Comparativa GTI: Renault Clio RS.

Después de un pequeño parón en la comparativa; volvemos otra vez al lío y hoy nos vamos a ocupar de un utilitario francés con mucha "mala leche" y con mucha historia a sus espaldas, y sino; recordad aquel enlace que escribimos en su momento y que os recordamos para que os pongáis en antecedentes: Lo demás es Historia: Renault Clio Sport

" Es un coche práctico, solvente y muy, muy rápido en casi cualquier tipo de circunstancia."

Si os lo habéis leído; ahora vamos a "desgranaros" durante todo este artículo las virtudes y las carencias del último modelo creado desde la factoría de Dieppe y si es un digno rival para los utilitarios GTI que hemos visto hasta ahora.



El nuevo Clio RS ha cambiado mucho respecto a su antecesor. No me refiero al diseño; que es muy bonito y atractivo (al igual que el resto de los Clio); sino que el mayor cambio lo ha sufrido su mecánica, que pasa de ser atmosférica, a llevar con orgullo un turbo como sus "abuelos"...

Mantiene los 200cv de potencia, ahora con 240 Nm de par máximo, solo que ésta vez; reduce la cilindrada a 1.618cc y monta un turbo que le hace llegar hasta ese régimen y además; hace que el coche emita menos CO2 y consuma bastante menos (6,3 l/100 Km en consumo mixto homologado).
Alcanza los 230 Km/h de velocidad punta y para el cronometro en 6,7 segundos cuando alcanza los 100 Km/h saliendo desde parado. No está nada mal, para ser uno de los más pesados de esta comparativa (1.270 Kg).

La transmisión es automática/secuencial de doble embrague y 6 relaciones con levas detrás del volante, que le aportan un aire mucho más "racing" y deportivo; aunque esas levas están fabricadas en un plástico que da la impresión que podría desprenderse en cualquier momento...



Menos mal que por lo menos, son muy grandes y fáciles de accionar, ya que no existe otra opción disponible.
Tenemos que tener mucho cuidado en reducciones bruscas, ya que igual nos pasamos al accionar las levas y engranamos una velocidad que no queremos en ese momento y a veces; el cambio secuencial no acata con total inmediatez las ordenes que le enviamos. Pero un conductor medio como cualquiera de nosotros, no llegará hasta el extremo para darse cuenta de esos pequeños retardos.

"El Clio RS es un auténtico devorador de asfalto"

Éste cambio le resta algo de eficacia en una conducción deportiva y penaliza algunos segundos a la hora de acelerar respecto a un cambio manual (quizás en una posible versión Gordini monten uno...).
Es muy efectista con esas levas, pero donde le sacaremos mayor partido al doble embrague será en la circulación por la ciudad.
De todas formas, aunque se desenvuelva a la perfección en el tráfico urbano; donde realmente disfrutaremos con él y donde realmente nos daremos cuenta de todo su potencial, es en las carreteras "rotas" y reviradas que componen nuestro mapa de comarcales.

Su excepcional puesta a punto, nos permite hacer auténticas diabluras con éste "juguete" y más aun; si pagamos por el recomendable chasis específico "Cup". Suspensiones endurecidas, muelles más enérgicos, "silent blocks" más duros, barra estabilizadora más gruesa y un diferencial autoblocante electrónico que transmite la potencia a la rueda que tenga más adherencia en ese momento; todo está pensado y estudiado, para que pasemos un buen rato al volante y nos preocupemos lo justo por nuestra seguridad...

Bien es cierto que su elevado peso le confiere como un coche más "delicado" y exigente con su conductor, ya que a pesar de ese diferencial electrónico, gobernado por el control de tracción; las pérdidas de motricidad a la salida de las curvas más cerradas se hacen patentes si hacemos una conducción extrema.
Pero generalmente, es un coche muy rápido que se apoya muy bien en cualquier tipo de curvas y muy sencillo de conducir en tramos complicados, de los que saldremos airosos en todo momento.

En el salpicadero nos encontramos un mando con las siglas RS con tres modos de funcionamiento; Normal, Sport y Race. Modifica las reacciones del cambio, el régimen del motor, la dureza de la dirección y la permisividad del control de estabilidad.
A pesar de su polivalencia para el día a día, no es un coche especialmente cómodo aun si circulamos con el modo Normal activado, pero tampoco es de los más radicales como en el caso del Mini o el Fiesta, analizados en ésta comparativa.

"Donde realmente nos daremos cuenta de todo su potencial, es en las carreteras "rotas" y reviradas"

Eso sí; el sonido que emana de sus escapes es realmente embriagador y además cuenta con el RS Sound Pipe, que es un amplificador que hace que el sonido penetre en el habitáculo, para gozo de sus ocupantes.

El tacto de la dirección no es del todo bueno, es más; probablemente sea uno de los que menos transmite de todos los contendientes, pero aun así, resulta muy precisa y guía a las ruedas del eje delantero al lugar donde las indiques.
En condiciones normales; la adherencia de ese eje es prácticamente infinita y, como he dicho antes; tan solo en una conducción radical perderemos algo de motricidad. El eje trasero acompaña con fidelidad al delantero y tampoco correremos el riesgo de sufrir sobre-viraje en los cambios bruscos de dirección.

Los frenos son de los más potentes y de los que mejor tacto tienen, con un mordiente excelente y con una gran resistencia al desgaste, por mucho que les "castiguemos" y exijamos.

Por lo tanto; la mecánica adaptada a los nuevos tiempos es realmente excelente, con unos consumos que en el peor de los casos; superarán ligeramente los 8 litros a los 100 Km y posee una gran cantidad de par, aunque hay que llevarlo un poco "alegre" para que nos de lo mejor de sí.
La opción de adquirirlo con el chasis Cup es muy recomendable y hace del nuevo Clio RS un aparato muy serio y competitivo. Tiene una gran motricidad en cualquier tipo de firme, es muy sencillo de conducir y el aplomo y el tacto deportivo que transmite es muy elevado. Los frenos son inagotables y son capaces de contener el elevado peso con una gran efectividad.


Los "peros" vienen de la mano del cambio EDC de doble embrague, más apto para ciudad que para una conducción deportiva (para la próxima, mejor uno manual) y un tacto de la dirección un tanto artificial, por muy precisa que ésta sea.

"Los frenos son de los más potentes y de los que mejor tacto tienen"

Si nos metemos con el diseño; la única posibilidad que existe es la de 5 puertas. La verdad es que con el tirador camuflado en el marco de la ventanilla trasera no da esa impresión, pero comparado con el resto de sus rivales; la vista lateral sí que se me antoja un poco menos deportiva y afilada que la del resto.
Respecto a su antecesor (y muchos de sus rivales) a ganado enteros en cuanto a polivalencia. Gracias a esas puertas traseras, el acceso a esas plazas es mucho mejor y el maletero de 300 litros es de los más grandes de la comparativa.


En el frontal se desmarca de sus hermanos con una parrilla sobre-dimensionada y con un diseño específico, que incorpora las luces de iluminación diurna y las siglas RS cromadas debajo del logo de la marca.
Faldones laterales, un alerón trasero más grande, un difusor que incorpora la doble salida de escape, las pinzas de freno pintadas en rojo, unas llantas específicas de 17 o 18" y los retrovisores exteriores pintados de diferente color de la carrocería; conforman el "kit" completo que diferencia al RS de los demás.

El interior es también similar al del Clio normal, donde la pantalla táctil multifunción, denominada R-Link, cobra un protagonismo especial. Desde ahí podemos manejar casi todo; la radio, el navegador, el ordenador de a bordo..., pero en el RS también podemos pagar unos 230 euros e incluir el RS Monitor, que es un programa específico que nos indica por medio de gráficos y números toda la telemetría del coche; aceleración, fuerzas G soportadas, empleo del acelerador...



El resto del interior se caracteriza por ser más amplio que el de los demás contendientes y por pequeños detalles que nos indican que estamos en la versión más enérgica (de momento) del pequeño utilitario; asientos más deportivos y con mayor sujeción lateral, pedalier de aluminio perforado y volante y pomo de la palanca de cambios revestidos en cuero con detalles en rojo, que se extienden también a los guarnecidos de las puertas y las siglas RS en la base de ese volante.

Los materiales empleados tienen muy buenos ajustes, pero los plásticos duros que utilizan, tienen un aspecto "barato" que desmerece la imagen general de un excelente conjunto.
Menos mal que el equipamiento disponible es muy aceptable y entre otras cosas puede contar con el Chasis Cup, el navegador, el RS Monitor, climatizador, asientos deportivos de cuero, sensor de lluvia y luces, lunas traseras tintadas, arranque y apertura manos libres, sensor de aparcamiento trasero con cámara integrada, asistente de arranque en pendientes, regulador y limitador de velocidad, sistema Hi-Fi del especialista Arkamis, llantas de 17 y 18", emulador de diferencial auto-blocante...

"El aplomo y el tacto deportivo que transmite es muy elevado"

En definitiva; el Clio RS es un auténtico devorador de asfalto. Es un coche práctico, solvente y muy, muy rápido en casi cualquier tipo de circunstancia. No es uno de los más radicales, pero probablemente; sí sea uno de los más divertidos y efectivos en una carretera rota con muchas curvas de diferentes grados.

El precio para disfrutar de un "juguete" como éste es de unos 24.650 euros, lo que lo sitúa en medio de la tabla de ésta comparativa de GTI´s; ni es de los más baratos, pero tampoco es de los más caros, a tenor de la deportividad que nos ofrece y el equipamiento disponible, aunque en cuestión de acabados...

Podrás pensar que por ese dinero hay muchas opciones, e incluso coches más grandes y mejor equipados o "rematados"; pero seguro que no te ofrecen la mitad de sensaciones que te brinda éste Clio tan radicalizado, a la par que civilizado (dependerá de nuestra predisposición con el pedal del acelerador).
El RS nunca te defraudará...


Próxima entrada de la comparativa: Seat Ibiza Cupra.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC