Renault Mégane y Renault Scenic 2012. Superventas hispanos.

Todavía recuerdo cuando trabajaba para una de las mayores multinacionales del sector del automóvil, originaria de mi ciudad natal que es Burgos; dedicada a investigar, diseñar y fabricar diferentes partes, de diferentes coches, de diferentes marcas y para diferentes lugares del mundo.
A mi me tocó trabajar durante un año fabricando los paneles de las puertas de toda la gama del Renault Mégane en su tercera generación. El coche estaba en periodo de desarrollo por aquel entonces, y para saber lo que estábamos fabricando, teníamos fotos del diseño final por toda la fábrica y un chasis desnudo para montar todos los guarnecidos interiores de pruebas.
Me parecía un coche horrible; con aquella trasera truncada, un diseño cuanto menos controvertido, un maletero pequeño y desigual... A día de hoy me sigue pareciendo un coche feo, pero como se vendió mucho; ya me he acostumbrado a verlo y de hecho; os apuesto a que cualquiera de los que me leéis desde España, conocéis a alguien que tenga uno.

Mucho han cambiado las cosas desde entonces y el diseño actual es mucho más dinámico y normalizado y además; sigue siendo todo un superventas en Europa, lo cual nos viene bien para la maltrecha economía de éste país, ya que se fabrica en las plantas que la marca tiene en Palencia y Valladolid, generando muchos puestos de trabajo.

A pesar de no llevar mucho tiempo a la venta, la generación actual a recibido ligeras mejoras para adaptarse al público en general y de ello vamos a hablar en la siguiente entrada.



La gama del Mégane se compone del Coupé, la berlina de 5 puertas y el Grand Tourer que es el que tiene carrocería familiar. También tiene dos variantes monovolumen denominadas Scenic y Grand Scenic, las cuales reciben otro lavado de cara.

La gama 2012 derivada de la berlina, recibe mejoras sutiles, como un rediseño del parachoques frontal, con una nueva rejilla, luces de iluminación diurna y detalles cromados y negro brillante, que le dan una sensación más robusta y moderna.
Existe una nueva gama de llantas específicas, nuevos tapizados, cromados y lacados repartidos por todo el coche por fuera y por dentro y se han rediseñado la apertura de las puertas para hacerlas más armónicas con las lineas de la carrocería. También han comercializado una nueva linea de personalizaciones para los techos de todos los modelos.

En el apartado del equipamiento también incorporan nuevos sistemas y según el acabado que escojamos, podemos montar "gadgets" como una cámara trasera para facilitar el aparcamiento, avisador de cambio involuntario de carril, luces largas y cortas inteligentes, ayuda de arranque en pendiente, una nueva gama de radios y conectividad por medio de ese dispositivo...

En cuanto a la mecánica también cuenta con la incorporación de propulsores más ecológicos, con sistema Stop/Start y recuperación de energía en las frenadas.
Éstas nuevas incorporaciones son un gasolina y dos diésel. En gasolina tenemos un 1.2 TCe con 115cv, que tiene una gran potencia para tan poca cilindrada y además, consume un promedio de 5,3 l/100 Km en ciclo mixto, con unas emisiones de 119g/100 Km de CO2.
En ciclo diésel tenemos dos mecánicas nuevas; un 1.6 dCi con 130cv, que consume una media de 4 l/100 Km y emite 104g/100 Km de CO2 y un 1.5 dCi de 110cv, que ya existía, pero que a sido modificado para ser más ecológico y parco en consumo, ya que aquí estaríamos hablando de 3,5 l/100 Km y unas emisiones de tan solo 90 g/100 Km.
El resto de la gama la componen los ya conocidos en gasolina de 110, 131, 139 y 179cv y los de 90 y 160cv en diésel; además del deportivo RS con 265cv, y que por cierto; una unidad del RS es el modelo número 14.000.000 que ha salido, en éste caso, de la factoría de Valladolid y está destinado para un comprador de Murcia.


Y si hablamos del Scenic y el Grand Scenic, también tenemos que hablar de ligeras modificaciones, que no hacen nada más que acentuar más el carácter dinámico al Scenic y un carácter más distinguido y lujoso  en el Grand Scenic.
Incorporan unas nuevas luces diurnas por led, y una matización de varios elementos estéticos de su carrocería como parachoques, faros, aletas..., a los que se les añaden elementos cromados, satinados y lacados en negro brillante, además de una paleta de colores ampliada (algunos de dudoso gusto).


La tecnología que incorpora en su equipamiento es similar a la del resto de la gama Mégane y en cuanto a motores contarán de momento con la novedad del 1.5 dCi de 110cv y más adelante incorporarán el 1.2 TCe de gasolina con 115cv, que se sumarán a las mecánicas ya conocidas.

Los precios de la gama del Mégane parten desde unos aquilatados 13.300 euros la versión más básica hasta los aproximadamente 27.000 que cuesta el RS sin opciones.
La gama Scenic y Grand Scenic, parten desde los 17.300 hasta los 28.600 euros del más equipado.

El Mégane y el Scenic o Grand Scenic, siempre han sido unos grandes coches, muy seguros y muy económicos, aunque a veces no les hayan acompañado el diseño, sus acabados o su forma de conducirlos; pero lo que es indudable, es que con este lavado de cara en toda su gama, seguirán siendo coches muy atractivos para muchos tipos de clientes diferentes, son más ecológicos y por supuesto; seguirán siendo unos superventas...

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC