Tesla Model S. El contrincante perfecto.

Tesla, es una marca de coches eléctricos de alto rendimiento de E.E.U.U, cuyo germen nació en algún lugar de Sillicon Valley.
Su presidente, Elon Musk, es un visionario ingeniero, que tras varias incursiones en otros campos hizo una pequeña fortuna, la cual, empleó para crear Tesla Motors junto con Martin Ebenhard y Mark Tapernning allá por el año 2003.

Su primer modelo en salir a la venta fue el Tesla Roadster; un descapotable biplaza capaz de acelerar de 0-100Km/h en menos de cuatro segundos y alcanzar una velocidad máxima de 200Km/h (limitada por motivos de seguridad). Su autonomía  superaba los 350 Km y por supuesto; ésta distancia la recorría sin contaminar absolutamente nada.

Después del éxito obtenido por su primera creación; se han animado a fabricar un segundo modelo de tres volúmenes y cinco puertas, para satisfacer las necesidades de un público más amplio. Ese nuevo modelo se llama Tesla Model S.



Su diseño redondeado y con ciertas reminiscencias al Jaguar XF y al Ford Mondeo, corre a cargo de dos ex-ingenieros de F1 pertenecientes al equipo Williams y a la Scuderia Ferrari, que han conseguido un coeficiente aerodinámico casi de record, tan solo tiene un Cx de 0,27; lo que para una berlina de 4,97 metros de largo que competirá con coches como el Audi A6, BMW Serie 5 y Mercedes Clase E y CLS; es un auténtico logro.

Se podrá elegir con tres tipos de baterías refrigeradas por agua, las cuales, se dividen según su autonomía que será de 257, 370 o 485 Km como máximo.
La marca asegura que para cambiarlas tan solo será necesario quitar 30 tornillos y que la operación será muy sencilla; aunque por supuesto, también se podrán recargar en enchufes rápidos en unos 45 minutos.

Respecto a sus principales rivales, el Tesla Model S contará con siete plazas si así lo desea el cliente, con dos asientos situados en la zona del portón trasero del maletero y en dirección contraría al orden de marcha. Obviamente tan solo serán aptas para dos niños.

El 97% de los componentes utilizados en su fabricación son de aluminio a excepción de algunos refuerzos estructurales fabricados en acero y pese a ello, el peso final se dispara hasta unos 1.730 Kg como consecuencia del peso de las baterías de ión-lítio.
Las baterías forman parte de la estructura del vehículo, para obtener un centro de gravedad lo más bajo posible y para favorecer el refuerzo estructural del coche y se sitúan y distribuyen por todo el piso del vehículo, componiendo una plancha de unos 10cm de espesor.

El Tesla Model S es capaz de acelerar de 0-100Km/h en tan solo 5,6 segundos y alcanzará una velocidad punta de unos 210Km/h.
Para ello recurre a un motor eléctrico situado entre las ruedas traseras y que genera una potencia de 250cv y cuenta con una transmisión de una sola velocidad (en un motor eléctrico no hace falta más, gracias a su par constante desde el principio).



El interior destaca por su calidad de materiales y por su tecnología abrumadora. Pero lo que más destacará sin duda, será su pantalla táctil central que será la más grande jamás montada en un coche de serie; 17" ni más ni menos...



Cuando llegue a los mercados a mediados del 2012, la marca prevé que costará unos 60.000 euros y tendrá una férrea competencia, ya que el Fisker Karma, del cual hablamos hace unas semanas y con el que Tesla tiene varias cuentas pendientes, ya que las marcas se acusan entre ellas de haberse robado algunas patentes; tendrá 408cv y costará  unos 80.000 euros. Veremos quien se llevará el gato al agua...



¿Quieres una gran berlina de lujo, con una gran tecnología puntera, buenos materiales de primerísima calidad y precio competitivo; pero eres un protector acérrimo del medio ambiente?, ahora puedes elegir...

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC