Mc Laren MP4-12C Spider. CR7 ya se lo ha comprado.

Que a Cristiano Ronaldo, le gustan los coches caros y exclusivos no es ningún secreto. Cuando jugaba en el Manchester United estrelló su flamante Ferrari GTB en un túnel y a finales de éste año que ya se termina, se ha subastado aun con el impacto, llegando a un precio desorbitado (verás cuando lo arregle...).
En la actualidad conduce un Audi R8 V10 cedido por la marca, tan solo para ir a los entrenamientos con el Real Madrid; pero para su uso personal, en su garaje de La Moraleja tiene joyas como un Lamborghini Reventón, un Porsche Panamera Turbo, un Ferrari GTO... y su última adquisición; un Mc Laren MP4-12C Spider.


La versión cerrada nació hace unos años con el punto de mira puesto en el Ferrari 458 Italia. Mejoraba al italiano en muchos aspectos; tecnología, simplicidad, efectividad..., pero Ferrari tiene algo con lo que Mc Laren, de momento, tan solo puede soñar; historia, pasión y una legión de seguidores incondicionales.

El MP4-12C tiene un diseño precioso, obra del visionario español Frank Stephenson (tiene nombre inglés, pero nació en Málaga, de donde es originaria su madre). Es muy afilado, con unos faros delanteros con forma de punta de flecha y luces diurnas con efecto boomerang que se asemejan en forma al logotipo que luce con orgullo en su frontal. En la linea lateral destacan las entradas de aire situadas detrás de las puertas que también emulan de cierta manera la forma del emblema de la marca y una zaga muy original, con un difusor que genera el famoso efecto suelo, unas enormes salidas de escape con forma trapezoidal situadas muy arriba y en el centro de un aplique con forma de láminas y donde se camuflan a la perfección los pilotos traseros y por último; un alerón móvil que genera una gran presión sobre las ruedas posteriores cuando se circula a velocidades muy altas y que además, hace las veces de aerofreno en las deceleraciones más brutales.

Si profundizamos en materia, también podríamos decir que es el primer coche "comercial" que utiliza un chasis monocasco fabricado íntegramente en fibra de carbono, al igual que muchos de los componentes auxiliares de la carrocería. Ésta solución se emplea en los "cockpit" de los F1 y en super-deportivos que en la mayoría de los casos superan el millón de euros, de ahí que haya puesto lo de comercial entre comillas.
Favorece la ligereza del conjunto y la seguridad de los ocupantes, ya que la fibra no pesa mucho pero a su vez, tiene una gran rigidez torsional y una gran resistencia a los impactos.

El motor que utiliza es de fabricación propia y se trata de un 3.8 V8 al que se le ha aumentado la potencia original de 580 a 620cv con ligeras modificaciones. Alcanza los 330 Km/h de velocidad punta y acelera de 0-100 Km/h en unos fulgurantes 3,1 segundos.

Pero como no solo de pan vive el hombre; Mc Laren a comercializado la versión Spider de ese modelo, que en realidad es la que hoy nos ocupa.
Posee las mismas cualidades que la versión cerrada; la misma aceleración, casi la misma velocidad punta, las mismas soluciones técnicas..., y cuando está con el techo puesto, incluso la misma estética. Han hecho un trabajo tan minucioso, que apenas se nota cual es la variante cerrada y la Spider y tienes que fijarte mucho, para darte cuenta que el techo de la variante descapotable es un poco más corto y que tiene dos "jorobas" encima de los asientos que sirven para admitir el aire que refrigera al motor.

Se trata de un techo duro retráctil, que tarda 17 segundos en replegarse y se puede realizar esa maniobra en marcha hasta unos 50 Km/h. Queda perfectamente camuflado en la parte trasera y además, deja entrever el motor central por una pequeña ventana.
Una pequeña peculiaridad que no tienen sus competidores más directos, es la posibilidad de accionar la luneta trasera de manera independiente; como si fuera un elevalunas eléctrico más. Cuando vamos sin capota, hace las veces de deriva-brisas y cuando ponemos el techo, podemos recibir aire por detrás de nuestras cabezas y además, escuchar con mayor nitidez el impresionante sonido del V8 pegado a nuestra espalda.

Por lo demás; es prácticamente igual que la versión cerrada. Gracias a que la estructura ya era lo suficientemente rígida y resistente, el peso de ésta versión tan solo a aumentado unos 40 Kg, por lo que las prestaciones no se han visto perjudicadas. También se han modificado el accionamiento de las levas de magnesio para activar el cambio, que ahora tienen un accionamiento más suave y menos duro, han cambiado el sistema de apertura de puertas táctil por un pulsador, ya que recibieron varias críticas por parte de sus clientes y poco más.

Todo es tan metódico en éste coche, que conducirlo a velocidades de infarto es sumamente fácil. Incluso si cometemos errores de base en nuestra conducción, el arsenal tecnológico que posee éste coche, encontrará la manera de sacarte del apuro.
También es totalmente configurable y hasta podemos elegir el sonido del escape en tres modalidades diferentes; Confort, Normal y Sport. Las suspensiones hidráulicas, también configurables; favorecen un paso por curva impresionante y absorven todas las imperfecciones del asfalto de una manera ejemplar y apenas balancea en ninguna curva. La estabilidad bajo cualquier circunstancia es ejemplar.




Por eso es un coche peligroso; porque hace muy fácil lo prácticamente imposible, y cualquier conductor medio, con tan solo un par de vueltas de circuito, sería capaz de extraer la "quintaesencia" de éste deportivo.
En un 458 Italia, el motor se siente más rudo y es capaz de sacarte una inmensa sonrisa de tus labios con solo escucharlo y no es tan benévolo con tus fallos a pesar de que también tiene una gran tecnología a su disposición. Implica más al conductor y la pasión siempre está por encima de la razón; ese es el secreto de la marca de Maranello...

Tanto en la pista como en la carretera, siguen siendo rivales, y en la pista y en la carretera se notan las mismas diferencias. En los circuitos, el carácter de un equipo y otro es totalmente opuesto; metódico en el equipo inglés y más..."divertido" y relajado en el italiano. Siempre verás a miles de "tifossi" abarrotando las gradas con sus banderas y formando bullicio, mientras que apenas verás un par de ellas con el símbolo de Mc Laren ondeando con fuerza a su paso. Y eso se traslada al mundo real de la misma manera.
El Mc Laren lo hace todo bien y fácil, mientras que el Ferrari requiere que vayas ciertamente concentrado y te hace sentir lo que el inglés no puede...

Globalmente; el Mc Laren puede que sea mejor coche(de hecho, a mi me lo parece), pero con él no podrás obtener las mismas sensaciones en tu sistema nervioso y en la zona del cerebro que recopila los sentimientos, que con cualquier coche de la factoría de Maranello.

Ahora; si tienes que elegir, por 258.400 euros tendrás exclusividad, tecnología, potencia, belleza y facilidad de conducción y por 230.000 euros además de todo eso, tendrás pasión...

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC