Comparativa GTI. Opel Corsa OPC.

Después de hacer un pequeño repaso al Salón Internacional de Frankfurt de este año, vamos a retomar de nuevo nuestro pequeño repaso a los utilitarios GTI que se venden en este país.
Seguimos por orden alfabético y nos encontramos con el que se le podría considerar el "macarra" del grupo, por su estética "racing" y por sus mínimas concesiones al confort general; el Opel Corsa OPC.





Con esta afirmación no quiero decir que no sirva para el día a día, pero lo que es cierto es que es, junto con el Mini, el más "duro" de todos.
Es, probablemente, al que más le pesen los años y más teniendo en cuenta que casi todos sus rivales han renacido y rejuvenecido con sus nuevas carrocerías y motores de última hornada. También será uno de los más olvidados a la hora de adquirir este tipo de coches y de los que menos atención se les presta, pero cualidades para estar entre los mejores no le faltan y ahora os lo vamos a demostrar.

"Nos encontramos con el que se le podría considerar el "macarra" del grupo"


Empezaremos por su aspecto. La carrocería que monta el pequeño Corsa OPC (Opel Performance Center), viene cargada de aditamentos estéticos que delatan que estamos hablando de un Corsa muy serio. Taloneras específicas, paragolpes específicos, llantas de 17" específicas (18" en opción), alerón trasero sobre-dimensionado, y una característica salida de escape central con forma de triángulo invertido "incrustada" en medio del difusor trasero; le dan un aspecto de "batalla" y presume de una estética de las más agresivas del grupo.
El sonido que emana de ese escape tan peculiar es abrumador y los más "canis" intentarán siempre circular con el motor por encima de las 4.000 rpm para que se haga más bronco y más perceptible si cabe.

En el interior nos encontramos con un habitáculo sobrio, rectilíneo, angosto y lejos de las formas y texturas de materiales más blandos de las que sí presumen la mayoría de sus rivales directos, a excepción, probablemente, del Skoda Fabia RS del que hablaremos en su momento.
En este apartado también se le notan los años y la ergonomía en la situación de los mandos no es uno de sus fuertes, concretamente, la pantalla del navegador opcional que tiene una posición muy baja y muy poco accesible respecto a la mano y la vista del conductor.
La pantalla del ordenador de a bordo sí que es muy visible, ya que en un solo golpe de vista podemos acceder a los diferentes parámetros que nos indica y la postura de conducción es muy buena. Enseguida nos encontraremos a gusto y muy arropados por los excelentes asientos Recaro tipo baquet que son de serie y ofrecen una óptima sujeción lateral. Lo único reseñable es quizás una postura de conducción un poco elevada y el pomo de la palanca de cambios con forma cúbica, que no es que sea el "summun" del tacto para una mano cóncava; pero nada que importe demasiado.

En las plazas traseras tan solo dos adultos irán relativamente cómodos ya que la altura respecto al techo no es la más favorable y como consecuencia de los asientos deportivos, el espacio para las piernas de los ocupantes de dichas plazas es tan solo suficiente. Pero es un mal menor y bastante común en coches de estas características, así que es una circunstancia que importa entre poco y nada.




El equipamiento de serie y opcional es bastante extenso y colmará las expectativas de cualquiera de los usuarios que se decanten por el pequeño deportivo de la marca del rayo.
Además del navegador, los asientos deportivos y el ordenador de a bordo, puede montar techo solar panorámico, llantas de 18", ayuda de arranque en pendiente, climatizador, volante multi-función, limitador-regulador de velocidad, seis airbags, sensor de lluvia y luces, faros adaptativos con función "cornering" de alumbrado en curvas, control de tracción, ESP, equipo HI-FI con toma USB, retrovisores eléctricos, luces anti-niebla...

"Presume de una estética de las más agresivas del grupo."


El conjunto mecánico es un bloque motor de 1.6 litros con turbo, que genera unos nada despreciables 192cv y un par máximo de 266Nm. Va asociado a una transmisión manual de seis relaciones que traslada toda su fuerza a las ruedas delanteras y con el que es capaz de alcanzar los 225 Km/h de velocidad máxima y acelerar de 0-100 Km/h en solo 7,1 segundos. Menuda "joyita"...

El margen de utilización es como el de un motor atmosférico y el efecto del turbo no se deja notar apenas, pero sabemos que está ahí y que entrega lo mejor de sí a partir de las 2.500 o 3.000 rpm.
El consumo mixto homologado a los 100 Km recorridos es de 7,3 litros, pero tú y yo sabemos que si adquieres un coche como el OPC, ni vas a ir a 120, ni te va ha importar ser cada día más "verde"; así que nos aproximaremos más a los 9-10 litros/100 Km.

El comportamiento en carretera abierta, te va a invitar a desviarte por tramos de montaña muy virados y a jugar continuamente con los frenos, caja de cambios y acelerador...

Es un coche muy ágil, casi en el mismo rango que el mismísimo Mini o el Fiesta ST, y el tren trasero siempre te ayuda a redondear las curvas sin que el ESP haga acto de presencia, a no ser que sea estrictamente necesario. El chasis a sido rebajado unos milímetros y ahora admite un eje torsional trasero un 25% más rígido que el de un Corsa normal, además de modificarse el tarado de las suspensiones y cambiar los muelles por unos más firmes.

"El sonido que emana de ese escape tan peculiar es abrumador y los más "canis" intentarán siempre circular con el motor por encima de las 4.000 rpm"


A diferencia de otros modelos más modernos, el Opel no cuenta con ningún sistema autoblocante ni mecánico, ni electrónico, así que dependerá tan solo de tus "manos" al volante el poder aprovechar todo el potencial del pequeño de la familia OPC. De esta manera, su tendencia subviradora, sumada a la potencia del conjunto, se hace un tanto más incómoda y hace que te mantengas alerta en todo momento dentro de una conducción deportiva.
Por momentos puntuales, el Corsa OPC parece incapaz de transmitir toda esa potencia de repente al asfalto así que las pérdidas de tracción a la salida de las curvas son más que meras apariencias y el chirrido de las ruedas patinando e intentando aferrarse al asfalto es perceptible, pero no supone ningún problema a no ser que estés haciendo el mejor tiempo en un circuito.

Es un coche radical orientado a los más "quemados" en la conducción, muy satisfactorio y que hará sudar de auténtico gozo a sus afortunados propietarios, pero por alguna extraña razón, casi nunca se tiene en cuenta a la hora de la compra.
¿Será por su imagen algo desfasada y un tanto llamativa?, ¿será por su tecnología menos de "moda"?, ¿será por su equipamiento?, ¿será por su tacto "rudo"?...; por el precio no creo, porque se sitúa dentro de los parámetros y márgenes en los que se mueven sus competidores en el mercado. Desde 19.250 euros puedes optar por esta versión "racing" del pequeño Corsa.

"Es un coche radical orientado a los más "quemados" en la conducción, muy satisfactorio y que hará sudar de auténtico gozo a sus afortunados propietarios"


Pero por 4.000 euros más, podéis optar por el "Pack" Nürburgring Edition que es lo mismo, pero con el motor potenciado hasta los 210cv con mejor aceleración de 0-100 Km/h, mayor velocidad máxima, una doble salida de escape, un diferencial autoblocante mecánico (ahora sí), llantas específicas multirradio de color grafito de 18", y nuevas suspensiones firmadas por el especialista Bilstein, además de unos frenos más potentes firmados por Brembo.
Mejora ligeramente en todos los parámetros al OPC "normal", pero es que con la incorporación de ese diferencial con un funcionamiento delicioso; ahora sí que tenemos un auténtico "juguete" de carreras, apto tanto para tramos de rallyes como para circuito.



El chasis es una "tabla", el conjunto muelle-amortiguador bastante rígido y las enormes ruedas tampoco ayudan a mantener un confort interior digno de las mejores berlinas, no tiene un gran maletero, las plazas posteriores son un tanto angostas, los materiales no son de primera línea..., pero estamos hablando de sensaciones y con el Corsa OPC, pero sobre todo, con la edición especial Nürburgring, te sentirás como el mismísimo Dani Sordo después de haber ganado un rally del mundial; con una enorme sonrisa en la cara y preguntando donde hay un bar para comprar una botella de champagne...



Próxima entrada de la comparativa: Peugeot 208 GTI.

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC