Range Rover. Lujo campero.

El Range Rover nació en 1970 y por casualidad se ha hecho un hueco entre los TT´s de lujo, convirtiéndose en una auténtica leyenda viva...

Por aquel entonces, nació bajo el amparo del Land Rover Defender pero con un punto más de prestancia y empaque, ya que el Defender era un "monstruo" en terrenos agrestes.
Gracias a las suspensiones de muelles y a un enorme motor Buick V8, el Range Rover podía circular a altas velocidades de la manera más confortable posible en asfalto y por supuesto también en el campo, lo que unido a un diseño menos "rural", lo convirtió en un TT bastante prestacional, efectivo y lujoso, muy deseado por adinerados cazadores e incluso, por la familia real británica.


Han ido pasando los años y a principios de 2013 se comercializará la cuarta generación del rey de los TT de lujo, que a liderado su segmento durante los últimos 40 años.
La firma inglesa, ahora liderada por el gigante indio Tata; ha puesto toda la carne en el asador para evolucionar de forma magistral su producto estrella. ¿Lo habrá conseguido?

El diseño del actual modelo no difiere mucho de las lineas maestras del modelo al que sustituye, pero si que a visto como todas han sido suavizadas o matizadas, para darle un toque más moderno y tecnológico.
Ahora es más grande; más largo, más ancho y un poco más bajo, con las ventajas que conlleva para la aerodinámica y el espacio interior a partes iguales, ya que en éste aspecto ha ganado nada menos que unos 12cm en las plazas traseras, con tan solo una ganancia de 4cm en el exterior y ganará hasta 15cm si se deciden a fabricar el Range Rover con carrocería alargada, que tendrá una gran acogida en mercados como el chino o el ruso.


La parrilla delantera pasa a tener una ligera inclinación y ya no es vertical como en su antecesor, que hacía auténticos estragos en cuanto a las cifras de consumo se refería aunque el motor fuese eficiente; que tampoco...

Recibe unos grupos ópticos de nuevo diseño, tanto delante como detrás. Tienen unos rasgos muy marcados, que toman como referencia a los del Evoque, con unas trabajadas formas que fluyen por el lateral de la carrocería que también favorecen a la aerodinámica de la que os he hablado antes y minimizan buena parte de ruidos ocasionados por la penetración del viento y de rodadura en general. La mejora porcentual de la aerodinámica a sido de un 10%, y es que cualquier detalle, por pequeño que sea; es importante en un Range.

El techo es de aspecto flotante, es decir; que parece que flota sobre las cabezas de los ocupantes, gracias a que los pilares son de distinto color que la carrocería de forma habitual. En éste caso sí que se pueden solicitar del mismo color, además de negro o plateado.

También tiene unas branquias laterales que juegan tan solo una función estética pero minimizan la impresión de que sea un vehículo con casi 5 metros de largo. Como en el caso de los pilares, también podemos elegirlas del mismo color que el resto de la carrocería o gris plata.

Una nota característica de la nueva versión, es que han reducido parte de la superficie acristalada del vehículo, pero aun así gozará de una gran luminosidad interior gracias al techo panorámico opcional que probablemente monten en toda la gama. Por cierto; el parabrisas y las ventanas tienen un doble laminado para reducir y aislar los posibles ruidos externos.


Una vez acomodados en su interior, nos encontramos con unos materiales de excelente factura y unos ajustes milimétricos que no dejan lugar a dudas de que nos encontramos ante un coche muy especial y lujoso.

Según la marca; la capacidad de personalización interior del Range será infinita y para ello utilizan diferentes tipos de pieles de la más alta calidad para el revestimiento de los guarnecidos, diferentes maderas nobles o aluminio pulido, perfectamente integrado y combinado.

La sensación a los mandos es de superioridad y de amplitud total. No obstante se ha reducido el numero de mandos en un 50% y algunos de hecho, se ocultan hasta que no es necesario su uso como por ejemplo el selector circular del cambio automático o el Terrain Response, que se integran de forma excelente en la consola central. Los marcadores son digitales y tienen una pantalla adicional en el centro que proyecta imágenes del navegador para que no tengamos que apartar mucho la vista de la carretera.

El equipamiento de serie, como no podía ser de otra manera, es abrumador ya que cuenta con todos los "gadgets" tecnológicos que os podáis imaginar y montará diferentes soluciones multimedia de ayuda a la conducción y entretenimiento. Y los que opten en un futuro por la carrocería alargada, tendrán a su disposición y si lo desean, una auténtica oficina rodante, con dos cómodos butacones traseros y todo tipo de pantallas y teclados para trabajar o disfrutar mientras tu chófer te conduce a tu destino.


A pesar de su gran tamaño, el nuevo Range es un coche eficiente desde su nacimiento. Está íntegramente fabricado en aluminio, por lo que muchas de sus piezas no van soldadas, sino remachadas o pegadas.
Con ésta solución se favorece la ligereza total de la carrocería, que ahora es 180 Kg más liviana y en su fabricación y posterior reciclaje se ahorra un 75% de energía, que antes se empleaba en esas soldaduras y la transformación del acero. El portón posterior es de un tipo de plástico y el bastidor y el esqueleto también es de aluminio, por lo que el ahorro total de peso asciende a unos respetables 420 Kg.

Pero para lograr unos buenos consumos y unas más gratas emisiones de CO2, no solo se han limitado a controlar el peso del conjunto, hacer una linea de fabricación más limpia o a optimizar sus motores; también han tomado otras medidas como la incorporación del sistema Start/Stop en toda la gama, unos ventiladores de refrigeración eléctricos, una dirección de asistencia eléctrica o una recuperación más eficaz de la energía cinética que se perdía en las deceleraciones.
Con todo ésto y una futura versión Plug In enchufable que solo emite 89 g/Km de CO2 a la atmósfera y atesora un consumo de tan solo 4 litros/100 Km, con unos más que sorprendentes 330cv de potencia; se podría decir que es un vehículo que no ofende directamente a los ecologistas más radicales, es más; además quiere ser su "amigo"...


Pero esa versión híbrida llegará mucho más adelante. De momento contaremos con dos mecánicas diésel y dos de gasolina.
El  3.0 TDV6 con 280cv y menos de 300 g/Km de emisiones de CO2, como acceso de la gama y el 4.4  TDV8 con 335cv en el siguiente escalón. Dentro de las mecánicas impulsadas por gasolina, partimos de un 5.0 V8 sin turbo, que genera unos 400cv de potencia y que en un futuro se verá sustituido por un más eficiente V6 de similar potencia y prestaciones y como tope de gama, nos encontraremos al archi-conocido y archi-potente 5.0 V8 Supercharged con 510cv de potencia bruta.
Todos van asociados a una caja de cambios de ocho relaciones automática fabricada por ZF, con el curioso mando giratorio.

Más adelante habrá dos versiones híbridas; el Range Plug In que os he comentado anteriormente y otra versión más convencional, con el motor TDV6 y la asistencia de un motor eléctrico situado en lugar del cambio y un paquete de baterías en la parte trasera. Alcanzaría unos frugales consumos de unos 6,3 l/100 Km y unas emisiones de tan solo 170 g/Km.

En orden de marcha nos encontramos con un coche muuuuuuuyyyyyyyy confortable. Un aislamiento acústico ejemplar, una suspensión neumática que absorbe todo tipo de irregularidades y filtra de manera excelente las imperfecciones del asfalto, los asientos recogen el cuerpo a la perfección, unas prestaciones de infarto..., y todo eso solo en carretera.
Si nos aventuramos a circular por pistas forestales en estado deplorable, con mucho barro, grava, nieve, agua, arena suelta..., da igual; el Range admite todo eso y mucho más, porque a pesar de ser un vehículo de lujo, no a perdido su ADN de TT puro.

El Terrain Response de segunda generación, se encarga de analizar el terreno por el que estamos circulando y adecuar las suspensiones, el cambio, el motor, las reductoras y los sistemas dinámicos del vehículo automáticamente o según nuestra elección por medio de un botón entre cinco programas; tierra, arena, asfalto, barro o superficies deslizantes.

También a visto mejorado su ángulo de ataque, de salida y ventral y la capacidad de vadeo de ríos es ahora de 90cm, cuando en el modelo que aun sigue a la venta es de 70cm.

Indudablemente, el Range Rover sigue siendo el rival a batir dentro de los TT de lujo y de altas prestaciones. El nuevo modelo tiene mucho de nuevo, pero mantiene las mismas aptitudes, actitudes y capacidades que sus tres predecesores y a pesar de que la generación actual viene envuelta en un halo de refinamiento y exclusividad casi extremo; los chicos de la marca británica han sabido plasmar en el Range la esencia y la experiencia acumulada en los últimos 40 años.

Pero esa esencia y experiencia tiene un precio, que parte de los 98.500 euros para la versión TDV6, hasta los 145.000 del 5.0 V8 Supercharged sin opciones.


Para mí, el Range Rover ya es una leyenda viva y el mejor representante del lujo dentro del mundo de los TT; aunque parezca que lujo y campo no puedan ir asociados de ninguna manera... ¿Os tengo que recordar que Lamborghini comenzó siendo fabricante de tractores?.

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC