Lancia Thema. Nobleza norteamericana.

A simple vista puede pareceros un Chrysler 300C; y no os estaréis equivocando mucho. Desde que el grupo Fiat  controla la mayoría de las acciones de la marca americana, se están dando una serie de peculiaridades en el mundo de la automoción.

Concretamente; en Europa la marca Lancia, que tan buenos coches han fabricado durante su historia; estaba pasando una mala época de ventas y no había forma de reflotar la firma. Dentro del grupo, Lancia se dedicaba a fabricar coches de pseudo-lujo, siendo Alfa Romeo la marca más deportiva y Fiat, la marca más generalista.
Cuando a Sergio Marchionne, CEO del grupo Fiat, se le ocurrió comprar un paquete de acciones de Chrysler, lo hizo con la idea de compartir sinergias, pero el afán de superación de Marchionne y su visión de negocio, junto con su intuición; le llevaron a adquirir el 53,5% de la marca estadounidense.

La finalidad de semejante desembolso económico era la de recuperar el espíritu de ambas marcas, pero sobre todo; la de vender coches a nivel global compartiendo algo más que tecnologías.
El resultado es un poco "lioso". Resulta que ahora los productos de Lancia se venden en E.E.U.U. bajo la enseña de Chrysler y los productos de Chrysler, se venden en Europa con la marca Lancia.
Por eso, nos podemos encontrar en cualquier ciudad americana con un Chrysler Delta y por cualquier ciudad europea con un Lancia Voyager o el coche que hoy nos ocupa; un Lancia 300C..., perdón; un  Lancia Thema.


El Lancia Thema es en realidad un Chrysler 300C al que los ingenieros de la marca italiana han "maquillado" y retocado lo justo, para darle un aire de mayor lujo y empaque, más acorde con los gustos europeos y por supuesto; con los estándares de calidad exigidos por Lancia.
El nombre lo han rescatado del buque insignia de la marca de hace varios años, ya que no querían relacionarlo con el anterior denominado Thesis, cuyo controvertido diseño no tuvo apenas ningún éxito comercial, a pesar de la cantidad de equipamiento lujoso que atesoraba y una relación precio-equipamiento muy ajustada.

El diseño exterior se caracteriza por la simplicidad de sus lineas y su enorme tamaño además de poseer una linea bastante elegante y atractiva, que combina a la perfección con la imagen de distinción que quiere imprimir la marca en todos sus automóviles.
No comparte un diseño más elaborado con sus hermanos, pero los chicos de Lancia han sabido como potenciar las cualidades que de por sí, tiene la gran berlina americana.


El interior es muy ergonómico de cara al conductor y muy amplio para los pasajeros. Las butacas delanteras son muy cómodas y los pasajeros de la parte de atrás disponen de bastante espacio para las piernas. El puesto de conducción es muy suntuoso y la calidad de los materiales empleados es de primerísima calidad. En la versión "Executive", puede ir tapizado todo el habitáculo de cuero Poltrona-Frau, incluido el salpicadero; hay madera y cromados de aluminio por doquier y hasta tiene un reloj analógico en el centro del salpicadero que le da un aspecto más "deluxe" si cabe.
Pero por otra parte tiene ligeros toques totalmente desfasados. El freno de mano es de pedal, como los Mercedes de hornadas anteriores y no está activado por medio de un botón, como la mayoría de los coches actuales. El ordenador de a bordo es muy completo, pero muy complejo de entender. La palanca de cambios recorre todo el espacio entre los asientos delanteros y tiene las rejilla en forma de escalera, algo que ya no se estila desde hace años. Además en el diésel, sirve para actuar sobre una caja de cambios de tan solo cinco relaciones, bastante desfasada y lenta, cuando sus rivales directos tienen cajas de hasta ocho velocidades. La versión gasolina si que posee una caja de cambios de estas características, que favorece bastante el ahorro de combustible y tiene un funcionamiento más acorde con los tiempos que corren.



Los motores elegidos para darle vida a este gigante italo-americano son dos; un bloque de gasolina de 3.6 litros V6 con 286cv, fabricado por Chrysler, y un bloque de ciclo diésel 3.0 V6 con dos gamas de potencia; 190 y 239cv.

Respecto al coche original del que procede; la estructura del Lancia a sido reforzada un 26% y se le ha modificado el sistema de suspensiones. También se le ha añadido material aislante extra por varias partes del coche y las ventanillas son dobles laminadas, para que ningún ruido del exterior se note dentro del habitáculo.
Los frenos también han sido retocados y ahora tienen un tacto más eficiente. Además cuentan con un sistema para secar los discos en caso de lluvia, que acerca las pastillas lo suficiente para eliminar las gotas acumuladas cuando se activa el limpiaparabrisas.

El equipamiento de serie es muy completo y cuenta, entre otras cosas, con ABS, sistema de arranque en pendientes, avisador de vehículos en ángulo muerto, control de velocidad de crucero y control de distancia con el coche precedente, ESP, control de tracción, sistema de ayuda al aparcamiento con cámara trasera, llantas de 18 a 20", los faros pueden ser bi-xenón adaptativos y con encendido de luces de largo alcance y cortas de forma automática, equipos de sonido firmados por Kardom; y así, una larga lista de "gadgets" que en otros coches del mismo segmento, costarían una auténtica fortuna.

Los precios varían entre los 43.900 que costaría el 3.0 CRD con 190cv y acabado Gold, hasta los más de 55.000 euros que te pedirán por el 3.6 V6 gasolina de 286cv con el acabado Executive.
Se rumorea que en un futuro podría llegar el motor más potente que utilizará para este modelo en E.E.U.U. bajo la marca Chrysler; el SRT8. Cuenta con un 6.4 V8 de 470cv y una velocidad máxima limitada a 270 Km/h.

Parece improbable que llegue por estas latitudes, pero igual los chicos de la marca italiana se animan a reeditar algo parecido a aquel Lancia Thema 8.32 de 1986, con un motor Ferrari V8 de 215cv y tracción total, que actualmente es una auténtica pieza de coleccionista.

Por si acaso, yo voy a aportar mi granito de arena; Italianos... ¿a que no hay "huevos" a construirlo?.

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC