Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse. Se han atrevido...

Bugatti Veyron Super Sport; el coche más rápido sobre la faz de la tierra, 1.200cv, 432 Km/h y una factura de más de 2.200.000 de euros. Es un coche extremo, muy tecnológico y prácticamente imposible de mejorar..., ¿imposible?.

Mejorarlo no se, pero utilizar esa misma base para fabricar el descapotable más potente, rápido y caro de la historia si que pueden hacerlo.
Existe la versión descapotable del Veyron con 1001cv desde hace ya algún tiempo, pero como Bugatti es una marca que no tiene límites, se han atrevido a endosarle el todopoderoso y conocido bloque de 8.0 litros W16 con cuatro turbos más grandes y 1.200cv de potencia, que consiguió el record Guinnes de velocidad en un coche de producción; pero ésta vez en una carrocería descubierta y limitando sus capacidades para salvaguardar la integridad física de los ocupantes.


El motor sigue produciendo 1.200cv, pero en ésta ocasión, la velocidad máxima es de tan solo 410 Km/h y acelera de 0 a 100 Km/h en 2,6 segundos. Claro...la diferencia de 22 Km/h entre uno y otro es la linea que te separa entre la vida y la muerte en caso de un impacto... A esa velocidad si te encuentras con un mosquito en tu trayectoria, te atravesará el cráneo de lado a lado...

El diseño no a variado mucho respecto al Grand Sport original. Tan solo le han incorporado un par de "jorobas" por detrás de los asientos, que además de servir como estructura de seguridad para los ocupantes en caso de vuelco, sirve también para refrigerar el enorme motor, que como ya sabéis, está situado en posición central trasera y ya de por sí, está descubierto.
Para que os hagáis una idea; el coche consume tanto aire en una hora, como la cantidad que necesitamos respirar nosotros en un mes entero.

También a sufrido varias mejoras estructurales, ya que con ese potencial y sin techo, el coche multiplicaría por 10 su falta de rigidez respecto a la versión cerrada. Por lo tanto, se han mejorado sensiblemente las suspensiones, con amortiguadores regulables a gusto del propietario, se le han añadido los consiguientes refuerzos de carbono en el chasis, un amortiguador en la dirección para mitigar las posibles vibraciones por la ausencia del techo, se a rediseñado el tarado del ESP y se ha revisado el difusor trasero y el enorme alerón posterior para que ofrezcan un agarre óptimo en cualquier tipo de circunstancia.

Obviamente estamos hablando de un coche más pesado que el de carrocería cerrada, en torno a unos respetables 1.990 Kg, pero gracias a su potente mecánica, su tracción total, su estudiada aerodinámica y sus enormes ruedas, fabricadas por Michelin en exclusiva; no se percibe ningún movimiento extraño de la carrocería ni ninguna deriva del coche que nos pueda llegar a asustar nunca. Tan solo produce un ligero subviraje controlado y buscado a propósito para mermar la impetuosidad de algunos afortunados conductores al tomar curvas cerradas a gran velocidad.

El motor es un prodigio tecnológico del siglo XXI y sus capacidades rayan lo absurdo a pesar del retardo que ofrece la sobrealimentación; acelera de 0-100 Km/h en 2,6 segundos, de 0 a 200 Km/h en 7,1 segundos, en primera velocidad puedes alcanzar los 105 Km/h y en séptima los 410... Empuja con tal fuerza, que parece que tus órganos vitales los vas a tener que ir a recoger a la vuelta, la mecánica zumba y silva detrás de tus oídos como una locomotora empujando a un transbordador espacial con los motores encendidos y las rectas interminables y kilométricas, las dilapidas en un pestañeo de ojos. De hecho; a velocidad máxima es capaz de atravesar un campo de fútbol de 120 metros en un segundo... También a esa velocidad es capaz de "beberse" 100 litros de gasolina de 98 octanos en 8 minutos...

Pero no solo es un prodigio en linea recta. En curva su comportamiento es muy neutro a pesar de que la dirección no transmite lo que debería en las curvas más amplias y tiene mejor tacto en las más cerradas y a baja velocidad. Es probable que ningún coche sobre la faz de la tierra (que no sea un F1), tome las curvas a mayor velocidad de lo que lo puede hacer el Veyron.
La transmisión es un ejemplo de suavidad y rapidez tanto en aceleraciones, como en deceleraciones, ya que cambia de marcha de forma imperceptible en tan solo 130 milisegundos y de manera muy acertada, tanto, que no echarías en falta ninguna transmisión manual...
Los frenos no acusan el cansancio y actúan de forma ejemplar desde la primera frenada, a pesar de que son carbocerámicos y necesitarían un calentamiento previo para obtener un funcionamiento óptimo.

Por supuesto; la calidad de acabados y ajustes esta fuera de toda duda y en el interior nos podremos encontrar desde un tejido parecido al Alcántara, pero más resistente, hasta el cuero más exquisito, pasando por la fibra de carbono y el aluminio pulido por doquier.
El único "pero" es que es descapotable y el techo desmontable hay que dejarlo en el garaje si queremos que nos dé el viento en la cabeza; pero si te llueve de forma repentina existe una especie de lona con la que no podrás circular a más de 130 Km/h y que es bastante engorrosa de poner, así que si se aproxima una tormenta...; intentad correr más que ella...



Como veis; todo en éste coche es extremo, hasta su precio de 2.500.000 euros sin opciones y a partir de ahí..., gasolina, seguros, mantenimiento... Ya sabemos que el que adquiere un coche así es porque puede y probablemente tenga otros superdeportivos; pero también sabemos que por mucho dinero que tenga, nunca sabrá sacarle la "quinta esencia" a un coche como éste. Aunque bien pensado..., la mayoría de los mortales tampoco...

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC