Seat Ibiza Cupra. Veneno en frasco pequeño.

La denominación Cupra data de 1996 y se utilizó por primera vez en un Seat Ibiza GTi modificado, que montaba un motor 2.0 16v con 150cv procedente de otro GTi del grupo VAG; el Golf.
En un principio iba a ser una edición especial para celebrar que habían conseguido el triunfo en el campeonato del mundo de rallies con su Ibiza Kit Car, no obstante; las siglas significan "Cup Racing".
Pero lo que no esperaban en la marca española, es que iba a tener tanto éxito entre los aficionados y a partir de entonces han denominado Cupra a todas las versiones más radicales y deportivas, tanto del Ibiza como del Seat Leon.

Pero hoy tan solo vamos ha hablar de la última generación del Ibiza con esa denominación y que acaba de salir a la venta aprovechando su reciente "lavado de cara".
Como no podría ser de otra forma, el nuevo Cupra es la variante más prestacional del pequeño utilitario y comparte muchos componentes y soluciones con el Polo GTi del que os hablamos hace muy poco tiempo y que podéis ver si pincháis en este enlace.








El motor es un 1.4 TSI con 180cv y 250 Nm de par máximo, con el que el pequeño Ibiza es capaz de acelerar de 0-100 Km/h en tan solo 6,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 228 Km/h.
Está asociado a la siempre deliciosa y adictiva transmisión DSG de 7 relaciones con levas detrás del volante y para hacerlo más efectivo en conducción deportiva, monta el emulador de autoblocante XDS.
Si un autoblocante mecánico transfiere el exceso de par de la rueda que patina a la rueda con mayor tracción del mismo eje; el XDS es tan solo una función del ESP que frena la rueda que no cuenta con adherencia y automáticamente esa fuerza se transmite a la rueda contraria.
Es una solución más barata y muy efectiva, pero merma mucho las capacidades y sensaciones deportivas en un vehículo como este, en el que se supone que eso debería de ser lo primero. Además castiga mucho a los discos de freno y sería recomendable optar por unos más grandes que cuestan poco más de 1.000 euros, pero ofrecen mucha más resistencia.







La suspensión también a sido remodelada y ahora ofrece un mejor compromiso entre confort y precisión. En la edición anterior era muy rebotona y con pequeñas modificaciones en los muelles y otros componentes, han logrado que el coche se muestre igual de ágil, pero no tan agotador a la hora de realizar largos recorridos.

Estéticamente se desmarca del resto de la gama con pequeños matices que le hacen parecer bastante deportivo. Los cambios en el frontal, con una parrilla delantera más alargada y la entrada de aire inferior, hacen del Ibiza bastante más musculoso y ancho que sus "hermanos". Las luces diurnas que marcan el contorno de los faros delanteros y los pilotos posteriores, también de tecnología LED, le aportan mucho carácter, además de un paragolpes trasero totalmente nuevo que incluye un pequeño difusor y la preciosa salida de escape en el centro (aunque sea de pega y se vean los dos pequeños tubos de escape de su interior si te fijas bien).







En el interior también contemplamos cambios sutiles pero sustanciales. El equipo de sonido a sido sustituido por uno más fácil de accionar y con mayor calidad de audición que el anterior, que recibió muchas críticas debido a su manejo complejo.
Cuenta con elementos diferenciadores, como la tapiceria exclusiva, volante forrado en cuero, pedales de aluminio, climatizador automático, y hasta un navegador con pantalla de 7" en el cual, se pueden configurar hasta unos relojes auxiliares con las revoluciones, por ejemplo.







En conclusión; es un utilitario deportivo, con un motor muy potente y además poco "gastón" ya que mantiene una media de consumo mixto de tan solo 5,9 litros a los 100 Km. Es muy utilizable a diario y muy adictivo en una carretera de montaña, a pesar de que se haya perdido por el camino la autenticidad de los utilitarios deportivos de antaño, como el 205 GTI o el mismo Seat Ibiza Cupra original, en favor de una mayor seguridad, a pesar de que haga la vida más fácil a un conductor lleno de testosterona que liberar...

El precio final para esta versión es también bastante interesante, ya que puedes acceder a esta pequeña bomba de relojería por apenas poco más de 21.000 euros, aunque con el plan PIVE recién renovado y la financiación de la propia Seat; se te puede quedar en unos 18.000 euros.
Es lo que me costó mi i30 SW totalmente equipado, pero carece totalmente de la pasión y potencia del producto español...



¿Queréis pertenecer a la Comunidad Motorproyect? Pues compra uno de nuestros artículos personalizados de tu lugar preferido sobre el mundo del automóvil en la red.   

                                                     Yo soy Motorproyect; ¿y tú?.

                                          http://www.latostadora.com/motorproyect







Pedidos fuera del territorio español:    motorproyect@hotmail.es 









Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC