no encontraremos una variante diesel, puesto que ya tienen unos consumos bastante contenidos, así que podremos elegir entre tres motorizaciones de gasolina, que parten desde un 1.1 de 75cv tricilíndrico, pasando por un 1.3 de 95cv hasta el tope de gama que es un 1.5 turbo con, ni más ni menos que 150cv de nada..., y corresponde solamente a la versión Ralliart, que sustituye a la anterior versión deportiva CTZ.



Todos, menos la versión más enérgica; llevan el sistema Stop-Start al que ellos denominan Clear Tec, que detiene el motor del coche cada vez que paramos en un semáforo o en un atasco, procurándose así menos emisiones de CO2 a la atmósfera y consiguiendo unos consumos de entre 4,9 litros/100 Km que gasta de media el motor de 75cv, hasta los 6,8 litros/100 Km que necesita el más radical Ralliart.




A la hora de conducirlo, sorprende que a pesar de su carrocería elevada, a su aspecto frágil y al parecer, solo apto para ciudades, ofrezca una gran estabilidad bajo cualquier circunstancia, a la par que sus suspensiones no se muestran para nada incómodas; además resulta muy sencillo de conducir, gracias a una dirección bastante precisa y directa.
Se pueden hacer incursiones por cualquier tipo de carretera convencional sin ningún tipo de limitaciones ya que desde la versión más básica de las motorizaciones, la entrega de potencia para un coche de éste tamaño y peso es más que suficiente, aunque sinceramente, es preferible tener el 1.3 o el Ralliart para circular con más "brio"...


Los precios previstos para éste utilitario tan poco popular parten desde los 11.090 euros de la versión 1.1 Clear Tec con tres puertas, hasta los 19.200 euros que te pedirán por la versión 1.5 MIVEC Turbo Ralliart de 150cv totalmente equipado.

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC