Gama Dacia 2013. Familia "Low Cost"

Cuidado con Dacia... La marca de bajo coste del grupo Renault está batiendo todos los records de ventas en todo el mundo y a la chita callando, se está convirtiendo en una muy buena alternativa para muchos, y más en los tiempos que corren.

Dacia siempre se ha beneficiado de los coches que Renault dejaba de fabricar. Compraban todas las máquinas y ensamblaban el mismo coche bajo licencia, pero con la marca de origen rumano. El resultado eran coches más que probados en occidente, muy duros y con un precio acorde a los ingresos de una familia media de la Europa del Éste.
El presidente de la alianza Renault-Nissan, Carlos Ghosn; vio un gran negocio si eran capaces de hacer que Dacia fuera auto-suficiente y con las mismas prácticas; pero con un diseño diferenciado y siendo capaces de fabricar coches de bajo coste, pero para todo el mundo.
Adquirió una mayoría de acciones de la empresa y empezaron a crear su estrategia de marca propia dentro del grupo.


Comenzaron hace algunos años, con un coche pequeño, pero con una gran habitabilidad, un enorme maletero y unos acabados simples pero duraderos, llamado Dacia Logan.
Aprovechaba las piezas descatalogadas de la penúltima generación del Renault Clio y se seguía utilizando la maquinaria que en teoría ya se había quedado obsoleta y habría que reciclar. Pero a pesar de compartir chasis, interiores, guarnecidos y electrónica con el Clio de la anterior generación, la carrocería era totalmente nueva, lo que hacía del nuevo Dacia, un coche diferente para el gran público.


Se anunciaba como el coche de los 6.000 euros y además venía precedido por la garantía que te daba el que fuera un coche que se vendía en los concesionarios de Renault y bajo su paraguas comercial y su servicio técnico, lo que le aportaba un gran valor añadido de cara al gran público.

En otros países emergentes, como la India o sudamérica en general, ésta misma plataforma se vendía como Renault, para afianzar la marca del rombo en aquellos países en la que era desconocida o ya tenía un gran valor propio.

El caso es que en todas las latitudes en las que el Dacia-Renault se vendía, tuvo un gran éxito. En Europa occidental se compraba como segundo vehículo; asequible, barato de mantener, con materiales duraderos y compacto. En la Europa oriental, como primer coche de una familia media de una cierta categoría y comparable a los Lada o Auto Vaz de procedencia rusa, pero mejor acabado. En sudamérica, también como primer vehículo y muy semejante a los Citroën o Peugeot que también tienen un gran potencial en países como Argentina, Venezuela o México, entre otros. Y en países como la India, se le considera un vehículo de representación...

Han ido pasando los años y Dacia se a posicionado como una marca "low cost" muy rentable dentro del Grupo Renault-Nissan, con un muy buen índice de ventas y mejores previsiones; por lo que poco a poco han ido ocupando puestos en otras categorías y han ido ampliando la gama, pero siempre aprovechando sinergias, ajustando el equipamiento de serie y los materiales utilizados y fabricando en países en los que la producción sea más barata y las condiciones económicas más idóneas; con la única finalidad de ofrecer al cliente final un producto "triple B" (bueno, bonito y barato). Bueno; lo de bonito lo dejamos para según que gustos...

Para 2013; Dacia cuenta con los remozados Sandero y Logan en todas sus variantes, que han sufrido un buen lavado de cara; el Stepway, que es un Sandero con estética campera; el Duster, que es un todo-camino muy eficaz y asequible y el monovolumen Lodgy. Próximamente se comercializará el Dokker, en configuraciones de monovolumen y furgoneta de carga.

El Sandero es el coche de acceso a la gama. Se trata de un urbano muy coqueto, con un diseño aparente, un amplio interior, un buen maletero de 320 litros y unos motores que sin ser de última generación; resultan más que suficientes para moverse por cualquier tipo de vía con las limitaciones de velocidad actuales.
En el interior nos encontramos con plásticos duros y un equipamiento escaso, que no cuenta con climatizador, pero que puede incorporar sistema de Bluetooth, control de velocidad de crucero con limitador, elevalunas eléctricos, y un equipo con navegador y puerto USB, como mayor aporte tecnológico.


El Stepway es exactamente igual, pero con las suspensiones más blandas y un poco más sobre-elevado. También cuenta con embellecedores de plástico alrededor de la carrocería que le aportan ese "look" campero.

El Logan lo comparte todo con el Sandero. De hecho, hasta el pilar B, los dos coches son iguales y hasta la zaga, comparten el 80% de las piezas, aunque el Logan tiene cuatro variantes; el sedan, que tiene un maletero convencional de más de 500 litros, y el Break, que es la versión familiar y alberga un espacio de carga de hasta 700 litros sin abatir los asientos, Van, que es el Break pero reconvertido en furgón de carga y hasta una variante con carrocería Pick-up.

Todos ellos acusan el mismo mal y las mismas virtudes a la hora de ponerse a los mandos. El puesto de conductor no está tan cuidado como en otros coches más caros.
El mullido del asiento es blando y probablemente lo sea más con el paso del tiempo; la dirección se a mejorado y ahora es más fácil de conducir por carreteras repletas de curvas, pero las suspensiones tan blandas no ayudan y dan cierta sensación de inseguridad, en el caso del Stepway mucho más..., si además le sumamos un peso contenido de unos 1.000 Kg, el viento racheado puede darnos algún que otro "sustillo".
La ergonomía no es la más idónea y los pedales y el reposapies están un poco desplazados, pero una vez que te acostumbras no hay mayor problema.
Eso sí; el espacio de carga, el espacio interior, los acabados suficientes y duros para el uso diario y el precio de adquisición son sus mejores aliados.

Los motores son bastante básicos y no tienen un amplio abanico de potencias, pero son más que suficientes para impulsar a toda la gama.

El Logan cuenta con dos propulsores, uno gasolina de 1.2 y 16V que rinde 75cv y un diésel 1.5 con idéntica potencia.
El Sandero cuenta con el mismo bloque de gasolina 1.2 y 75cv y un novedoso 0.9 estrenado en el nuevo Clio, con 90cv, que quizás sea la mejor opción para éste coche. La alternativa diésel se beneficia también del 2.0 dCi de 90cv bastante conocido en la marca.

El monovolumen Lodgy a sido el último en llegar y todavía está por ver que aceptación tiene entre el gran público. Reune en un mismo recipiente un vehículo amplio, con la posibilidad de transportar hasta a siete ocupantes, con un maletero enorme y un precio contenido.
Es el coche ideal para familias con hijos pequeños y que no tengan una gran capacidad económica o que prefieran destinar el dinero a otros menesteres que no sea gastárselos en un coche.
Como todos los Dacia, el equipamiento de serie no es ni mucho menos amplio, y los materiales utilizados no destacan por su tacto y ajustes; pero cumple con solvencia y a bajo coste, el problema de movilidad de esas familias que necesiten moverse y viajar con sus hijos y todos los bártulos y juguetes que necesiten.
En su momento hablamos más detenidamente sobre él y si queréis saber más; aquí tenéis el enlace.


El Duster en cambio, hace tiempo que llegó y hace tiempo que comentamos todas sus virtudes. Es el portaestandarte de la marca, porque es todo un superventas. En algunos países se considera un vehículo de lujo y no es difícil ver a alguien que viaja en un Duster en los asientos de atrás y conduciendo un chofer.

La verdad es que se trata de un todo-camino muy capaz, con unos acabados muy austeros, pero resistentes al uso más extremo y además; tiene una apariencia muy atractiva. Puede montar tracción 4x2 o 4x4, la cual se beneficia de soluciones empleadas en el Nissan X-Trail.
Obviamente, acusa todos los defectos de sus hermanos y algunas de sus virtudes, pero en general es un buen vehículo y tiene una gran relación entre calidad y precio. Para saber algo más sobre él, aquí tenéis el enlace.


Por último; voy a haceros referencia al Dokker; un monovolumen-furgón, con las mismas pretensiones que por ejemplo, el Peugeot Partner y el Partner Tepee, que además también tendrá su variante de carga correspondiente.
No se sabe mucho de él, pero lo que está claro que se beneficiará de la plataforma del Renault Kangoo y que tendrá unas características similares al Lodgy, con un precio también muy asequible.

Y hablándo de precios; la gama comienza a partir de unos 4.800 euros que te costará el Sandero con el acabado Base y el motor 1.2 de gasolina, con el plan PIVE y financiandolo con la propia marca, hasta los 18.800 euros que te costará el Duster 1.6 dCi con 110cv 4x4 y acabado Laureate.


Como veis; no se puede ofrecer más por menos y la familia todavía sigue creciendo para ofrecer un producto "low cost" en varios segmentos diferentes.
Como la situación económica siga así; me parece que Dacia seguirá siendo una marca super-ventas y cada vez más; veremos a los componentes de su gama circulando por nuestras carreteras, lo cual es una buena noticia para ellos.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC