BMW X5. Rizar el rizo.

El primer X5 llegó en 1999 inaugurando así el segmento de los SUV deportivos de altas prestaciones y a partir de entonces, el resto de las marcas "premium" y no tan "premium" les han ido imitando con más o menos éxito.


"En el exterior tan solo se han matizado alguno de sus trazos para hacer del nuevo X5 un poco más agresivo."

En este 2013 llega su tercera generación, que hace falta ser un experto para distinguirla de la segunda, pero aun así, viene cargada de novedades, sobre todo tecnológicas.






En el exterior tan solo se han matizado alguno de sus trazos para hacer del nuevo X5 un poco más agresivo. La parrilla delantera mantiene los clásicos "riñones" de BMW, pero ahora son más anchos y los faros delanteros tipo LED también se extienden hasta los laterales. El parachoques también a sido remodelado y ahora ofrece al conjunto una pinta más dinámica.
En la vista lateral no cambia casi nada, a excepción de unas branquias situadas en los pasos de rueda que sirven para favorecer la penetración aerodinámica, creando una cortina de aire en la parte posterior de la rueda y de esa manera, conseguir un CX más bajo y por lo tanto, unos consumos y emisiones más ajustados. También se le nota un poco más grande y robusto, ya que su longitud a ganado algunos centímetros y ya roza los 5 metros (4.866mm) y aunque todas las unidades superen las 2 toneladas de peso, se ha hecho un gran esfuerzo en reducir alrededor de unos 90 kg respecto a la segunda generación.





Si nos movemos hacia la zaga, es casi la que menos cambios ha sufrido, con excepción de los pequeños matices en los pilotos, ahora más grandes, y que por su mejorado diseño el maletero ahora puede albergar unos 120 litros más, alcanzando los 1.870 litros de capacidad máxima con todos los asientos plegados. Además, para facilitar la carga de objetos, el portón se puede abrir y cerrar eléctricamente con el mando a distancia.

"Se ha hecho un gran esfuerzo en reducir alrededor de unos 90 kg respecto a la segunda generación."

En el interior tampoco ha cambiado nada en exceso (y ese es el problema); los ajustes son espectaculares, los materiales utilizados sublimes y el compendio tecnológico disponible es lo máximo, pero empieza a ser aburrido y está pidiendo un cambio radical a gritos...

Eso sí; el equipamiento que ofrece tanto de serie como opcional es para auténticos sibaritas de la electrónica y las nuevas tecnologías.
Entre otras cosas, podemos montar elementos tales como la iluminación ambiental interior, una pantalla táctil multi-función de 10,2" con plena conectividad e información excelsa sobre el vehículo en sí, asistente de conducción autónoma por radar y por debajo de 40 Km/h, tapicería de cuero, asientos calefactables y con función de masaje, sistema de visión nocturna, equipo multimedia Bang&Oluffsen de 1.200W, ajuste eléctrico de los asientos delanteros con varias memorias, regulador-limitador de velocidad de crucero, asistente de arranque en pendientes, sensores de luces y lluvia, sensores de aparcamiento con cámara trasera, reconocimiento de señales, navegador con control por voz e información del tráfico en tiempo real...





Pero me voy a detener en el sistema de info-entretenimiento, que ofrece alternativas nunca antes vistas en ningún coche de producción.
A la hora de escuchar música, podemos contar con la ayuda de las aplicaciones de Auper! o Napster, y descargarnos las canciones que queramos entre un catálogo de unas 20 millones, pudiendo configurar nuestra lista de reproducción a nuestro antojo y así cambiar de temas y estilos casi de por vida...
El sistema también cuenta con una "secretaria" virtual, que lee los correos electrónicos, organiza la agenda, lee los mensajes del móvil e incluso redacta los "mails" que le dictemos por medio del reconocimiento de la voz. Además, el "touch pad" con el que cuenta el conductor para seleccionar diferentes parámetros del ordenador, también reconoce nuestra caligrafía y podemos escribir ciertos comandos y ordenes sin apartar la vista de la carretera y apenas sin soltar las manos del volante (bueno; solo una...)
Cuenta también con una función de "asistente personal" que por medio de un centro de llamadas, nos busca y reserva hoteles, direcciones, empresas, tiendas... y nos indica el horario de apertura y cierre.
¿Impresionante, no?





Los motores elegidos para este nuevo mastodonte de la firma bávara, de momento serán tres, a la espera de la versión deportiva X5 M de gasolina que nos sorprenderá con una potencia aproximada de unos 600cv.





Como inicio en la gama, contamos con el xDrive 30d, un 3.0 de 6 cilindros con turbo que genera 258cv, es capaz de alcanzar los 230 Km/h y hacer el 0-100 Km/h en 6,9 segundos, con un consumo mixto homologado de 6,2 l/100 Km.
En el siguiente escalón y siguiendo con las mecánicas de ciclo diésel, podremos optar por la versión M50d, con un 3.0 y triple turbo con 381cv, 250 Km/h de punta y unos consumos frugales de 6,7 l/100 Km para todo el potencial que tiene.
Por último, pero no menos importante, contamos con el motor más potente y el único de gasolina; el xDrive50i, con 450cv una aceleración de 0-100 Km/h en 5 segundos, una velocidad auto-limitada de 250 Km/h y unos consumos que aquí se disparan hasta los 10,4 l/100 Km.


"En el interior tampoco ha cambiado nada en exceso (y ese es el problema); empieza a ser aburrido y está pidiendo un cambio radical a gritos..."


Todos pueden ir asociados a un cambio automático de 8 relaciones y todos llevan tracción integral de serie, pero a finales de año llegará una versión de acceso a la gama, con tan solo cuatro cilindros, denominada sDrive25d, que ajustará el precio al máximo, ya que solo contará con tracción trasera y además con el cambio automático de 8 marchas, se preve que consiga unos consumos de unos 5,6 l/100 Km, todo un record en la categoría.
También se incorporará una nueva mecánica de gasolina de 306cv y otro diésel de 313cv completará la gama de motores a principios de año.




Los precios, a la espera del sDrive25d, partirán desde los 59.000 euros aproximados, para la versión xDrive30d; hasta los más de 85.000 euros de la versión más potente de ciclo diésel M50d.







Los chicos de Munich no han querido cambiar mucho la fórmula de lo que han visto que les lleva funcionando desde hace años.
Solo han actualizado lo que ya tenían; le han incorporado unos motores optimizados, una caja de cambios excepcional y lo han dotado de una carga tecnológica nunca antes vista en un coche que no sea un "concept"; pero ese interior tan sobrio... !!!hay que cambiarlo ya!!!.



¿Queréis pertenecer a la Comunidad Motorproyect? Pues compra uno de nuestros artículos personalizados de tu lugar preferido sobre el mundo del automóvil en la red.   

                                                     Yo soy Motorproyect; ¿y tú?.

                                          http://www.latostadora.com/motorproyect








Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC