Audi Q3. El "Q" faltaba.




Creo que fue BMW con su X5, el que abrió la veda de las marcas de "lujo" que se incorporaban al segmento de los todo-terreno y SUV , si obviamos al Range Rover, que lleva muchos años y en realidad solo se dedica a fabricar éste tipo de vehículos.

Con el paso de los años, muchas han sido las marcas que han hecho su incursión en ésta categoría; Mercedes, aunque su Clase G lleva muchos años en el candelero, Porsche, y otras marcas más generalistas como Renault, Peugeot, Citroën, Mazda, Volkswagen..., que no eran para nada especialistas en éste campo; nunca mejor dicho.
Aun así, se han animado a diseñar un representante en todas y cada una de las sub-categorías que componen ésta gran porción de pastel en cuanto a las ventas, BMW con sus X1, X3 y X5, Mercedes con sus GLK, ML, GL,G y R, Porsche con su exitoso Cayenne y su futuro Cajún; pero si realmente tenemos que hablar de una marca que nos sorprendió a todos es de Audi con su Q7.

Parece mentira que los directivos de marketing de la marca de los cuatro aros, se decidiera por comercializar como primer representante del segmento, el SUV más grande, en vez de empezar por uno con medidas más contenidas, pero aquella estrategia resultó ser todo un éxito y el Q7 se vendía como churros; más inclusive que sus rivales directos de BMW y Mercedes.

Éste hecho y la feroz competencia, hicieron que los chicos de Innglostand comercializaran el Q5, con el diseño característico de la marca, claras reminiscencias al Q7 y con cotas menores, pero con los estándares de calidad propios de la marca. También a tenido un gran éxito de ventas, por lo que después de algunos años con cifras ascendentes y cuando parece que el Q7 está perdiendo algo de comba, van y presentan el que será el SUV más pequeño de la gama; el Audi Q3.


Nace con la misión de rivalizar directamente con el BMW X1 ya que Mercedes no tiene ningún representante comparable, y con el recién presentado Range Rover Evoque. Otras marcas como Nissan, Renault, Ford..., no tienen todavía la categoría y el estatus de las marcas más "premium".

El Q3 me transmite muy buenas vibraciones por varios motivos; el primero, es que se fabricará en la planta que tiene Seat (marca perteneciente al grupo) en Martorell, Barcelona, con lo que nos aseguramos unos cuantos puestos de trabajo (700 empleos nuevos) en ésta época de recesión en la que nos encontramos.
Otro motivo es que a pesar de que se reconoce a distancia que es un Audi, el diseño de los grupos ópticos y de la carrocería es en algunos puntos bastante diferenciador respecto a sus hermanos, por lo que no pecará de ser un "clon" más.
Y tercero; porque al fabricarse en la planta española, pertenecer al mismo grupo automovilístico y el compartir de las mismas sinergias, puede dar lugar a que se haga realidad el ansiado proyecto IBX de la marca española; un todo-camino ligero, pero con la imprimación deportiva que caracteriza a los vehículos de la casa.

En cuanto al diseño, ya os he comentado antes que es perfectamente reconocible como Audi, pero no obstante se desmarca de sus hermanos mayores gracias a unos nuevos grupos ópticos en forma de cuña y muy vistosos, en el caso de adquirir los bixenón adaptativos con luz diurna por medio de Led,s (Opcionales) y un aspecto más musculoso en sus lineas.
Es bastante compacto y mide 4,39 metros de largo, 1,83 metros de ancho y 1,59 metros de alto. Ofrece aun así, unos respetables 460 litros de capacidad de maletero, ampliables a 1.365 litros si abatimos los asientos traseros.
Las lineas más redondeadas y acentuadas de su carrocería, le confieren un aire deportivo, que no tienen el Q5 ni por supuesto, el Q7. Muchos componentes, como el capó delantero, portón trasero y algunos paneles de la carrocería, han sido fabricados en aluminio para aquilatar el peso, y que éste no influya en las capacidades dinámicas del coche; en las versiones básicas se queda en unos 1.445 Kg..
El coeficiente aerodinámico también es de quitarse el sombrero, tan solo registra un 0,32Cx, que para un vehículo de éstas características, es muy bueno.


En el interior nos encontramos con el típico de una marca "premium" como lo es Audi; excelentes ajustes, salpicadero elegante, buena ergonomía en la colocación de los mandos de control, postura de conducción perfecta y con unos materiales de impresionante factura.
El equipamiento es extenso, pero la lista de opciones también... Entre otras cosas podría llevar "gadgets" como el avisador de cambio de carril involuntario, techo panorámico, sistema de sonido de la marca Bose con 14 altavoces, asientos deportivos, sistema de navegación con pantalla de 7" y disco duro, aviso de vehículos en ángulo muerto, asistente de aparcamiento, conexión a internet (según países)...
Además en la marca han pensado que podría ser altamente configurable y a su paleta  de hasta 12 colores a elegir, diferentes tipos de salpicadero y tapicerías; podemos también seleccionar entre dos tipos de acabados con aditamientos estéticos; "Offroad", con defensas en los bajos del vehículo, molduras de plástico duro y diferentes colores a elegir entre la carrocería y los paragolpes y pasos de rueda y el acabado "Sport" o "S-Line", con llantas de hasta 19" específicas, toda la carrocería pintada del mismo color, suspensiones deportivas, molduras exclusivas e indicativos de la versión tanto por fuera como dentro del habitáculo.


La habitabilidad también es un factor a tener en cuenta y en éste campo cumple con creces, pero mejor con cuatro ocupantes en vez de cinco, ya que la plaza central es un poco más estrecha y dura que las dos plazas posteriores laterales. Además, en las versiones con tracción "Quattro", que serán la mayoría, el túnel de transmisión molesta bastante.

Los motores que utilizarán para el Q3 serán cuatro; dos gasolina y dos diésel. Entre los propulsores de gasolina nos encontramos dos gamas de potencia; 177 y 211cv, aunque se baraja la posibilidad de incorporar en un futuro, una versión RS con más de 300cv, pero habrá que esperar. Entre las mecánicas diésel nos encontramos también dos gamas de potencia; 140 y 170cv. Todos los motores son turbo e incorporan de serie la tracción "Quattro" menos la versión básica de 140cv, que solo estará disponible con tracción delantera.
El cambio será manual de seis relaciones en las versiones menos enérgicas de cada categoría, reservando el cambio automático robotizado "S-Tronic" de siete marchas, para los más potentes en diésel y gasolina.

A la hora de rodar con él, es obvio que tiene una configuración prácticamente exclusiva para circular en asfalto y su altura respecto al suelo de tan solo 17cm, no invita a realizar tramos con grandes trialeras ni rocas que emergen del suelo; ni siquiera con el paquete "Offroad" que es meramente estético.
Como casi cualquier SUV actual, solo podremos realizar "excursiones" por caminos de tierra en perfecto estado, pero sus cualidades sobre asfalto no distan demasiado de o que te podría ofrecer un Audi A3. Es muy dinámico y pese a estar sobre-elevado, no balancea en exceso en las curvas más cerradas, y menos aun, si contamos con la suspensión activa que también es opcional y es extremadamente efectíva. Además, su tracción integral ayuda a que el coche no pierda la compostura bajo ningún concepto, ni condición atmosférica adversa.
También dispones del sencillo mando MMI, ésta vez situado en el salpicadero y no entre la palanca de cambios y el freno de mano, con el que puedes configurar los reglajes del coche variando la dirección, el cambio "S-Tronic" y la respuesta del acelerador y tiene cuatro opciones; Dynamic, Auto, Comfort y Efficiency.
La dirección es muy comunicativa y gracias a su compacto tamaño, se desenvuelve muy bien en el tráfico diario de las grandes urbes. Además, todas las versiones, hasta la más básica de 140cv, cuentan con el sistema "Stop&Start", que reducen considerablemente los consumos y las emisiones a la atmósfera.
De hecho, el más potente de gasolina de 211cv, se queda en unos frugales 8,0 litros - 100Km en consumo mixto y el que probablemente acapare más ventas en España, el 2.0 TDI de 140cv, atesora unos consumos de 5,2 l-100Km.


Los precios partirán de los 29.990 euros en la versión básica de 140cv, con el acabado Advance y tracción delantera, hasta los 42.460 euros que cuesta el 2.0 TFSI de 211cv y tracción "Quattro" sin contar con las opciones.

Definitivamente, es un coche espectacular, que cuadra con las expectativas de mucha gente y sobre todo; tiene muchas papeletas para convertirse en un "superventas" entre personas de entre 30 y 40 años, que quieren un vehículo ágil, compacto y de carácter "premium", pero que no "dé la nota" y con una gran capacidad interior. ¿Se atreverán con un Q1...?



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC