Abarth Coupé. "Mini yo"

Abarth fue en su momento una gran marca deportiva que se dedicaba a preparar hasta la saciedad, coches de la marca Fiat  para la competición.
La empresa fundada por Carlo Abarth en 1949, cosechó varios éxitos en rallyes, por ejemplo, con su pequeño Abarth 500, Abarth Ritmo...; pero el coche con el que consiguieron más laureles fue el Abarth 131, ya que consiguieron el campeonato del mundo en 1977, 1978 y 1980.
Por aquel entonces Abarth era un "apellido" y siempre tenía Fiat de nombre, por lo que no se le podía considerar marca propia.

A principio de los 90´s la marca desapareció y cayó en el olvido de tal forma, que cuando Fiat quiso recuperar el nombre para comercializar una linea de producto más deportiva, se encontró con algún que otro pequeño problema.

Una vez solucionados esos problemas; la casa italiana comercializaba el primer Abarth moderno, ahora ya sí, como marca propia. Siguen siendo Fiat "tuneados", pero no se les considera Fiat, se les considera Abarth aunque el coche que tomen como base no sea propio, ni original de la marca.
La gama actual de hecho, la componen el Abarth 500, con carrocería cerrada y descapotable y el Abarth Punto Evo. También tienen una variable más radical que se llama Essese, que no es más que un "kit" estético y mecánico, que mejora sensiblemente las prestaciones de los, ya de por sí, "radicalizados" Fiat, con nuevos escapes, suspensiones más duras...

Pues ahora la marca italiana quiere aumentar la gama con un vehículo que no tiene nada que ver con ningún coche de Fiat; el Abarth Coupé.


Éste será un deportivo biplaza, con el tamaño de un urbano y tracción trasera; ¿a que se te están poniendo los dientes largos?
Deriva directamente de su "primo" y también futuro deportivo, Alfa Romeo 4C, del que ya dimos cuenta en su momento.
Medirá unos cuatro metros de largo, y tendrá una distancia entre ejes de 2,40 metros; pero ahora vienen las medidas que le desmarcan de un urbano cualquiera; 1,75 metros de ancho y sobre todo, 1,25 metros de alto.

Su carrocería llama la atención por sus medidas contenidas pero no obstante musculosas, con unos  abultados pasos de rueda, una anchura desmesurada y por lo bajo que es. Las imágenes que os ofrezco son meramente un estudio de diseño, pero poco o nada cambiará en el coche de producción. Tendrá una versión "roadster" y se rumorea que tendrá una producción limitada a unas 2.000 unidades, por lo que si realmente funciona como promete cualquier producto Abarth; se convertirá en un vehículo de culto y de coleccionista en muy poco tiempo.

El chasis es el mismo que empleará el Alfa Romeo 4C, que a su vez, toma como base el que monta ya el modelo X-Bow de KTM y está puesto a punto por el especialista Dallara, el mismo que fabrica los chasis del equipo de F1 Hispania Racing Team.
Pesará tan solo unos 850 Kg gracias a que estará construido en fibra de carbono, lo que le dará ventaja respeto a sus posibles rivales, entre los que se encuentran los Nissan 370Z, el Lotus Elise o el mismísimo  Porsche Caymán.


Y el peso tan liviano será muy importante, ya que no tendrá una potencia explosiva. El motor será el mismo que el que monta el Alfa Romeo Giuletta QV; un 1.8 TBI de 235cv e irá montado en posición central, como todo deportivo "de verdad" que se precie de serlo.
La caja de cambios será una manual de seis velocidades que transmitirá toda la fuerza a las ruedas traseras, pero opcionalmente se podrá equipar una caja automática de doble embrague con las mismas velocidades.

Las prestaciones prometen ser de auténtico infarto; 5 segundos en acelerar de 0-100 Km/h y 240 Km/h de velocidad punta, vamos; lo que se dice un "cañón".
El interior será bastante angosto y libre de elementos superfluos que aumenten el peso. Los asientos formarán parte del chasis y no se podrán regular, pero tranquilos; los pedales y el volante si. Y con un poco de suerte, contará con un sistema de telemetría que ya montan los 500 y Punto Evo, que le permitirán controlar al usuario varios parámetros relacionados con la conducción en tiempo real.


Parece que las marcas, al igual que la política, apuestan por el cambio y ofrecen multitud de "candidatos" al mercado, para todos los gustos y tipos de clientes. A mí me a impresionado y sorprendido éste "pequeño" deportivo; más aún, procediendo de una marca italiana cuyo origen fueron los rallyes y que no sean las típicas Ferrari, Lamborghini y compañía.
A ver si los usuarios son capaces de ver más allá de una marca sin tan rancio abolengo y son capaces de desembolsar los 50.000 euros (que costará aproximadamente) por un "simple" Abarth.

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC