Peugeot 308 2013. Algo está cambiando en Peugeot



Acaba de llegar, apenas se ha empezado a poner a la venta y apunta alto. Se trata del nuevo retoño de Peugeot; el muy a fondo renovado 308.

Como es sabido el segmento de los compactos es, tradicionalmente en Europa, el de mayor volumen de ventas y el más competido entre las distintas marcas. No importó el auge de los monovolúmenes compactos, la moda SUV (en todos sus tamaños) o el gigantismo anabolizado al que se han sometido los utilitarios; los compactos son como Los Simpson a mediodía, por muy vistos que estén y por mucha competencia que les salga, siempre están ahí y tienen un público fiel.

Por este motivo, ninguna marca debería descuidar su gama de compactos, y en caso de hacerlo, ponerse las pilas con ello, y Peugeot da la impresión de haber querido saldar con creces un par de cuentas pendientes.

- Algo está cambiando en Peugeot

Hasta no hace mucho la gama de Peugeot se basaba en repetir la estética y la fórmula del exitoso 206. Durante prácticamente dos lustros la marca del felino ha vivido de las rentas de repetir y adaptar sin mucho acierto los rasgos del pequeño utilitario a prácticamente toda su gama. El 307 fue un 206 a escala 1,25:1, el 207 un 206 actualizado, el primer 308 apenas se diferenciaba del restyling del 307, que apenas se diferenciaba del 207… incluso el 607 me sigue pareciendo un adefesio de diseño demasiado infantil para las pretensiones Premium del modelo.


Pero algo debió de pasar. Algún bicho mordió al departamento de diseño y les despertó de su letargo. Empezó tímidamente con el 3008, vio la luz con el 508, eclosionó con el 208 y se perfeccionó con el 308 que hoy os traemos.

Pero no sólo de caras bonitas bebe el cambio. La calidad percibida, avances en materia de equipamiento y tecnologías así como una revisada y renovada gama de motores perfeccionan los productos ofrecidos.

- Diseño exterior

Elegancia a la francesa
Eficiencia es una de las directrices en las que se ha asentado el desarrollo del nuevo felino. Anuncia un peso hasta 140 kg inferior al modelo al que sustituye (como es habitual, disponiendo de más equipamiento). Pero no sólo adelgaza frente a la báscula, también aporta su granito de arena a mitigar otro gran pecado de la industria automovilística; el gigantismo. El 308 no sólo no crece respecto a su predecesor, sino que es 2 cm más corto y casi 1 más bajo. Sus medidas exteriores se quedan en 4,25x1,80x1,46 m, con una batalla que crece hasta los 2,62 m.

Respecto al modelo saliente apenas hay semejanzas. Nos libramos (por fin) de los descomunales focos delanteros y de la “bocaza” sonriente predominantes hasta ahora y se adopta la nueva estética de la casa del león, asemejando al nuevo felino a sus hermanos de gama. No obstante la vista frontal se me antoja demasiado parecida a la de su directo rival el Opel Astra.

Por fin una cara normal... tan normal que me suena de algo...




En la línea lateral y arrancando desde las puertas delanteras encontramos dos nervios que recorren el lateral, aportando fuerza y dotando de robustez a la percepción del vehículo. Detalle interesante me parece el pilar C, que reniega de la forma triangular de la que tanto abusan los diseñadores de gran parte de las marcas y causante de la excesiva similitud en la vista lateral de la mayoría de los compactos del mercado. En el 308 nos encontramos con un pilar C de formas trapezoidales que lo alejan del diseño generalista y lo acerca más al esperado en los modelos alemanes Premium del segmento.

En la envolvente zaga nos encontramos unos pilotos traseros con “forma de garra” (sic) o de C, elemento de diseño adoptado en los últimos modelos de la marca francesa.




- Interior

El esfuerzo de Peugeot en ofrecer un producto redondo continúa en el interior. El salto es abismal y tanto calidad y diseño brillan con luz propia.

En lo que Peugeot ha venido a denominar i-cockpit (Apple, yo te maldigo por crear la moda de la "i") nos encontramos con un nuevo concepto de habitáculo y cuadro de instrumentos.

La consola central queda presidida por una pantalla táctil de 9,7 pulgadas, orientada al conductor, que aglutina las funciones principales de la climatización, sistema de sonido, navegación, ayudas a la conducción, etc…  De esta manera se “limpia” de botones dejando los imprescindibles a la vista y aportando sobriedad y elegancia al interior. En las salidas de la ventilación nos encontramos de nuevo las “garras” que comentábamos en los pilotos traseros.

Sobriedad y limpieza

Heredado del 208 y mejorado en el presente 308 es el concepto de “Head-up display” del cuadro de instrumentos y volante. El volante reduce su tamaño y está achatado por arriba y por abajo, mientras los relojes elevan su posición para ofrecer una visualización por fuera del aro del volante. Con estas alteraciones de “lo habitual” se busca mejorar la seguridad y la comodidad, desviando menos la mirada de la carretera. Como elemento diferenciador encontramos un cuentarrevoluciones que gira en sentido antihorario… curioso.

Perspectiva desde el punto de vista del conductor

Pese a la reducción de tamaño exterior, el ligero aumento de batalla y el aprovechamiento interior no penalizan el espacio para ocupantes, salvo, como es habitual en prácticamente cualquier compacto, las estaturas elevadas. Asimismo el maletero ofrece un espectacular volumen de 420 litros (VDA) incluyendo el doble fondo, todo un hito en la categoría.

- Motores y equipamiento

La gama inicial de motores se compone de tres motores de gasolina y dos diésel, con cajas de cambio de 5 marchas para los motores básicos y de 6 para el resto. En toda la gama se incorpora el Start&Stop para reducir consumos en circulación urbana. Todos cumplen la norma Euro 5 y se distribuyen de la siguiente manera:

-          Gasolina:

1.2 VTi 82 CV
1.6 THP 125 CV
1.6 THP 156 CV

-          Diésel:

1.6 HDi 92 CV
1.6 e-HDi 115 CV

En el futuro cercano se prevé ampliar la gama de motores por otros más modernos (Euro 6), apuntándose a la moda del downsizing los gasolina se sustituirán por un 1.2 e-THP de 110 y 130 CV y los diésel convivirán con los Blue HDi 1.6 y 2.0 de 120 y 150 CV respectivamente. Asimismo se ofrecerá un cambio automático de convertidor de par.

Inicialmente se ofrecerán tres niveles de equipamiento; Access, Active y Allure, siendo el más básico de ellos bastante completo incluyendo elementos como climatizador, manos libres bluetooth, radio CD/MP3 o limitador de velocidad, por citar algunos. De ahí en adelante se puede disponer de casi cualquier elemento estético, de seguridad o de confort habitual no sólo en este segmento sino incluso en superiores.

Faros Full-LED


Ya sea incluidos en los niveles de equipamiento, de manera opcional o en packs; Peugeot ofrece para el 308 en materia de confort y seguridad elementos que no sólo no desmerecen frente a la competencia, sino que lo acercan más a los “peces gordos” del cotarro. De esta manera podemos dotar al 308 de elementos como:

-          Faros Full-LED
-          Llantas de hasta 18”
-          Regulador de velocidad activo
-          Alerta de riesgo de colisión
-          Frenada automática de emergencia
-          Vigilancia del ángulo muerto
-          Asistente de aparcamiento automático
-          Cámara de marcha atrás
-          Llamada automática de emergencia en caso de colisión

En definitiva nos encontramos con un producto redondo. Imagen renovada, equipamiento a la última, calidad palpable, confort manifiesto, tacto Premium… Peugeot nos quiere hacer olvidar a su anodino predecesor y lo consigue incluso sin cambiar el nombre. Una apuesta en firme que no huele a farol, sino a jugada maestra.

- ¿Qué está por venir?

De momento Peugeot no contempla una carrocería de 3 puertas,  sin embargo no se descarta una versión sedán e incluso un SUV. Lo que sí se ha confirmado es la variante familiar 308 SW de la que se sabe que dispondrá de una batalla 10 cm mayor (2,72 m), una longitud de 4,58 m y una capacidad de maletero superior a los 500 l. Si la línea se asemeja a la del 508 SW, la elegancia está asegurada.

Lo que también parece confirmarse es la comercialización a medio plazo de la versión de producción del 308 R concept presentado en el pasado Salón de Frankfurt. Se trataba de un prototipo de una versión vitaminada del 308, impulsado por el mismo 1.6 THP de 270 CV que anima al RCZ R que nuestro compañero Ruly “vió” en su aventura en Castellolí.

Con ese culo, hasta los obreros le dirán cosas bonitas...

Pasos de rueda ensanchados para alojar el nuevo ancho de vía, diferencial autoblocante mecánico, discos delanteros de 380 mm y traseros de 330, pinzas de cuatro pistones y el motor de producción más potente de Peugeot. Credenciales de sobra para medirse con los gallitos del segmento súper-GTi.

No nos engañemos, el 308 promete.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC