Mazda CX-5. ¿Culo o "Kodo"?

Existe un juego que consiste en ver unas fotos determinadas y descubrir si lo que estás viendo se trata de la imagen del primer plano de un culo, o del primer plano de un codo.
Resulta que el nuevo lenguaje de diseño de la marca se denomina Kodo, que traducido significa "alma en movimiento" y a partir de éste modelo, todos los modelos futuros de la marca se ampararán en ese estilo. Éste modelo en concreto, se trata de un SUV ligero; el Mazda CX-5. ¿Será realmente "Kodo", o por el contrario acabará siendo un culo?. Lo veremos.


Mazda siempre a sido una marca superviviente; no obstante es original de Hiroshima, lo cual ya dice mucho de su carácter,de hecho; es una de las pocas marcas rebeldes y con cierto éxito que aun no pertenecen a algún grupo automovilístico.
Para continuar con esa autonomía, Mazda se a reinventado para ofrecer una compleja, pero eficiente, batería de soluciones orientadas a la producción y al consumidor, con la que pretenden revolucionar el mercado. Todo ello se denomina Skyactiv.

Skyactiv es el conjunto de carrocería ligera construida a base de aceros livianos, pero resistentes; motores potentes, pero efectivos y eficientes, suspensiones más eficientes, dirección más precisa y rápida, transmisión perfeccionada...; todo éste conglomerado de soluciones técnicas, son las que diferenciarán a la marca del resto y hará de sus coche futuros, conseguir las mejores prestaciones, con el mínimo consumo y la mayor emoción y dinámica de conducción.

El CX-5 es el primer representante de la linea Kodo y de las soluciones Skyactiv, y la verdad, es que cumple con todas las expectativas; por lo menos a simple vista.


Todos los representantes nuevos de Mazda a partir de ahora, se caracterizarán por una linea cromada que une los dos faros delanteros y recorre la parte inferior del radiador haciendo una forma de ala.
Éste SUV compacto también se caracteriza por un diseño muy dinámico, muy afilado y muy deportivo, característico de la marca, que da la sensación de solidez y le configura como un todo-camino muy atlético.

En el interior nos encontramos con una postura de conducción muy acertada, con múltiples regulaciones tanto del volante como del asiento del conductor, para encontrar la postura idónea. Los mandos están muy bien ordenados y orientados al conductor, los relojes son de fácil lectura y dan la información necesaria en todo momento. Muchos de esos mandos se aglutinan en el volante forrado en cuero, para controlar la radio, el control de velocidad, el manos libres del teléfono...
Su diseño me parece muy simple, a título personal, pero está muy bien rematado, los ajustes son muy buenos y los materiales son muy acertados y agradables al tacto.


El equipamiento es también muy completo desde el acabado más básico, y puede incluir climatizador bi-zona, Bluetooth, tomas de puerto AUX, navegador Tom Tom, asientos de cuero, ordenador de a bordo, control de velocidad de crucero, sistema de audio Bose, ayuda de arranque en pendientes, ayuda de frenada automática por proximidad, avisador acústico de marcha atrás con cámara trasera....

Tiene un maletero muy capaz, con 503 litros, además los asientos traseros se pueden abatir en tres secciones (40/20/40) para transportar objetos largos.
La habitabilidad interior es muy buena, pero mejor para cuatro adultos que para cinco, ya que la plaza central trasera cuenta como media plaza; pero hay mucho espacio para las piernas y bastante distancia al techo, no obstante, tiene una distancia entre ejes de 2,7 metros.

Los motores son todos muy eficientes, tanto en gasolina como en diésel, y sorprenden por su suavidad de marcha, su progresividad y sus bajos consumos.
En gasolina contamos con un 2.0 y dos gamas de potencia; 160 y 165cv (no entiendo porqué tan poca diferencia entre uno y otro...). El menos potente tiene tracción total y el más potente solo se ofrece con configuración 4X2.
En ciclo diésel nos encontramos con un 2.2, también con dos gamas de potencia; 150 y 175cv, éste último, solo disponible en España con tracción total, cambio automático de 6 relaciones y el acabado más equipado Luxury.


Son motores con bastante potencia, pero poca elasticidad; aunque son muy progresivos. Todos cuentan con el sistema Start/Stop de serie en toda la gama, cumplen la norma futura Euro 6 y han sido optimizados para que las piezas internas sufran el menos rozamiento posible y por lo tanto, acusen un menor desgaste, emitan menos ruidos parásitos y hagan que la mecánica sea mucho más longeva.
La transmisión puede ser manual o automática, ambas de 6 marchas y con un funcionamiento excelente; sobre todo  la transmisión automática por convertidor de par y bloqueo, que no acusa ninguna pérdida de energía apreciable entre cambio y cambio

Los consumos, tanto en diésel como en gasolina, son bastante frugales. En el más potente de 175cv, se homologa un consumo de tan solo 5,5 litros a los 100 y unas emisiones de 114g/ CO2 por kilómetro recorrido, aunque ya se sabe que siempre se consume algo más en conducción normal, pero nunca pasará de los 6,5 en consumo mixto, lo cual no está nada mal...

A la hora de conducir nos encontramos un coche muy ágil en carretera, con un buen equilibrio de suspensiones entre el confort y el aplomo, muy acertados. En definitiva; tiene un comportamiento sobresaliente.


A los chicos de Mazda les ha salido un SUV bastante redondo; efectivo, actual, moderno y muy bello estéticamente, y a las marcas más "potentes" del mercado; un auténtico grano en el culo...
¿Podríamos decir entonces, que el CX-5 es un auténtico "Kodo"?; yo creo que sí...

Por cierto; si queréis adquirir uno, los precios parten desde los 24.790 euros hasta los 35.690 euros de la versión más equipada, por lo que se sitúa dentro de la media en éste tipo de vehículos.

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC