BricoProyect - Pequeños trucos (I)


Estrenamos sección en MotorProyect. Sección que acabo de idear para meter aquí todos aquellos consejos y trucos aplicables al automóvil. Pequeñas soluciones a situaciones cotidianas, algunas de puro sencillo puede que penséis a priori que son una tontería o una ridiculez.

Eso sí, al menos por mi parte, lo que ponga aquí van a ser cosas que he aplicado y  me han funcionado. La mayoría de las cosas vienen de cosas que lees aquí y allá, vídeos o tutoriales de internet, consejos dados por otras personas… vamos, de todo un poco. Espero que os guste y os sea de utilidad.

- Cómo limpiar las cagadas deposiciones de los pájaros

No sé a vosotros, pero a mí es algo que me fastidia y mucho. La zona donde aparco tiene demasiados árboles demasiado poco podados (gracias, Ayuntamiento de Madrid, por podar regularmente los árboles grandes, tan crecidos que tapan incluso las farolas), y siempre que aparco bajo uno, me encuentro con algún que otro regalito.

Hay varios trucos y productos que dicen por ahí que van bien, pero yo os voy a detallar el que a mí me funciona. La mejor manera de disolver la plasta es agua, de hecho al lavar el coche siempre se van bastante bien, pero el truco está en que la caca tiene que estar bien empapada para que salga sin frotar ni dejar cercos. Este truco es especialmente útil para cagadas secas, que son las más difíciles de quitar.

Sólo vamos a necesitar una botella con agua y papel higiénico o pañuelos de papel. Empapamos un poco una pelotilla de papel higiénico, la aplicamos sobre la mierdecilla y luego echamos un poco más de agua por encima. Lo dejaremos así unos minutos, de manera que el papel mantendrá la humedad y ablandará la cagada. Dará la impresión de que vuestro coche se acaba de afeitar y se ha hecho unos cortecitos, pero no quedarán marcas y se irá sin problemas.

(Con voz de Félix Rodríguez de la Fuente) Observemos la deposición efectuada por la rata de ciudad

Aplicamos el trocito de papel higiénico empapado en agua

Transcurridos unos minutos, la deposición se habrá ablandado y se retira con facilidad y sin dejar restos
Las fotos las hice un día que había llovido, así que ya se había ablandado en gran medida, ya actualizaré con mejores fotos cuando se presente la ocasión (que seguramente no tardará en darse...).

- Cómo refrescar el interior del vehículo en verano

Este truco creo que el verano pasado salió hasta en los telediarios, pero pese a lo ridículo que pueda parecer, es tremendamente eficaz. Siguiendo estos sencillos pasos no tendréis que sudar la gota gorda cuando hayáis aparcado al sol y el interior del coche esté como una sauna. Además ayudará a no forzar el sistema de climatización y emprenderemos la marcha mucho más a gusto.

La pega de este método es que hay que entrar unos segundos al coche y tocar mandos que quizá estén quemando, pero qué le vamos a hacer.

Primero abrimos la puerta del conductor, entramos, damos el contacto y bajamos la ventanilla de la puerta del acompañante. Seguidamente salimos del coche y con la puerta del conductor “abanicamos” unas cuantas veces, de manera que haremos que en unos segundos el aire caliente del interior del coche (se pueden alcanzar 50-60ºC) salga por la ventanilla y sea renovado por aire del exterior, que si bien no estará fresco (estamos en verano, supuestamente), estará menos abrasador.



- Otros usos de la recirculación del aire



Esto es algo que, charlando con la gente, pocos aplican. La mayoría de la gente ve el botoncito de la recirculación del aire como algo a usar sólo cuando en el exterior hay malos olores, humo o polvo en suspensión (de estos dos últimos en realidad se deberían ocupar los filtros del habitáculo). Pero si lo usamos inteligentemente puede ayudar a forzar menos el sistema de climatización.

La recirculación del aire lo que hace, básicamente, es cerrar la entrada de aire exterior al habitáculo, de manera que la climatización sólo calentará o enfriará el aire que esté dentro. Así es fácil ayudarse de ese sencillo sistema para alcanzar antes una temperatura adecuada en el interior de nuestro coche. Esto es especialmente útil en coches sin climatizador automático, ya que en caso de disponer de este sistema, no hará tanta falta todo lo que voy a estar contando (y para algo lo habéis pagado, ¿no?).

En invierno se puede aprovechar para que, una vez la calefacción funcione adecuadamente (el aire se calienta gracias al calor generado por el motor), activando la recirculación será más fácil mantener una temperatura adecuada y podremos bajar la temperatura del aire, que en los coches siempre parece un “calor extraño”.

En verano, el activar la recirculación puede venir bien para tramos de subida en los que el aire acondicionado nos puede quitar esos caballitos que tanta falta pueden hacernos (especialmente en coches con potencia justa o cargados). De esta manera y actuando con previsión, activando la recirculación y apagando el aire acondicionado en estas situaciones, el habitáculo se mantendrá más tiempo fresco sin que entre el aire exterior caliente, y el coche dispondrá de un extra de potencia.

En ambos casos, recordad que no es aconsejable mantener la recirculación de aire activada durante largo tiempo, ya que el aire se vicia y se carga, además de que el olor a chotuno puede empezar a ser más que presente.

- Limpieza del vano motor

A (casi) todos nos gusta tener el coche limpito y reluciente. Bonito y brillante por fuera, aspirado y lustroso por dentro… Pero siempre nos olvidamos del vano motor. Ciertamente es algo que todo el mundo piensa que no se puede andar hurgando por ahí así como así, no vaya a ser que toques algo. Sin embargo es bueno tenerlo libre de restos de hollín, polvo, barro, grasa… ya que de esta manera, si hay algún problema, se verá con más facilidad, y si tienes que tocar algo por ahí, no te pringarás tanto. Por otro lado, a la hora de vender nuestro coche, dará mucha mejor impresión.

Así pues, antes que ir a un centro de lavado y pagar por que te lo dejen niquelado, quizá merezca la pena pasar un rato con nuestro coche, tampoco es algo que se vaya a hacer muy a menudo. Ciertamente los coches actuales vienen con cubiertas de plástico por todas partes y quizá con un trapito empapado ya sea suficiente para que quede vistoso. Pero si tenéis un coche como el mío, al que abriendo el capó le podéis ver todas las vergüenzas, os merecerá la pena meterle un manguerazo.

Lo primero de todo es tapar con plástico las zonas sensibles que no queremos que toque el agua: bobina, distribuidor, batería…

Para el siguiente número voy a necesitar de nuevo la asistencia de mi azafato,
el pequeño E30 que tanto me gusta lucir
Después viene bien aplicar algún spray desengrasante, hay mucha variedad en el mercado, pero una conocida marca tiene en su gama uno específico para motores y llantas (no diré nombres, pero patrocinó a la escudería española de Fórmula 1 HRT). Estos productos son bastante eficaces con la porquería incrustada, hollín y grasillas, pero ojo no lo dejéis actuar mucho no vaya a ser que dañe algún plástico o goma (leed siempre las instrucciones).

Una vez el producto haya actuado un poco, toca lo sexy, meter la manguera. Ojo si usáis lanza a presión, no vaya a ser que arranquéis o rompáis algo; en los lavacoches suele haber programa específico de lavado del vano motor. Echad agua sin miedo pero con cuidado, procurando llegar a todas partes y aclarando bien el desengrasante. En un rato, voilá, tendréis un motor de exhibición. Cuando volváis a poner en marcha el motor no os asustéis con el vapor pensando que habéis roto algo.

¡Carallo! ¡¡Si por dentro también está pintado en blanco!!

- Cómo instalar las cadenas para nieve

Todos los años lo mismo, cuando llega el invierno, metéis las cadenas al maletero, por si acaso. El mejor consejo es que si nieva, no cojáis el coche si no es imprescindible, pero siempre puede surgir un imprevisto o que te caiga la nevada del siglo cuando estás en ruta.

Y siempre pasa lo mismo, no tienes ni idea de cómo poner las cadenas que compraste hace cuatro años y que hasta hoy no habías abierto. Así que con las manos ya heladas empiezas a leer unas instrucciones traducidas del chino al inglés y del inglés al español, por lo que no tienes ni idea de lo que estás leyendo, y los dibujitos no solucionan nada. Con una mezcla de rabia y amargura te agachas en el nevado suelo, sientes la nieve derritiéndose bajo tus rodillas y empiezas a arrastrar las cadenas tras la rueda, intentando que el contacto físico con la cadena y el neumático de significado al texto y dibujos que acabas de leer…

Esto más o menos es lo que me pasó a mí hace años, y sí, aprendí a poner las cadenas, me harté de poner las cadenas… pero leñe, podía haber aprendido antes, en un suelo seco, con calma, paso a paso… y no invadido por la urgencia y el orgullo macho que te hace decir “no puede ser tan difícil”.

Así que mi consejo para acabar hoy es un vídeo con el que aprendí a poner adecuadamente las cadenas, bien explicado por toda una autoridad como es Paco Costas. Con este vídeo tan bien explicado es como mejor se me quedó todo este procedimiento, así que poco más que decir.


Por cierto, hablo de cadenas de verdad, porque las “fundas” modernas no me convencen, pues con unas de esas tuve una mala experiencia que quizá algún día cuente…

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC