Dacia Lodgy. Espacio interior.

¿Cual puede ser la marca que te ofrece más por menos con todas las garantías y el respaldo de un gigante automovilístico?; Dacia, sin lugar a dudas.

Desde que irrumpió hace ya varios años en el mercado de Europa occidental, la marca rumana perteneciente al grupo Renault-Nissan no ha hecho nada más que cosechar éxitos; ¿su mayor reclamo?, el precio de compra de sus productos.

Con ello no quiero decir que sean malos coches, todo lo contrario. Se aprovechan de tecnología más que contrastada y probada en modelos de la marca francesa que han sido renovados, un equipamiento muy justo y de materiales más toscos pero más duros y resistentes al uso diario, para aquilatar y ajustar al máximo sus precios.
El Logan, por ejemplo, tiene muchos componentes del Renault Clio de hace dos generaciones, los motores son todos de origen Renault y aun siguen vigentes en alguno de sus modelos y lo han vestido con un diseño algo desfasado, aunque con cierto atractivo; compacto y con el espacio disponible muy aprovechable.
La misma fórmula han empleado con sus otros modelos, el Sandero, el Duster y ahora; se han atrevido con el mundo de los monovolúmenes familiares con el Dacia Lodgy.


Se trata, como ya hemos dicho, de un monovolumen compacto en el que se pueden acomodar hasta siete adultos dentro de la inmensidad de su habitáculo, algo único dentro de su segmento.
Si en su momento dije del Dacia Duster que su diseño me parecía bastante bonito y proporcionado, en éste caso tengo que decir lo contrario. Parece diseñado por un chaval de 8 años al que le han dado una caja de rotuladores y le han dicho que dibujase una furgoneta.
Su desmesurada cota de altura y sus formas cúbicas, hacen del conjunto un coche bastante feo,pero eso sí; con un grandioso espacio interior...




El salpicadero se presenta con materiales correctos, plásticos duros en su mayoría, pero con un tacto relativamente agradable. Con la posibilidad de elegir entre tres acabados; Base, Ambiance y Laureate, el equipamiento del primero se quedaría bastante justo, ya que tan solo contaría con el ABS y cuatro airbags de serie y ni siquiera podría montar el aire acondicionado, por eso es recomendable elegir a partir del acabado Ambiance con lo que sí podría montar además, asistente de aparcamiento trasero, ASR+ESP, regulación de la banqueta del conductor en altura o un navegador táctil.



El habitáculo en general es muy acogedor y bastante cómodo en cualquiera de sus cinco o siete plazas, según la configuración que escojamos y su capacidad de carga oscila entre unos "humildes" 207 litros, hasta más de 1.800 litros con todos los asientos plegados.

Los motores elegidos para impulsar al Lodgy son un 1.6 con 82cv y un futuro 1.2 TCe con 115cv como las variantes de gasolina, y un 1.5 dCi con dos gamas de potencia; 90 y 107cv.
Los motores menos potentes se quedan bastante justos en recuperaciones y respuesta, por eso sería recomendable escoger entre las dos variantes más potentes; la versión de gasolina por la brillantez de su motor y la versión diésel por sus frugales consumos.

Los precios varían desde los muy ajustados 9.900 euros, para la versión 1.6 con el acabado Base, hasta los 14.300 euros para la versión dCI de 107cv y acabado Laureate.


Es una gran...que digo gran...!enorme! opción para aquellas familias que viajan unidas y tienen un presupuesto ajustado para adquirir un vehículo. Además tiene la garantía y el amparo de la marca del rombo; me cae simpática esta marca...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC