Volvo V40. Seguro de si mismo.


Volvo lleva muchos años fabricando coches "fúnebres" perfectos, pero ya era hora que fabricasen algo para un público más convencional y con vistas al siglo XXI...

Los Volvo tendrían que ser los coches más populares de la historia, ya que cualquiera de nosotros cuando hemos sido unos niños y nos han mandado dibujar un coche, instintivamente dibujábamos el perfil de un Volvo. Línea recta para el capó, línea recta para el techo, línea recta para el maletero, unión de las líneas rectas entre si por otras dos líneas que serían las lunas, dos círculos como las ruedas y...; !voilá!, ya tenemos dibujado un Volvo por excelencia.


También reconocemos a un Volvo, porque sus versiones familiares han sido utilizadas con ligeras modificaciones como coches fúnebres y, como dicen los chicos del programa de la BBC, Top Gear; es el coche preferido de los campistas y "domingueros"...



Lo cierto es que, de una manera o de otra, siempre han diseñado coches insulsos y muy cuadrados, pero con una gran carga tecnológica, cómodos, prácticos y sobre todo; muy seguros.



La única excepción, fue el Volvo 460, con esos faros escamoteables y carrocería de tipo coupé y más próximo a nuestros días; el C30, el cual es muy bonito, a mi parecer, pero poco práctico, ya que no tiene carrocería de cinco puertas, tiene un pequeño maletero de difícil acceso y un precio digno de coches de gama más alta, por lo que sus ventas estaban resultando ser bastante residuales dentro de su segmento...


Para enmendar esta fama; la marca sueca se jugó su futuro más inmediato a una carta, que además, llegaba en un momento bastante convulso en el que Volvo estuvo a punto de desaparecer, antes de pasar a manos de empresas chinas. Nacía entonces el Volvo S60.


Con un diseño revolucionario, para ellos, y bastante aparente, parece que van salvando los muebles y se está vendiendo dentro de un margen aceptable en cuanto a beneficios.


El segundo miembro en llegar de la nueva era de Volvo es el que nos ocupa en esta entrada; el Volvo V40.


Se trata de una carrocería que entra de lleno a competir con lo más granado del segmento de los compactos de carácter "premium", como el Audi A3, el BMW Serie 1, el Mercedes Clase A, el Volkswagen Golf, el Alfa Romeo Giuletta


Sus líneas son muy atractivas, sobre todo, en los cuartos traseros, donde destacan unos pilotos elevados al estilo del C30, perfectamente integrados en los lados del portón con forma truncada, en el que la luneta tiene una gran representación, con un alerón en la parte superior que remata esa vista.


En el frontal nos encontramos con un diseño diferenciador y muy propio de los Volvo de nueva hornada, como el S60 ya citado. Luces dobles diurnas y una parrilla delantera sobresaliente. Es un diseño, "fresco" y muy bonito, que a buen seguro, atraerá todas las miradas a su paso.


Una vez en el interior, nos encontramos con una postura de conducción muy cómoda, con unos asientos que sujetan muy bien el cuerpo, sin ser para nada deportivos, y con múltiples reglajes para encontrar la posición perfecta fácilmente.


El salpicadero rezuma calidad por todos sus vértices, con un diseño sencillo pero de aspecto sofisticado, moderno y cálido, en el que destaca una pantalla TFT que hace las veces de velocímetro y que tiene tres modos de visión: ecológico, clásico y deportivo.


En cualquiera de sus tres modalidades la instrumentación es muy vistosa aunque, no le encuentro ningún sentido, ya que en ninguno de los tres casos varía la respuesta de las reacciones del coche, simplemente cambia el aspecto del cuadro. Cuestión de actitud.


Está muy bien acabado, aunque sí que es cierto que hay algunos mandos, como las palancas de los intermitentes, con un toque enclenque, con los mandos del navegador integrados y algo difíciles de manejar y acostumbrarse.


Tiene muchos huecos portaobjetos repartidos por todo el habitáculo. El más original es el que está detrás de la botonera de la consola central flotante. El espacio disponible para los ocupantes es perfecto y más que suficiente aunque solo para cuatro, porque el túnel de la transmisión es muy abultado y es imposible que nadie se siente en esa posición.


El maletero es pequeño ya que tan solo tiene 335 litros, pero muy aprovechable, con lineas regulares y doble fondo.


En lo que sí destaca es en el apartado de equipamiento, sobre todo en seguridad que es marca de la casa.

Como primicia mundial, es el primer coche que equipa airbag para peatones. Consiste en un airbag que se despliega entre el capó y la luna delantera y hace que se eleve el mismo unos 100 mm evitando, de esa forma, que el peatón se golpee con la cabeza en la luna y en los pilares laterales.


La marca asegura que los sensores son capaces de detectar y distinguir en décimas de segundo, si contra lo que se ha impactado es un peatón o un árbol, por ejemplo, para que el airbag no salte por otro tipo de accidente.


También cuenta de serie con el sistema BLIS, que avisa de vehículos en el angulo muerto desde el retrovisor; el City Safety, que detecta los coches (o peatones) que circulan o que se cruzan por delante nuestro y frena el coche automáticamente a menos de 50 Km/h, para evitar un choque por alcance o un atropello inminente. Además, cuenta con avisador de cansancio del conductor, airbag de rodilla, control de velocidad adaptativo, aviso de cambio involuntario de carril y hasta un sistema de radar que te indica si se aproximan vehículos por los lados a la hora de dar marcha atrás cuando estamos aparcados en batería. Un equipamiento, simplemente, abrumador.


El equipamiento dedicado al confort de los ocupantes también es digno de mención y de serie u opcionalmente, podemos disponer de navegador, diferentes equipos de sonido de alta gama, chasis deportivo, que rebaja la carrocería en 10 mm, climatizador bi-zona, Bluethooth, regulador-limitador de velocidad, asientos calefactados delanteros y traseros, techo panorámico...


Los motores disponibles para el V40 serán de momento tres diésel y uno de gasolina. El D2, será el motor básico, con un 1.6 y 115cv, que aseguran un parco consumo mixto de tan solo 3,4 litros a los 100 Km, perfecto para los que practiquen una conducción relajada, ya que corre lo suficiente y, como os he comentado, consume bastante poco.


En el siguiente escalón nos encontramos con el D3, que será la mecánica más demandada, con un 2.0 de 150cv y un consumo de 4,4 litros de media. Por último en cuanto a los motores de ciclo diésel, nos encontraremos con el D4, con un 2.0 con cinco cilindros y 177cv de potencia.


El T4 será el propulsor de gasolina más potente de todos y cuyas ventas serán testimoniales en nuestro país, con un 1.6 turbo de 180cv y un parco consumo de 5,9 litros de media (aunque eso es muy difícil de conseguir...).


Todas las versiones llevan cambio manual de seis relaciones, pero en el T4 y el D2 se puede pedir con cambio de doble embrague y en el D3 y D4, estaría disponible uno automático, también de 6 marchas.


Dinámicamente hablando, no se trata de un compacto con carácter deportivo, sino de un compacto con un buen comportamiento en carretera en el que prima la seguridad de los ocupantes (y de los peatones...), con un alto grado de confort, mucha tecnología y una gran terminación.


Es ágil en reacciones, pero no tanto como cualquier BMW, por ejemplo. La trasera siempre va "anclada" al suelo pero la dirección eléctrica no transmite con nitidez lo que ocurre debajo de las ruedas. Sus mecánicas no tienen el empuje que "a priori" se les supone según su potencia, pero lo compensan con una baja rumorosidad y un gran funcionamiento en orden de marcha, aunque no tengan el "punch" de otros modelos de la competencia.


El chasis es el mismo que el que utiliza el Ford Focus, lo cual es bueno, ya que es un referente en el mercado por comportamiento general, aunque en este caso, se le han sustituido los amortiguadores y la columna de dirección por unos de mayor calidad.


Gracias a su silencio de marcha y aplomo en carretera, con unos amortiguadores que filtran cualquier irregularidad del asfalto y una gran dosis de estabilidad y comodidad, nos dará la sensación de estar conduciendo un coche de mayor empaque y tamaño.


Por último, los precios para el mercado español parten desde algo menos de los 23.000 euros de la versión D2 con 115cv, hasta los algo más de 31.000 euros que costará la versión T4 de gasolina con 180cv.


Probablemente no sea un coche visceral y los posibles consumidores de este producto sean personas con un alto nivel educativo, amables y poco agresivos al volante, con una visión global y amplia de la vida. Pero lo que está claro es que Volvo, por fin, apuesta por el diseño y parece que van por el buen camino. De momento la "pasión" la dejamos para otro día...


Comentarios

  1. Buenas tardes,

    Me gustaría ponerme en contacto con el administrador de la web para ofrecerle una colaboración publicitaria.

    Puede contactar conmigo en carlos.risco@ebuzzing.com

    Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lo demás es historia: 50 años de Opel Manta y Ascona

Citroën C3 Aircross C-Series. Más carácter y personalidad.

Lo demás es historia: 40 años de Quattro

Prueba: Hyundai H1 Travel.

Peugeot Rifter 4x4 Concept. Polivalencia para vivir la vida.