Berlinas medias familiares. (Parte II)

Comenzamos con la segunda parte de las berlinas medias familiares que se venden en nuestro país, y esta vez va de franceses.


Peugeot 207 StationWagon.



No es un representante del tipo de berlinas a los que nos estamos refiriendo, sino que pertenece al segmento B, el de los coches utilitarios. Hace algunos años a alguien se le ocurrió emplear la plataforma de un utilitario y convertirla en un familiar bastante capaz y con las medidas muy contenidas.
Este es el caso del 207 SW; con tan solo 4, 16 metros de longitud, se convierte en un coche muy polivalente y tan apto para realizar actividades de ocio los fines de semana, como para moverse por las grandes ciudades y aparcar casi en cualquier sitio.

Era una de mis posibles elecciones cuando compré el coche, pero gracias en parte a cierto comercial estúpido, me decanté por el que tengo.
Tiene un diseño muy fresco, igual que el coche del que deriva. El frontal es muy afilado y agresivo, marca de la casa, y la zaga está muy bien rematada, con unos faros con forma de lágrima que avanzan por el lateral de la carrocería.



El interior es muy acogedor, los asientos tienen el equilibrio perfecto entre la comodidad y la deportividad, con un mullido idóneo para realizar largos viajes.
El salpicadero es muy sobrio, no tiene un arsenal de botones como en el Focus o el Astra, pero tiene todo lo necesario para una vida confortable en el interior. Es bastante ergonómico y tanto el volante como la columna de dirección se pueden regular en varios puntos hasta encontrar la postura idónea.
El equipamiento disponible para este coche, tanto de serie como en opción, es bastante surtido, aunque muchos de esos "gadgets" se venden en "packs" con sobre-precio. Puede montar un techo panorámico de cristal de 1,1 m2 con cortinilla eléctrica, radio CD con MP3 y toma de USB, aunque esta toma está situada en la guantera y es de difícil acceso, navegador con pantalla de 7", tapicería de cuero y tela perforada y climatizador bi-zona, entre otros.
 El maletero es pequeño, pero también es normal dado las características del coche del que deriva. Tiene 337 litros, pero muy aprovechables, con un suelo totalmente plano y huecos portaobjetos en los laterales. Tiene también la posibilidad de abrir solo la luneta trasera, por si queremos coger algo puntual del maletero estando lleno.

A la hora de conducirlo, nos encontramos con un coche especialmente ágil bajo cualquier circunstancia. La amortiguación absorbe cualquier tipo de irregularidad y es bastante deportiva aunque no se deje notar en el interior, ya que no tiene unas reacciones secas.
Los motores son muy explosivos, a pesar de su escasa potencia. Cuenta en gasolina con tres variantes;  1.4L con dos gamas de potencia, 75cv, que era un motor que se quedaba bastante corto en todos los aspectos y lo han ido eliminando y el 1.4 VTI 95cv, bastante más equilibrado. También tiene un 1.6 VTI con 120cv.
En cuanto a motores diésel, nos encontramos con un mismo motor y dos gamas de potencia; un 1.6 HDI con 90 y 110cv, ambos con una buena respuesta y unos consumos ajustados, aun estando asociados a una vetusta caja de cambios manual de tan solo 5 velocidades, que ya pide el relevo por otra más eficiente, como la de 6 relaciones que sí que puede montar el HDI de 110cv últimamente.
También existe una caja automática de 4 relaciones, que solo puede ir asociada al motor 1.6 VTI de 120cv.

Cuenta también con una versión con estética campera y orientada al ocio de fin de semana, denominada Outdoor, asociada a los motores de gasolina de 120cv y en diésel a elegir entre el 1.6 HDI de 95 o 110cv. Las diferencias se remiten a unas molduras de plástico negro que recorren aletas y parachoques, la baca del techo, además de una tapicería interior y unas llantas de 16", exclusivas para este modelo.




Los precios parten desde los 14.700 euros de la versión gasolina de 95cv y acabado Active, hasta los 18.800 euros que piden por la versión Outdoor con el motor diésel de 110cv.



Peugeot 308 StationWagon.



Básicamente es como el 207 SW pero superlativo. Hace poco tiempo fue reestilizado y ahora nos encontramos con un frontal más agresivo y con unas tiras de iluminación diurna a base de luces Led situadas en el parachoques delantero, que no pasan desapercibidas.
La zaga es lo que menos me gusta; personalmente me parece muy "ortopédica", pero por lo visto se a diseñado de esa forma debido a la altura del coche y para dejar el acceso al maletero muy cerca del suelo y así facilitarnos las operaciones de carga. Tiene unos faros alargados y curvados hacia el lateral del coche y se caracteriza por un gran portón que da el acceso al maletero.

En el interior nos encontramos con amplio habitáculo en el que nunca pasaremos ninguna sensación de agobio. La altura del techo respecto a la cabeza es considerable pero la postura de conducción es la menos lograda, ya que por mucho que toquemos la columna de dirección y los respaldos, nos encontraremos conduciendo muy cerca del volante.
En la parte de atrás nos encontramos con tres butacas independientes, que además, son deslizantes según nuestra demanda de espacio para la carga o espacio para los pasajeros.
También es el único de su categoría en el que se pueden montar unos asientos supletorios en el piso del maletero y convertirlo en un coche de siete plazas totalmente homologado.
Eso sí; si montamos esos asientos nos quedaremos sin el impresionante espacio de carga de 573 litros, a pesar de tener formas bastante irregulares.


Al igual que ocurre con el 207 SW, el cuadro de mandos tiene lo imprescindible y los botones tienen un acceso muy intuitivo sin necesidad de apartar la vista de la carretera. Los ajustes no están nada mal y los guarnecidos rezuman calidad y aseguran durabilidad respecto al uso cotidiano. Cuenta con embellecedores cromados en relojes y tiradores de las puertas, que le dan un aire selecto.
El equipamiento del que gozamos de serie o en opción está bastante logrado y podremos montar, entre otras cosas, un techo panorámico de 1,68 m2 con pantalla eléctrica, climatizador bi-zona, asientos de cuero y calefactados, faros bi-xenón direccionales, regulador/limitador de velocidad, podremos elegir entre una amplia gama de llantas y equipos de sonido, navegador, organizador de maletero por medio de raíles, sensores de aparcamiento delanteros y traseros y múltiples accesorios más.



Los motores elegidos para el 308 SW son; en gasolina el comentado 1.6 VTI de 120cv y un 1.6 THP con 156cv. Las versiones diésel se componen de los ya conocidos 1.6 HDI de 95 y 110cv y por un 2.0 HDI con 150.
Las cajas de cambio según versiones pueden ser una manual de 5 o de 6 marchas, una manual pilotada de  6 velocidades y una automática, también de 6 marchas.

El 308 SW es muy brioso en carreteras abiertas, sobre todo los que montan los motores de ciclo diésel, ya que no desfallecen en ninguna de su gama de revoluciones; empujan tanto en altas como en bajas vueltas, aunque le cuesta reaccionar si dejamos "morir" el motor con una marcha larga. También goza de unos consumos moderados, en parte porque según el modelo que elijamos, cuenta con Start/Stop de serie.


Los acabados disponibles son Access y Active y los precios de partida son desde 16.700 euros del 1.6 VTI con acabado Access hasta los 22.400 euros que cuesta la versión 2.0 HDI de 150cv y acabado Active sin opciones.


Renault Clio Grand Tour.




Otro representante del segmento B. La carrocería familiar llega sobre la base del Clio para aportar ese plus de polivalencia que le faltaba, al tener ahora más espacio para maletas y equipaje en general.
El diseño no difiere mucho del coche del que procede y apenas se nota a simple vista que se trata de la variable alargada. Sus lineas redondeadas tiene que ver mucho en eso, además de tener unas medidas muy contenidas; tan solo tiene 4,22 metros de largo.
Pero a pesar de su limitada longitud, nos ofrece un maletero muy digno, de nada más y nada menos que 430 litros, lo que para un coche con estas medidas está más que bien. Además cuenta con un suelo totalmente plano y móvil, para que podamos colocar diferente tipo de carga en distintos niveles.

En el interior nos encontramos con un vehículo utilitario, donde las cotas de anchura son las que mandan, aunque nunca da la sensación de agobio, ni tu codo chocará con el codo de tu acompañante al cambiar de marcha.
Los materiales que suele utilizar Renault en sus coches, son plásticos de tacto muy agradable pero de aspecto endeble. Los ajustes son muy buenos aunque probablemente con el tiempo puedan aparecer algunos "grillos".

El equipamiento disponible es más que suficiente para un coche de este segmento y puede contar con llantas de aleación a elegir entre 15", 16" y 17", regulador/limitador de velocidad con mandos en el volante, climatizador, techo panorámico y eléctrico, navegador integrado TOM TOM Carminat, sensor de luces y de lluvia,  radio CD con toma USB y Bluetooth, sensor de aparcamiento trasero, entre otros.

También existe una edición especial denominada Evolutión, que se distingue por tener un gran equipamiento, las lunas traseras tintadas y una terminación negro piano en alguna de las molduras interiores del salpicadero.

Los motores elegidos para esta versión Grand Tour son un 1.2 16V con 75cv y un 1.2 TCe de 100cv, para las versiones de gasolina. En las versiones diésel nos encontramos un 1.5 dCi con 75cv y el mismo bloque con 90cv.
No son versiones muy potentes, pero mueven con soltura a este utilitario con unos consumos y emisiones bastante comedidos, incluso los motores de gasolina. La transmisión es una caja manual de 5 velocidades, con un tacto algo gomoso, pero efectivo. No existe la posibilidad de adquirirlo con cambio automático, ni la va a haber; y es que está llamado a ser sustituido en próximas fechas por el que actualmente conocemos como Renault Zoe.



La dinámica de conducción es la misma que podríamos encontrar en un utilitario cualquiera con un motor suficiente. Es ágil en la ciudad y cómodo para afrontar viajes a ritmos relajados. La dirección transmite bastante poco lo que ocurre debajo de las ruedas y la amortiguación absorbe sin rechistar cualquier roto de la carretera sin hacerlo notar dentro del habitáculo.



Los precios parten desde los  11.800 euros de la versión 1.2 de 75cv en gasolina con el acabado Yahoo!, hasta los 15.800 euros que te pedirán por la versión 1.5 dCi de 90cv y el acabado Evolutión. Todas las versiones cuentan en la actualidad con 2.000 euros de descuento, ya incluidos en el precio que os he citado.



Renault Mégane Sport Tourer.


Es una berlina familiar que hay que tener en consideración. Parte de la base del nuevo Mégane, lo que ya es un gran punto a su favor puesto que en la actualidad tiene un chasis excelente y muy bien puesto a punto. Está entre los mejores de su categoría, comparable a los del Astra o Focus por ejemplo.
Su diseño exterior es bastante dinámico, mezclando lineas afiladas y redondeadas con gran maestría. Personalmente me parece de los más bonitos en ese aspecto, de los que existen en la actualidad; el frontal me inspira deportividad y la zaga está muy bien resuelta, con unos pilotos traseros, a mi gusto, muy atractivos.

En el interior nos encontramos con un ambiente muy acogedor. El asiento es muy cómodo, tiene una buena sujeción lateral y tiene múltiples opciones de ajuste, incluido el ajuste lumbar; en algunos acabados de manera eléctrica. Todos los mandos tienen un acceso muy intuitivo, y la habitabilidad interior tanto en las plazas delanteras como en las traseras, es bastante buena también. La lectura de los relojes es mixta pero muy clara y legible, ya que cuenta con un indicador de revoluciones analógico y el que nos indica la velocidad y otros parámetros es digital y bastante grande.
Tiene muchos huecos porta-objetos por todo el habitáculo, incluidos dos cajones camuflados bajo el piso de los asientos delanteros.
La capacidad del maletero se encuentra dentro de la media del segmento con su capacidad de 524 litros. Tiene formas regulares, un suelo totalmente plano y poca altura de acceso para facilitarnos las tareas de carga y descarga de objetos voluminosos o pesados. También cuenta con un compartimento adicional bajo el piso con diferentes huecos para dejar objetos pequeños e incluso un compartimento especifico para guardar la bandeja trasera en el caso de que necesitemos más espacio libre en altura.

En su dotación de serie nos encontramos con un equipamiento muy amplio según modelos y acabados, y lo que podemos adquirir como opción. Entre otras cosas, podemos equipar al Mégane Sports Tourer con sensores de luces y lluvia, sensor de aparcamiento trasero, climatizador bi-zona, navegador Tom Tom Carminat integrado, equipo de audio del especialista Arkamys,  regulador/limitador de velocidad de crucero, techo panorámico con apertura eléctrica en su parte delantera, apertura y arranque a distancia y con botón,  asientos delanteros calefactados, faros bi-xenón direccionales...; la lista es interminable.




Existen también, varias ediciones especiales; el Mégane GT Line, que se distingue por su acabado deportivo en la carrocería, con elementos como un difusor trasero, los retrovisores y embellecedores de color Dark Metal, llantas de 17" especificas, faros delanteros oscurecidos, faldones laterales y en parachoques y chasis deportivo mejorado, además de un amplio equipamiento. En este caso, al igual que todos los productos deportivos del Mégane, los relojes de lectura son todos analógicos.
La versión Bose Editión, es otra de las terminaciones especiales que podremos adquirir. En esta ocasión es un producto que nace gracias a la colaboración de la marca de automóviles con la marca de equipos de HI-FI. Por supuesto, dentro de su amplio equipamiento, cuenta con un sistema de sonido firmado por la marca, con 8 altavoces, una caja de graves y un amplificador digital, que hará las delicias de los más apasionados de la música. En su interior nos encontramos con detalles de lujo, como la tapicería y revestimientos de cuero, acabados en negro brillante por todo el salpicadero, molduras cromadas con la enseña Bose en el marco de las puertas, además de contar en el exterior con unas llantas especificas de 17" y detalles pintados en negro estrellado.
Emotion 2011; se trata de las últimas unidades disponibles antes de su ligerísimo "restyling" actual. Cuenta con revestimientos de cuero en volante y pomo de la palanca de cambios, llantas de 16", retrovisores y detalles exteriores pintados en negro, una gama de colores extensa y un gran equipo de serie.

La gama de motores es apabullante. En gasolina, contamos con el acceso de la gama que es un 1.6 16V de 110cv; modelo que también se puede elegir que funcione con bioetanól.. Seguimos con un novedoso 1.4 TCe con 130cv, un 2.0 atmosférico de 140cv y el más potente de la gama; un 2.0 TCe con 180cv.
En motores de ciclo diésel comenzamos con un 1.5 dCi con dos variantes de potencia de 90 y 110cv; un 1.9 dCi de 130cv, un 2.0 dCi de 150cv y el mismo bloque con 10cv más; 160cv.
Personalmente, habría escogido motores con mayores saltos de potencia entre sí, pero ellos sabrán...
Todos van asociados a una caja de cambios manual de 6 relaciones y en el caso del 2.0 gasolina de 140cv y en las variantes diésel de 110 y 150cv, pueden ir asociados a un cambio automático también de 6 marchas.

Los precios varían según motores y acabados entre los 17.000 euros para la versión de gasolina 1.6 de 110cv y acabado Emotion, hasta los 26.200 euros que te costará la versión GT dCi con 160cv. Todos los modelos llevan un descuento incluido de 2.100 euros.




Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC