Lo demás es historia: Jaguar E-Type.




Solo un puñado de marcas, de mayor o menor prestigio, tienen entre los coches de su historia iconos de la automoción. Entre ellos, podríamos destacar el Mc Laren F1, por lo que supuso en su época y porque ha sido el deportivo definitivo hasta la llegada del Bugatti Veyron, los Fiat 500 "Topolinnos"y su variante Seat 600, que movilizaron a la Italia y España de post-guerra, el Volkswagen Beetle, por el mismo motivo, pero de fama mundial,  el Porsche 911, todo un icono de la deportividad y prácticamente invariable en su configuración desde su creación, el Mercedes SLS "Alas de Gaviota", por su peculiar diseño, belleza y su escasez...

Pero sin lugar a dudas, el icono automovilístico por excelencia, es el Jaguar E-Type. Por votación popular en nuestro perfil de Facebook a sido el coche elegido y por supuesto, voy a contaros todo lo que se y todo lo que descubra sobre tan impresionante vehículo. Por eso, y porque éste año cumple su 50th Aniversario y entre todas las fiestas, presentaciones y celebraciones por parte de la marca y de la prensa especializada; ¿por qué no también un pequeño homenaje desde éste humilde blog?

Muchos aficionados reconocerían un Jaguar E-Type aunque estuviera tapado con una de esas lonas que sirven para preservar la integridad de un vehículo. Su diseño en la actualidad, y por supuesto, en su época, no deja indiferente a nadie y es por eso, por su capacidad de hacer girar cabezas allá por donde pase, uno de los motivos por lo que se a convertido en un icono del automóvil.
Pero su origen no procede del lapicero de algún visionario diseñador, que también, obviamente, sino que fue el germen de un coche diseñado exclusivamente para competir; el Jaguar E2A, que a su vez, fue el rediseño de otro prototipo llamado E1A, pero éste fue desmantelado antes de darle ningún uso.



En Le Mans de 1960, el E2A no terminó siquiera la carrera. El piloto de la marca, Briggs Cunningham, comprendió que con un motor de 3.0 litros no podía ganar.
No es que le faltase potencia, ya que tenía 227cv y 307Nm de par máximo, no es que le faltase velocidad punta, ya que gracias a su bajo peso de tan solo 952Kg, el coche alcanzaba !!!312Km/h!!!, sino que las exigencias del guión invitaban a competir con motores de mayor cubicaje, que soportasen mejor las duras exigencias de una competición de resistencia como es Le Mans.
Así pues, llevó el coche a los ingenieros de Jaguar para que le pusieran un motor de 3.8 litros de cilindrada. Por supuesto, tuvieron que rediseñar algunos componentes del coche y entre ellos, estaba el abombamiento y alargamiento del capó delantero, para poder albergar semejante mecánica.
Una vez acabadas las modificaciones y vuelta a la competición, el E2A, obtuvo varios éxitos y grandes premios de la mano de pilotos tan emblemáticos como Jack Brabham, Bruce Mc Laren o Dan Gurney entre otros.


Al terminar la temporada de competición, éste coche no se deshizo ni desmontó, como la única unidad del E1A, sino que el diseñador de la marca, Malcom Sayer, le vio como una base estupenda para crear un gran coche de calle. Y los E2A de competición, pasaron a formar parte del garaje de los más "avispados" coleccionistas.
Un año más tarde, el 15 de Marzo de 1961, un día antes de la apertura oficial del Salón de Ginebra, sir William Lyons, director de la marca del felino, organizó una rueda de prensa ante unos 200 periodistas autorizados, para presentar el Jaguar E-Type.

Fue tal el revuelo mediático que generó el coche, que esa misma noche, el señor Lyons, llamó a un piloto de la marca para que condujese un coche pre-serie hasta Ginebra, desde la fábrica de Coventry en Reino Unido. Concretamente, se presentaba en sociedad el E-Type 77 RW. Hasta el mismísimo Enzo Ferrari dijo que era el coche más bello del mundo.
Éste éxito rotundo, se repitió ese mismo año durante su presentación en el Salón de Nueva York, donde se le bautizó como XK-E, debido a sus antecesores, la saga de Jaguar XK, de gran volumen de ventas en E.E.U.U.


La primera serie se comercializó entre los años 1961 y 1964 y se caracterizaba por el capó delantero muy largo y la protuberancia en el centro, heredada del E2A, al compartir el mismo motor. Concretamente era un 3.8 con 6 cilindros en linea, que generaba 265cv y 347Nm de par máximo, alcanzando una velocidad de 240Km/h y haciendo el 0-100Km/h en tan solo 7 segundos.
El diseño lineal y muy afilado, digno de un experto en aerodinámica como lo era el señor Sayer, encandilaba hasta al más profano en el tema del automóvil y casi automáticamente, se convirtió en el coche predilecto de cualquier "Gentleman Drive" que se precie.
Se comercializaron dos tipos de carrocerías; cerrada y cabrio, a un precio más que competitivo, dentro de la misma gama que Aston Martin en Europa y a un precio similar que los Cadillac de la época en E.E.U.U.
Fue tal la demanda del nuevo continente (casi el 60% de la producción total se vendió allí), a pesar de ser un coche Inglés, que todos los cambios sufridos por el E-Type en su vida comercial, venían instigados por los requerimientos del mercado americano; mayor peso, mayores motores...

La segunda generación del E-Type se presentó en 1964 y se comercializó hasta 1968 en Europa. No tenía cambios significativos en su diseño; tocaron un poco los asientos, se mejoraron los frenos, algunos componentes eléctricos y le instalaron una caja de cambios nueva. También le colocaron un motor de 4.2 litros, que mejoraba sensiblemente las prestaciones al 3.8 litros anterior.
Ya en 1966, se presento la variante con cuatro plazas que se llamó 2+2 y aprovechando el tirón, presentaron una caja automática para el modelo del felino.


Pero las cada vez más restrictivas normativas estadounidenses respecto a las emisiones, seguridad, diseño etc... hicieron cambiar varios parámetros del coche original, lo que les ayudó a mantener la producción para éste mercado hasta 1971 con las series 1,5 , 2 e incluso existió una 3, con un motor 5.3 V12 con 272cv, pero el coche ya no era lo mismo...
En la última hornada para Estados Unidos, el coche podía llevar hasta aire acondicionado y el salpicadero y los asientos fueron totalmente remodelados, pero al final, viendo las restricciones cada vez más duras para el tema de los vehículos en ese país, se decantaron por sustituir al E-Type por el Jaguar  XJ6, diseñado por el propio William Lyons y que fue catalogado como el coche más elegante de la época.

Pero ahí no queda todo..., ¿y la competición?, al fin y al cabo, es el origen del E-Type. Pues no; no se olvidaron de ella.
Entre los años 1962 y 1963, desarrollaron un prototipo sobre la base del coche de calle, pero más ligero, denominado "Lightweight". Se propusieron fabricar una serie limitadísima de 18 unidades, para todos aquellos equipos privados que quisieran competir con un Jaguar.

Al final se construyeron tan solo 12. Respecto al coche de calle, habían cambiado diferentes paneles de la carrocería por otros más livianos, las ventanillas y el parabrisas eran también de un material llamado Plexiglás, bastante más ligero y seguro que un cristal convencional y hasta el motor utilizaba el aluminio de forma masiva, con lo que se ahorraban tan solo con éste componente unos 180Kg.
El peso final del coche se quedaba en tan solo 975Kg, lo que unido a un motor que rendía más de 300cv y 440Nm de par máximo y al que le habían modificado la culata, algunos con inyección, otros con tres carburadores y una velocidad punta de 275Km/h, parecía imbatible en pista. También habían modificado los frenos, le habían instalado varias soluciones aerodinámicas y el prominente capó delantero, se sujetaba con unas correas de cuero específicas para evitar accidentes. Pero coincidió en el mismo espacio-tiempo, con los imbatibles Ferrari 250 GTO, así que sus capacidades en competición se vieron totalmente eclipsadas...


Aun así, el primer Jaguar E-Type modificado para las carreras, lo diseñó en 1961 el propio Malcom Sayer y lo llamó Low-Drag coupé. La única unidad que salió de fábrica fue a parar a manos de un tal Dick Protheroe, después se desarrollaron los "Lightweight".

Como curiosidades, decir que el Jaguar E-Type, es, junto con el Enzo de Ferrari, el único coche que está expuesto permanentemente en el MOMA de Nueva York como la obra de arte que es.
Se le apodó "la zapatilla", por su forma alargada y cercana al suelo y sus precios en la actualidad, varían según de qué versión se trate; si es un E-Type de calle, los precios oscilan mucho según la serie que sea, pero una unidad en buen estado de la primera serie nunca bajará de los 200.000 euros. Si hablamos de uno de los 12 "Lightweight" que se fabricaron, estaremos hablando de poner sobre la mesa 1.500.000 euros para empezar a hablar; y si es el caso de que queremos poseer un E2A original, no creo que nadie se desprenda de él por menos de 3.800.000 euros.

Bueno, pues hasta aquí la historia de éste coche tan emblemático de los años 60´s y 70´s..., bueno, hasta aquí pero con puntos suspensivos, porque existen carroceros especializados, que te realizan réplicas con una exactitud increíble y además, por encargo de algún aficionado, una empresa de diseño llamada Vizualtech, ha realizado una maqueta moderna de lo que podría ser el E-Type del futuro, con un motor 5.0 V8 y 600cv, que se podría fabricar en una pequeña serie. Prometedor ¿ehhhhh...?.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC