Renault Zoe. Un Clio muy limpio.

Mira que siempre he sido reticente con los coches eléctricos, que nunca he pensado que cuajaría la idea y que no les veía como alternativa hasta pasados algunos lustros; pero ya están aquí y poco a poco se están haciendo hueco en el mercado.


"Estéticamente sufre varios cambios en su carrocería y se presenta con un toque más tecnológico y futurista que el nuevo Clio."
La alianza entre Renault y Nissan es desde un principio la que más modelos está aportando en este nicho de mercado y ya cuenta entre sus filas con un comercial totalmente eléctrico como el Renault Kangoo Z.E, un cuadriciclo para sortear al tráfico de las grandes urbes llamado Twizy, una berlina como el Fluence Z.E y en Nissan tienen el Leaf, un polivalente compacto que ha sido remozado hace nada.



Pero la novedad que hoy nos ocupa es el utilitario compacto de Renault que deriva directamente de la plataforma del nuevo Clio y que para esta ocasión a sido bautizado con el sobrenombre de Zoe.

Estéticamente sufre varios cambios en su carrocería y se presenta con un toque más tecnológico y futurista que el nuevo Clio.
La parte delantera destaca por la eliminación casi total de la parrilla del radiador, sustituida por una bastante más pequeña, ya que los modelos eléctricos no necesitan tanta refrigeración, lo que da lugar a un paragolpes más profuso en el que se incorporan las luces de iluminación diurna por LED. Los pilotos delanteros también son bastante más rasgados que los del modelo del que deriva y la vista resultante del frontal, se me antoja entre simpática y poderosa.

"Los asientos presentan un buen aspecto y parecen bastante cómodos para un uso por ciudad y la habitabilidad es muy buena, teniendo en cuenta que el piso del coche es totalmente plano"



En la zaga destacan unos faros ovoides-trapezoidales, con carcasas transparentes y con tecnología Led de iluminación y en el coche en general destaca la cantidad y voluminosidad de la chapa en todos sus ángulos, pero a pesar de ello, goza de una gran luminosidad interior, gracias también al tono claro de sus tapicerías, paneles y guarnecidos.


El puesto de conducción es similar al del Clio de última generación, aunque los relojes han sido sustituidos por un panel digital en el que se indica la velocidad, la cantidad de carga disponible, el consumo de la carga...
También cuenta con la pantalla del R-Link de 7", que en este caso también nos muestra otros parámetros referentes al funcionamiento de los motores a tiempo real, además de cumplir las funciones predeterminadas en el sistema como la gestión de la radio, el climatizador, el teléfono y el navegador.
Los asientos presentan un buen aspecto y parecen bastante cómodos para un uso por ciudad y la habitabilidad es muy buena, teniendo en cuenta que el piso del coche es totalmente plano, aunque tiene una pega; las baterías están situadas justo ahí abajo y el piso está un poco más sobre-elevado, por lo que la altura con respecto a los asientos se ha visto perjudicada y personas de cierta altura, notarán el tapizado del techo rozando sus cabezas. No ocurre lo mismo con el maletero, que con 338 litros ofrece una capacidad bastante solvente y además cabe la posibilidad de abatir el asiento trasero (en una pieza) para aumentar esa capacidad en momentos excepcionales.





El motor, obviamente, es eléctrico, con una potencia de 88cv que se transmite a las ruedas delanteras por medio de una transmisión con una sola marcha hacia adelante y otra hacia atrás. Alcanza una velocidad máxima de 135 Km/h y de 0-50 Km/h acelera en tan solo 4 segundos, por lo que es una muy buena alternativa para la ciudad y no tanto para trayectos por carretera abierta, ya que a partir de 120 Km/h el coche pierde fuerza de forma progresiva.
Las baterías son de iones-litio de 400V que Renault alquila por 75 euros al mes. Por ese precio, Renault te ofrece la posibilidad de cambiarla en el momento que llegue al 75% de su capacidad o si tiene algún tipo de avería y el motor tiene una garantía de 5 años o 100.000 Km; el resto de componentes tan solo de 2 años, como la mayoría de los coches convencionales.

"El motor, obviamente, es eléctrico, con una potencia de 88cv que se transmite a las ruedas delanteras por medio de una transmisión con una sola marcha hacia adelante y otra hacia atrás"


Las baterías se pueden recargar en un poste especifico llamado Wallbox cuya instalación correría a cargo del propietario o por medio del sistema "Camaleón", que se puede enchufar tanto a redes monofásicas como trifásicas, variando así el tiempo de recarga entre 30 minutos a 9 horas. Sobra decir, que las baterías son como las de los Smartphones pero en gigante y que durarán más tiempo si tardamos más tiempo en recargarlas.


Dinámicamente se comporta como cualquier utilitario compacto orientado a la ciudad, pero su característica más importante es su nulo consumo de combustible. Tiene un botón con la inscripción ECO, que reduce la respuesta del acelerador y el rendimiento del climatizador, lo cual reduce también el consumo energético de las baterías un 10%. También cuenta con una bomba de calor para la calefacción, frenada regenerativa y neumáticos de baja resistencia a la rodadura en medidas 185/65 R15, que contribuyen a un menor consumo energético para poder alcanzar los algo más de 200 Km de autonomía que anuncia la marca del rombo. Pero también es cierto que esa homologación se ha hecho en condiciones idóneas y en tráfico real, esa autonomía se verá reducida hasta los 100 o 150 Km reales.

"Los coches eléctricos 100% son una gran idea, pero tan solo pueden moverse por ciudad y todavía tienen un largo camino por recorrer para extenderse y ser un producto de gran consumo."
El precio de este compendio tecnológico en su versión básica Live (también existen los acabados Intense y Zen) es de unos 21.250 euros, aunque con las ayudas del Plan PIVE 2 y los beneficios fiscales para los coches eléctricos en España, la cifra se podrá reducir hasta unos 13.000 o 16.000 euros para la versión más equipada.


Los coches eléctricos 100% son una gran idea, pero tan solo pueden moverse por ciudad y todavía tienen un largo camino por recorrer para extenderse y ser un producto de gran consumo. Comprendo que sea una circunstancia muy complicada y que todavía la técnica no haya solucionado los inconvenientes que ofrece la movilidad plenamente eléctrica.
No obstante; como segundo vehículo familiar para ir a trabajar, hacer recados los fines de semana e ir a comer a casa de la suegra es excepcional. Mucho mejor que el Twizy, válido tan solo para dos ocupantes y casi como un ciclomotor; mucho mejor que el Fluence, mucho más voluminoso y torpe para la ciudad; mucho mejor que el Leaf, que también es más grande para la ciudad y que decir del Kangoo, puesto que tan solo es un vehículo comercial. El Zoe es el vehículo idóneo.

No obstante; tenemos apalabrada una prueba de este coche con el concesionario local y cuando la realicemos, corroboraremos lo dicho en este artículo... o nos detractaremos; mientras tanto, esperamos que hayáis disfrutado leyendo.


¿Queréis pertenecer a la Comunidad Motorproyect? Pues compra uno de nuestros artículos personalizados de tu lugar preferido sobre el mundo del automóvil en la red.   

                                                     Yo soy Motorproyect; ¿y tú?.

                                          http://www.latostadora.com/motorproyect





Pedidos fuera del territorio español:    motorproyect@hotmail.es

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC