domingo, 16 de octubre de 2011

Maserati Kubang. Se suma a la moda.

Después de varias entradas y de hacer un pequeño repaso a todo lo que hemos ido publicando, he caído en la cuenta de que no habíamos hecho ninguna alusión a una marca que, especialmente a mí, me gusta bastante.
Esa marca en cuestión es Maserati.

Y curiosamente, no vamos a desgranar uno de sus múltiples deportivos, de hecho, tengo ganas de hacer un post sobre el Gran Turismo; pero eso vendrá más adelante. En concreto, vamos a presentar uno de los productos estrella durante el pasado Salón de Frankfurt; el Maserati Kubang.

La historia de éste SUV de la marca del tridente, viene de muy lejos, ni más ni menos que desde el año 2003.
Un año más tarde de la presentación oficial del Porsche Cayenne, y viendo los grandes resultados comerciales de aquel SUV deportivo y lujoso; muchas marcas similares, estudiaron la posibilidad de fabricar algo parecido.
Durante varios meses comenzaron a circular por internet varios conceptos de marcas como Ferrari, Bentley e incluso vi alguno de la marca Lamborghini; pero se quedaron solo en estudios de diseño sobre un papel o sobre algún soporte informático.
Sin embargo; Maserati presentó un concepto "de carne y hueso", que se podía tocar y que había sido diseñado por el maestro Giugiaro.
Tomaba la parrilla delantera característica de los deportivos propios de la época, medía más de 5 metros, tenía tres filas de asientos, combinaba el lujo intrínseco de la marca, con la deportividad de sus lineas musculosas y tenía ciertas facultades fuera del asfalto.


Pero por alguna extraña razón el prototipo se quedó en el tintero y cayó rápidamente en el olvido.

Afortunadamente la marca lo a recuperado, le ha quitado el polvo y ésta vez; parece que va en serio, así que probablemente tengamos el Maserati Kubang para finales del 2012 o principios del 2013.

Ahora las lineas de aquel SUV tan musculoso se han suavizado y se le ha adaptado a los nuevos aires del tiempo en el que estamos.


Teniendo en cuenta que el Grupo Fiat (del que depende Maserati) es el mayor accionista de Crhysler y que las dos empresas comparten sinergias, diseños y tecnología en todos sus productos; han aprovechado los conocimientos en el campo de los SUV y todoterreno que tiene Jeep (marca del grupo GM), para montar el mismo chasis en el Kubang que el que lleva el Jeep Grand Cherokee SRT8 de 470cv.
Por supuesto; el motor no tendrá nada que ver y en ésta ocasión (como en todas), montará un motor de origen Ferrari.
Al parecer, el motor será nuevo y lo están desarrollando en la casa de Maranello. Lo normal sería montar un V8 como sus "hermanos", pero se rumorea que podrían estar trabajando en un V6 con turbo, por eso de las emisiones... Tendrá, presumiblemente, una caja de cambios de 8 velocidades, amortiguadores y suspensiones específicos y cualquier parecido con el Jeep, será mera coincidencia.
La marca asegura que será puramente Maserati en cuanto a comportamiento y por supuesto; también en el interior.

Los materiales serán de primerísima calidad y entre los que se encontrarán el cuero, tejido Alcántara, aluminio, maderas nobles, fibra de carbono...
En el concepto, existen cuatro asientos independientes perfectamente diferenciados, pero en el coche que pasará a la serie, tendrá con toda seguridad un banco corrido para las plazas traseras. No hay que olvidar que a pesar de ser todo un Maserati, sigue siendo un SUV y la practicidad debe ser uno de sus puntos fuertes.
El maletero promete ser bastante amplio y la habitabilidad de lo mejor de sus segmento, ya que la caída del techo en la parte posterior, no parece mermar ningún centímetro en ésta materia.

El diseño final de la carrocería no variará en exceso respecto al concepto de Frankfurt y los últimos retoques les darán en el Centro Stile de Maserati bajo la tutela de Lorenzo Ramaciotti, ex de Pininfarina. El precio final, obviamente, aun no se conoce, pero creo que podrá rondar a partir de los 70.000 euros más o menos.



Si el mercado de los SUV de lujo ya estaba bien surtido con los Audi Q7, BMW X5, Mercedes GL o ML y el Porsche Cayenne se a mantenido durante años como la alternativa más radical entre todos ellos; me parece que a éste último le acaba de salir un grano en el culo y dejará de ser el único SUV deportivo del mercado..., después las cifras de ventas dirán quien es el vencedor de tan cruenta batalla.

2 comentarios:

  1. A mí la verdad es que mucha gracia no me hacen los SUV en marcas de deportivos, puros y duros. Pero si ayudan a la marca a seguir adelante, y a seguir construyendo sueños, pues bienvenidos sean.

    Este SUV me parece buena noticia para Ferrari. Todavía hay más argumentos, para que yo pueda decir que, el que quiera una berlina deportiva italiana, allí, tiene el Quattroporte, y para el que quiera un SUV deportivo italiano allí tiene el Kubang. No me gustaría ver Ferraris como veo Porsches todos los días. Porque “Cayennes” se ven todos los días, te quitaría esa magia de decir "hoy he visto un Ferrari", hoy dices he visto un Porsche, ni fu, ni fá.

    Quizás mi discurso sea demasiado purista, pero porque a la marca, el SUV, le ayude a salir a delante no me tiene porque gustar.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. La verdad que los Suv de lujo quizas sean los coches que menos gracia me hacen, si quieres un buen todoterreno hazte con un Montero o un Land Cruiser ya que me imagino que en torno al 1 por ciento de este tipo de coches conocerá el campo y si quieres Lujo hazte con una Buena Berlina llamese Clase S de Mercedes o Serie 7 de Bmw por citar ejemplos, aunque como digo sólo es una opinión personal

    ResponderEliminar

domingo, 16 de octubre de 2011

Maserati Kubang. Se suma a la moda.

Después de varias entradas y de hacer un pequeño repaso a todo lo que hemos ido publicando, he caído en la cuenta de que no habíamos hecho ninguna alusión a una marca que, especialmente a mí, me gusta bastante.
Esa marca en cuestión es Maserati.

Y curiosamente, no vamos a desgranar uno de sus múltiples deportivos, de hecho, tengo ganas de hacer un post sobre el Gran Turismo; pero eso vendrá más adelante. En concreto, vamos a presentar uno de los productos estrella durante el pasado Salón de Frankfurt; el Maserati Kubang.

La historia de éste SUV de la marca del tridente, viene de muy lejos, ni más ni menos que desde el año 2003.
Un año más tarde de la presentación oficial del Porsche Cayenne, y viendo los grandes resultados comerciales de aquel SUV deportivo y lujoso; muchas marcas similares, estudiaron la posibilidad de fabricar algo parecido.
Durante varios meses comenzaron a circular por internet varios conceptos de marcas como Ferrari, Bentley e incluso vi alguno de la marca Lamborghini; pero se quedaron solo en estudios de diseño sobre un papel o sobre algún soporte informático.
Sin embargo; Maserati presentó un concepto "de carne y hueso", que se podía tocar y que había sido diseñado por el maestro Giugiaro.
Tomaba la parrilla delantera característica de los deportivos propios de la época, medía más de 5 metros, tenía tres filas de asientos, combinaba el lujo intrínseco de la marca, con la deportividad de sus lineas musculosas y tenía ciertas facultades fuera del asfalto.


Pero por alguna extraña razón el prototipo se quedó en el tintero y cayó rápidamente en el olvido.

Afortunadamente la marca lo a recuperado, le ha quitado el polvo y ésta vez; parece que va en serio, así que probablemente tengamos el Maserati Kubang para finales del 2012 o principios del 2013.

Ahora las lineas de aquel SUV tan musculoso se han suavizado y se le ha adaptado a los nuevos aires del tiempo en el que estamos.


Teniendo en cuenta que el Grupo Fiat (del que depende Maserati) es el mayor accionista de Crhysler y que las dos empresas comparten sinergias, diseños y tecnología en todos sus productos; han aprovechado los conocimientos en el campo de los SUV y todoterreno que tiene Jeep (marca del grupo GM), para montar el mismo chasis en el Kubang que el que lleva el Jeep Grand Cherokee SRT8 de 470cv.
Por supuesto; el motor no tendrá nada que ver y en ésta ocasión (como en todas), montará un motor de origen Ferrari.
Al parecer, el motor será nuevo y lo están desarrollando en la casa de Maranello. Lo normal sería montar un V8 como sus "hermanos", pero se rumorea que podrían estar trabajando en un V6 con turbo, por eso de las emisiones... Tendrá, presumiblemente, una caja de cambios de 8 velocidades, amortiguadores y suspensiones específicos y cualquier parecido con el Jeep, será mera coincidencia.
La marca asegura que será puramente Maserati en cuanto a comportamiento y por supuesto; también en el interior.

Los materiales serán de primerísima calidad y entre los que se encontrarán el cuero, tejido Alcántara, aluminio, maderas nobles, fibra de carbono...
En el concepto, existen cuatro asientos independientes perfectamente diferenciados, pero en el coche que pasará a la serie, tendrá con toda seguridad un banco corrido para las plazas traseras. No hay que olvidar que a pesar de ser todo un Maserati, sigue siendo un SUV y la practicidad debe ser uno de sus puntos fuertes.
El maletero promete ser bastante amplio y la habitabilidad de lo mejor de sus segmento, ya que la caída del techo en la parte posterior, no parece mermar ningún centímetro en ésta materia.

El diseño final de la carrocería no variará en exceso respecto al concepto de Frankfurt y los últimos retoques les darán en el Centro Stile de Maserati bajo la tutela de Lorenzo Ramaciotti, ex de Pininfarina. El precio final, obviamente, aun no se conoce, pero creo que podrá rondar a partir de los 70.000 euros más o menos.



Si el mercado de los SUV de lujo ya estaba bien surtido con los Audi Q7, BMW X5, Mercedes GL o ML y el Porsche Cayenne se a mantenido durante años como la alternativa más radical entre todos ellos; me parece que a éste último le acaba de salir un grano en el culo y dejará de ser el único SUV deportivo del mercado..., después las cifras de ventas dirán quien es el vencedor de tan cruenta batalla.

2 comentarios:

  1. A mí la verdad es que mucha gracia no me hacen los SUV en marcas de deportivos, puros y duros. Pero si ayudan a la marca a seguir adelante, y a seguir construyendo sueños, pues bienvenidos sean.

    Este SUV me parece buena noticia para Ferrari. Todavía hay más argumentos, para que yo pueda decir que, el que quiera una berlina deportiva italiana, allí, tiene el Quattroporte, y para el que quiera un SUV deportivo italiano allí tiene el Kubang. No me gustaría ver Ferraris como veo Porsches todos los días. Porque “Cayennes” se ven todos los días, te quitaría esa magia de decir "hoy he visto un Ferrari", hoy dices he visto un Porsche, ni fu, ni fá.

    Quizás mi discurso sea demasiado purista, pero porque a la marca, el SUV, le ayude a salir a delante no me tiene porque gustar.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. La verdad que los Suv de lujo quizas sean los coches que menos gracia me hacen, si quieres un buen todoterreno hazte con un Montero o un Land Cruiser ya que me imagino que en torno al 1 por ciento de este tipo de coches conocerá el campo y si quieres Lujo hazte con una Buena Berlina llamese Clase S de Mercedes o Serie 7 de Bmw por citar ejemplos, aunque como digo sólo es una opinión personal

    ResponderEliminar