Suzuki S-Cross. Como hacerlo bien con un todo-camino.



Nuestras incursiones en el mundo del automóvil nos llevan hoy hasta el Suzuki SX4 S-Cross o como lo quieren denominar en la marca en el futuro; S-Cross, a secas, también conocido como el "primo" del Qashqai, por el más que evidente parecido tanto de concepto como, sobre todo; del exterior.
En un principio convivirá con el SX4 de siempre hasta que se agoten todas las unidades en Stock.

Nos encontramos ante un vehículo del segmento crossover o todocamino, que es un segmento súper-ventas y gusta a un sector de público que de vez en cuando lo saca del asfalto por algún camino sin demasiada dificultad, pero en el 90% de los casos; ni eso.
No nos olvidemos que estos coches no están pensados para incursiones por caminos en mal estado, por mucho bombo y platillo que se le dé por parte de las marcas que los fabrican y los anuncios publicitarios, en los que podemos verlos sorteando caminos embarrados y muy bacheados a toda velocidad.



Sí; poseen una mayor altura respecto al suelo y en el mejor de los casos, tracción total desconectable; pero como mucho, podremos circular con ciertas confianzas por caminos de grava o tierra en buen estado y no por trialeras o caminos con rocas de un tamaño importante.

El exterior nos es bastante "familiar" en muchas de sus líneas, sobre todo en los cuartos traseros; aunque con respecto al anterior SX4 u otros rivales directos, apreciamos un perfil menos sobre-elevado y más cercano a un turismo convencional. 
Existen plásticos duros y resistentes a los pequeños golpes, que protegen toda la parte inferior de la carrocería y le dan ese aire campero que buscan en éste tipo de vehículos. Quizá destaque mucho más el frontal de aspecto poderoso y con una línea de diseño que vimos por primera vez en el Suzuki Kizashi; con unos acabados cromados en toda la parrilla y ciertos detalles en el parachoques, que nos dan una imagen más fresca y diferente con respecto a la competencia directa.

La impresión exterior, con sus 4,30 metros de longitud y 1,58 metros de altura; está dentro de lo que se estila en éste tipo de vehículos y nos da un  candidato perfecto dentro del segmento, convirtiéndose un poco en el estereotipo del mismo. Aunque como os he comentado anteriormente; la altura es menor en éste caso.

Eso no es impedimento para que en el interior nos encontremos con una buena amplitud para todos sus ocupantes y su respectivo equipaje. Cuatro ocupantes viajarán cómodamente en cada una de sus plazas y una posible quinta persona no se sentirá incómoda del todo, a pesar de que la plaza central sea un poco más estrecha. Hay suficiente espacio para las rodillas de los que se acomoden en las plazas posteriores y la altura respecto al techo y nuestras cabezas está bien, aunque no es demasiada. Quizá esa sensación se magnifique a los mandos, pero es que la luna delantera está muy inclinada y parece que acaba justo a la altura de tu frente, así que si eres muy alto; mejor que compruebes la impresión que te da a ti...

A la amplitud "suficiente" del habitáculo, le añadimos uno de los mayores maleteros de su segmento con 430 litros, lo que mejora los 400 litros de todo un Qashqai que es un referente contra el que quiere competir (y superar) el "pequeño" Suzuki.
Estos modelos se han convertido en una opción diferente de los monovolúmenes, que normalmente atrae a padres de familia por su versatilidad y amplitud y que buscan un diseño más atractivo y alejado de una simple "furgoneta" con muchos asientos...

Los materiales empleados, dan sensación de ser muy básicos dentro de un sector en el que habitualmente no predominan los lujos, pero de básicos, solo tienen el aspecto visual, ya que son muy agradables al tacto y se nota que tienen un ensamblaje casi perfecto.
Los tiradores cromados de las puertas y otros detalles pintados en gris, nos dan un contraste de brillo y color con el plástico negro imperante en el interior, que llama la atención y resuelve de manera brillante un sencillo, pero a la vez acogedor habitáculo.



El salpicadero y el cuadro de mandos destaca por su simpleza; pero simpleza en sentido positivo.
Nos encontramos con todo lo que necesitamos a golpe de vista. El volante multi-función aglutina los mandos del volumen de  la radio, el Bluethooth, el limitador-regulador de la velocidad y algunas funciones del ordenador de a bordo. Los mandos del climatizador y demás también se posicionan de manera ergonómica para que no desviemos demasiado la vista para activarlo.
El equipamiento del que puedes disponer según el acabado, puede ser bastante amplio y entre otras cosas, cabe destacar los siete airbags, el techo panorámico practicable, cámara trasera de ayuda al aparcamiento, llantas de 16 o 17", sensores de lluvia y luces, sensor de presión de los neumáticos o el control de estabilidad, además del climatizador bizona que hemos comentado anteriormente.

Detrás de la palanca de cambios, entre los dos asientos; destaca el mando giratorio del control de tracción en los modelos con tracción total 4WD, que como vemos en la foto, tiene 4 posiciones; Auto, Snow, Sport y Lock. Éste sistema de tracción es el que Suzuki llama «ALLGRIP 4WD», en el que un embrague multidisco bañado en aceite puede acoplar las ruedas traseras a las delanteras.

En el programa «Auto» son las ruedas delanteras las que mueven al coche y, en caso de que el sistema detecte pérdida de adherencia, acopla las ruedas del eje trasero mediante ese embrague multidisco.
El modo «Sport» mejora, según Suzuki, la respuesta en carreteras sinuosas, enviando par a las ruedas traseras en los giros y, además, modifica la respuesta del motor al acelerar. 

El programa «Snow» es el adecuado para superficies de baja adherencia ya que la tracción total es permanente y el control de estabilidad actúa de manera diferente. 
En el modo «Lock» el embrague está permanentemente acoplado y, de acuerdo con Suzuki, sirve para facilitar el inicio del avance sobre nieve, barro o arena.

Suzuki nos trae a España el S-Cross con dos motores de idéntica potencia; uno Diésel y otro de gasolina. Tienen 1,6 litros de cilindrada y ambos generan 120cv. El motor Diésel es nuevo y el de gasolina es una evolución del que tiene el SX4.
Pueden llevar un sistema Start/Stop que nos permita disminuir, el ya de por sí bajo consumo, que varía entre los 4,2 y los 4,8 l/100Km en ciclo mixto con el motor diésel y por supuesto; podemos elegir entre versiones de tracción delantera y de tracción total, siendo esta última solo combinable con el equipamiento más costoso.
Ambos motores van asociados a una caja manual de 5 o 6 relaciones y se podría adquirir con un cambio automático por variador continuo en el caso de la versión de gasolina.


Suzuki nos muestra un coche ligero y ágil en la ciudad, con un motor voluntarioso al que no le cuesta recuperar en repechos y adelantamientos y un coche que no se asusta en las curvas y giros más pronunciados, manteniendo la compostura en todo momento.
Quizá se echa en falta un poco más de tibieza en la suspensión trasera, ya que a veces se muestra un poco dura, aunque sujeta muy bien el conjunto y lo mantiene pegado al asfalto en todo momento.
La dirección tampoco es el "summun" de la comunicación y si vas un poco "ligero" debes hacer correcciones sobre la marcha, lo que puede restar un poco de precisión a la hora de afrontar una sucesión de curvas de diferentes grados.
En autovías o carreteras en las que se puede mantener una velocidad constante más alta, el Suzuki se comporta como un gran rutero y no se perciben ruidos reseñables ni de su mecánica ni del exterior.



En definitiva; es un buen coche si lo que buscas es un vehículo sin pretensiones deportivas y sin pretensiones "off road" extremas, que mantenga un buen comportamiento en carretera, con unos bajos consumos, con un motor suficiente, un diseño poco visto, una versatilidad bastante buena y un equipamiento más que suficiente.
Como dijimos en la prueba del Civic; el S-Cross es un vehículo que hace casi todo bien, pero no destaca en nada en concreto.

Los precios varían entre los 17.500 euros, para la versión básica con el motor de gasolina y tracción a las ruedas delanteras, hasta los 25.000 euros que te pedirán para la versión más equipada con el motor diésel y tracción total.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC