Peugeot 208 T16 Pikes Peak. Escalando por la vida.


¿Os acordáis del Peugeot 405 T16 con el que Ari Vattanen ganó la subida en 1988 conduciendo con tan solo una mano, ya que el sol le cegaba completamente en muchas de las curvas?. Ese vídeo y esas imágenes se han quedado grabadas en el subsconciente de muchos de nosotros, como una proeza más de uno de los grandes del mundo de los rallies.




En este 2013, Peugeot vuelve a la carga aprovechando la presentación mundial del 208 GTI, y vuelve con toda una institución actual en el mundo de la competición; el nueve veces campeón del WRC Sebastien Loeb.



La subida al monte Pikes Pike se celebra desde 1916 y es la segunda prueba automovilística más importante de los E.E.U.U. después de las 500 Millas de Indianápolis.
Las escarpadas montañas del estado de Colorado, sirven de plataforma publicitaria para todas aquellas marcas que quieran hacer su incursión comercial en aquel mercado y también para poner a prueba los últimos avances en materia mecánica y aerodinámica que se podrían incorporar en futuros coches de competición.

La carrera cronometrada se realiza en una antigua pista forestal con unos 20 Km de longitud, en los que se alternan diferentes tipo de piso como asfalto, tierra o grava y en la que se tiene que lidiar con 156 curvas de diversos ángulos. Cubre un desnivel total de 1.435 metros con una pendiente de media del 7% llegando a una pendiente máxima de 10,5% y además; en muchos de los tramos existe el "aliciente" de que hay una caída libre de varios metros en los que un accidente podría ser fatal.

Habiendo leído ya la receta, nos vamos a poner con los ingredientes. Para empezar contamos con una máquina de chasis tubular y carrocería de fibra, con apéndices bastante exagerados para "sujetar" en el suelo a semejante "bestia" de tan solo 875 Kg de peso. Cuenta con tracción total y un enorme motor V6 de 3.2 litros y 875cv, por lo que su relación peso-potencia, si las matemáticas no me fallan, es de 1Kg-cv, cifra realmente espectacular...
El "cockpit" es realmente espartano y tan solo cuenta con la columna de dirección, el baquet con arneses de sujeción y un marcador digital que indicará al piloto los parámetros imprescindibles.

Su velocidad máxima estará limitada a 240 Km/h, pero no es tan espectacular como los tiempos de aceleración; de 0-100 Km/h en 1,8 segundos, de 0-200 Km/h en 4,8 y su máxima la alcanza en tan solo 7".

Y el ingrediente secreto que dará, o no, consistenca a todo este cóctel, es el piloto de rallies más laureado de todos los tiempos. El francés intentará batir todos los records con el pequeño Peugeot decorado con los colores de guerra del sponsor oficial de Loeb, Red Bull.
El objetivo es rebajar el tiempo conseguido por Rhys Millen el año pasado con un Hyundai Génesis, en el que batió el record hasta la fecha con 9 minutos y 46 segundos.

¿Lo conseguirá?. Yo creo y confío que sí, ya que combinar un gran coche con el mejor piloto de la historia, tiene que dar resultados positivos sí, o sí.
El día 30 de Junio saldremos de dudas...




¿Queréis pertenecer a la Comunidad Motorproyect? Pues compra uno de nuestros artículos personalizados de tu lugar preferido sobre el mundo del automóvil en la red.   

                                                     Yo soy Motorproyect; ¿y tú?.

                                          http://www.latostadora.com/motorproyect




Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC