Ford Mustang. 50 años de caballos desbocados.


Así es queridos lectores, parece que fue ayer cuando comercializaron el primer Mustang y ya estamos a puntito de celebrar el 50 aniversario, quién lo iba a decir en aquella época...

Asistimos al renacimiento de una de esas imágenes épicas que nos ha perseguido en nuestros sueños o ha conducido a malos y buenos en múltiples escenas de carretera. Por cierto; que la penúltima aparición será en la película del clásico de videojuegos Need for Speed en la que ocupa el papel protagonista.


Cosas superfluas aparte, decir que las primeras imágenes que encontré del nuevo Mustang me sorprendieron gratamente.

Lo han aligerado visualmente y se nota un cierto refinamiento de sus formas. Me recuerda más a un deportivo internacional más que a un "muscle car" típicamente americano, aunque para los puristas siempre quedará esa trasera inconfundible a la que aferrarse, con esos pilotos que parecen las garras de un tigre de bengala.

Eso sí; da una sensación de comer kilómetros más rápido, que unas pirañas un kilo carne picada. Parece dispuesto a saltar a la carretera y destrozarla sin ningún miramiento.

Exteriormente  y más allá de su estética clásica ligeramente modificada, destacamos los grupos ópticos delanteros con una forma rasgada, a los que se los ha modernizado a base de tecnología LED y para seguir con el nuevo lenguaje de diseño de la marca americana en el frontal de cada uno de sus modelos nuevos. Seguro que a los más "mustanguistas" les cuestan aceptarlos...

Son más eficientes, energéticamente hablando y permiten una visión más clara de la carretera además, y como nota de seguridad, monta unos frenos Brembo más grandes que destacan el carácter deportivo del conjunto; más si cabe...

Pasemos al interior para sorprendernos gratamente. Llegó la hora en la que nos hemos olvidado de los plásticos poco aparentes y que desmerecían a todo un icono de la industria automovilística...

 Por fin alguien se dio cuenta de que materiales como el aluminio y el cromo transmiten más calidad que el plástico. Siempre ha sido una duda el porqué de que los coches americanos deportivos, siendo imágenes representativas de una cultura y un modo de vida; buscaban esa imagen de producto industrial nada especial con los materiales escogidos, no sólo para los interiores.

Para que nos entendamos es como lo de ir a la moda con la ropa que llevaba tu abuela cuando era joven. Sí, es ropa, pero es de tu abuela por mucho que salga en las revistas...


El cambio no se percibe sólo visualmente, los materiales han mejorado mucho el confort y la comodidad en el habitáculo que por supuesto, y obvia decirlo; está pensado para los dos ocupantes de las plazas delanteras, las dos de atrás … están ahí y ya. ¿Pero quién quiere este coche para ir con más de una persona...?.

Dentro nos encontraremos con un panel de mandos mucho más refinado, con su pantalla LCD en los modelos más altos de gama. Por supuesto y por primera vez en este modelo; será táctil y nos permitirá controlar todas las opciones del coche, además de sincronizar nuestros dispositivos personales. Podremos configurar suspensiones, controles de estabilidad, respuesta del acelerador, caja de cambios,….

En el plano mecánico y como mayor sorpresa para todos nosotros se ha presentado un motor híbrido eléctrico/diésel con una potencia conjunta de…..

!!!No jodas que te lo has creído!!!. ¿Un muscle car diésel y eléctrico?... ja ja ja ja…. Era la broma del día y a alguno le habrá dado un ataque al corazón, sin duda.  


Los motores siguen siendo adictos a la gasolina y las opciones son las siguientes. La primera es un EcoBoost de cuatro cilindros, 2.3 de inyección directa y turbocompresor que arroja una potencia de 305 CV, lo cual es una cifra nada desdeñable como opción de entrada.

Por supuesto el hermano mayor (quizá mejor dicho, el primo de Zumosol), es un V8 de 5.0 litros que supera los 425 CV y será la opción deseada para los que quieran el "muscle car" auténtico; con anabolizantes.

Ambas mecánicas pueden estar asociadas a un cambio manual de 6 relaciones o bien a uno automático, también de seis y con levas detrás del volante.

La verdad es que este coche nos ha sorprendido con sus sustanciales cambios en términos mecánicos generales ya que hay que destacar además sus nuevas suspensiones, otra de esas cosas que no se entendían como los plásticos... Por fin se ha cambiado el eje rígido trasero por una suspensión de paralelogramo deformable, que le aportará un mayor agarre y al conductor, una mayor sensibilidad con la carretera.


Será por eso de que por fin estamos hablando de un coche de carácter global y no solo dirigido al mercado estadounidense. Por lo menos los conductores europeos lo agradeceremos muchísimo, ya que nuestras carreteras y nuestro estilo de conducción deportiva; no eran un "trago" cómodo para las anteriores generaciones del Mustang, todas importadas, todo hay que decirlo... 

Además existe la posibilidad de optar por una variante cabrio, con un método de apertura eléctrico, que en menos de siete segundos pliega o repliega el techo en función de nuestros deseos.


Podemos decir sin temor  a equivocarnos, que este aniversario del Mustang nos ha traído una actualización de un clásico, que en mi modesta opinión llevaba tiempo mereciendo. Ya no tanto en cuanto a su conocidísimo y característico diseño; sino por las mejoras en cuanto a materiales y tecnología del interior y las nuevas soluciones técnicas que lo hacen más "hábil" en cualquier tipo de carretera y para cualquier tipo de conductor.

 Por desgracia; no llegará al mercado europeo hasta finales de 2014 o principios de 2015, con lo que tardaremos en poder ver a nuestro rejuvenecido "caballo salvaje" galopar por las praderas de asfalto de la península...

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC