Renault Twizy. Un huevo de electricidad.

¿Es un scooter?, ¿es un coche?... No; es un cuadriciclo. Realmente es así como lo denominan en la C.E para definirlo y homologarlo.
Pese a proceder de una marca de automóviles generalista como lo es Renault, está a caballo entre dos mundos; tiene la configuración de una moto, pero se conduce como un coche, tiene cuatro ruedas y carrocería.
Hace ya algunos años, en BMW fusionaron los dos conceptos en una motocicleta de dudoso éxito que se llamó BMW C1. Pero ésto es diferente; Renault pretende comercializar un vehículo con cuatro ruedas, de tamaño muy compacto y con la maniobrabilidad de una moto, pero sin serlo, para moverse por las grandes ciudades sin problema pero con la seguridad que te puede aportar un coche y de la manera más limpia posible ya que es totalmente eléctrico. Con éstas premisas nació hace años el concepto del Twizy.



Dentro de los planes de la U.E. para reducir las emisiones a la atmósfera de aquí hasta el 2020, entra el de que todas las marcas que se comercialicen en Europa deben cumplir con una media de emisiones de CO2 de tan solo 78g/km entre todos sus vehículos, por lo que en Renault han querido adelantarse a esa situación y están empezando a fabricar coches puramente eléctricos, creando una pequeña gran familia dentro de su gama. Cuatro son los vehículos que de momento, forman esa familia; el Fluence Z.E, el comercial Kangoo Z.E, el Twizy, del cual desgranaremos ahora más cosas, y el más futuro Zoe, que todavía está en fase de desarrollo. Z.E, es la abreviatura de Zero Emission, por si no lo sabíais.

El chasis a sido puesto a punto por los chicos de Renault Sport; sí, los mismos de los que os hablé cuando publiqué un post sobre el Mégane RS. Al tener un centro de gravedad tan bajo gracias a las baterías ubicadas bajo el piso del coche, es casi imposible volcar con él. La cúpula que sirve como carrocería, el frontal y la trasera, tienen cierto grado de protección contra impáctos, pero seamos serios, no te ofrecerá mucha mayor seguridad que si te chocas con un scooter.
Lo único que le diferencia, es que tiene unos cinturones de seguridad con cuatro puntos de anclaje en el asiento delantero y con tres en el trasero, además, el volante sí que cuenta con airbag; pero... pobre de ti si la colisión es lateral. No tiene ni puertas, como mucho, se ha previsto de forma opcional una especie de acople, con una apertura bastante "vistosa", ya que las puertas se levantan hacia arriba, pero solo protege la parte inferior del vehículo y básicamente se ha diseñado para evitar las salpicaduras de agua de los otros coches cuando llueve.
Se puede acceder a él desde ambas partes, ya que los asientos están en el centro del habitáculo y son de tipo tandem. Montarse en el asiento trasero no entraña mayor dificultad que lo que puede suponer el montarse de "paquete" en una motocicleta. El asiento delantero se puede mover de forma longitudinal pero no en altura y el trasero es fijo, ambos bastante duros.


Una vez en el interior nos percatamos que es lo más simple que se haya podido fabricar en la historia del automóvil; tanto o más que aquel Benz de tres ruedas al que se le considera el primer coche.
Tan solo cuenta con un volante, un display de información, la palanca de los intermitentes y las luces, la del limpiaparabrisas, el botón de los "warning" y otro pulsador que selecciona la marcha adelante y la marcha atrás. Los materiales utilizados son bastante toscos al tacto y es por la necesidad de que todos esos mandos deben aguantar a la intemperie y al uso cotidiano.
El equipamiento de serie tampoco cuenta con calefacción ni aire acondicionado; ¿acaso lo tienes tú en tu scooter?, pues en éste caso es igual.





Éste cuadriciclo no tiene una gama de motores como tal, ya que como os he comentado antes, es eléctrico 100%, pero lo que sí tiene son dos gamas de potencia. El primer escalón lo ocupa la variante de  9cv denominada "Urban 45", para el que solamente es necesario el carnet de ciclomotor y su velocidad máxima está limitada a 45Km/h.
El siguiente escalón es para la variante de 20cv y está disponible en dos versiones; "Urban" y "Technic". Ésta opción alcanza los 80Km/h de velocidad punta y para conducirla ésta vez sí que necesitaremos el carnet de tipo B.
La recarga de las baterías es bastante rápida, según lo que se ofrece en otras marcas, y es capaz de recargarse completamente en tan solo tres horas con un enchufe convencional, que encontraremos en la parte delantera del vehículo dentro de un pequeño cofre habilitado para ello.
Con ésta recarga completa, podemos recorrer alrededor de los 100Km, que para ser un coche eminentemente urbano no está nada mal y además, también se recupera algo de energía en las frenadas y cuando soltamos el acelerador.


La conducción de éste coche es bastante peculiar. La posición de conducción es muy buena, ya que al ir sentado en el centro, se controla mucho mejor el perímetro y es mucho más intuitiva. La dirección no es asistida, es muy lenta y tiene mucha desmultiplicación por lo que tienes que mover mucho el volante, aunque el radio de giro es mínimo y es tracción trasera, con lo que tendrás que tener cuidado los días que llueva o nieve...
Tampoco cuenta con ABS sino que tiene discos en las cuatro ruedas, más que suficientes para detener un vehículo que tan solo pesa 450Kg. La aceleración es impresionante, como en todo coche eléctrico que se precie, y se alcanza la velocidad máxima en unos pocos segundos. Es casi como conducir una moto pero sin los inconvenientes de comerte los mosquitos ni que te dé el viento en la cara.





Los precios de éste "rara avis" de Renault se sitúan entre los 6.990 euros de la versión Urban 45, pasando por los 7.690 euros de la versión Urban, hasta los 8.490 euros que te pedirán por el tope de la gama Technic. ¿Te parecen caros?, pues pide una subvención a tu comunidad autónoma por la compra de un vehículo "limpio" y se te quedarán en 4.917 euros, 5.409 euros y 5.972 euros respectivamente.
A éste desembolso hay que añadirle el alquiler mensual de las baterías, que supone un gasto añadido de 45 euros en el caso del Urban 45 y de 49 euros en los otros dos acabados, pero te aseguras también un correcto mantenimiento de las mismas.
No es por nada; pero con ese dinero, un utilitario diésel recorre muchos más kilómetros con un solo depósito... aunque sí que es cierto que contamina más y no te subvencionan la compra.


Mi opinión personal es que Renault a sido muy valiente comercializando un "engendro" de éstas características. Veremos que tal lo admite el mercado cuando se empiecen a ver las primeras unidades en el verano del próximo año y sabremos si a sido un acierto... o todo un "descalabro" de la marca.Otras marcas también realizaron en su día "engendros" que por un motivo u otro, pasaron a la historia por ser un híto en su época, como por ejemplo el BMW Isetta o el Biscuter, de fabricación española. ¿Pasará lo mismo con el Twizy?

Por cierto, ya se admiten pedidos bajo reserva de 20 euros a través de pago seguro on-line y como curiosidad, también tengo que decir que se fabricará exclusivamente en la factoría que la marca francesa tiene en Valladolid.

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC