Lexus RC-F. Nos pone los dientes largos...


Hoy te presentamos uno de esos coches diseñados para el disfrute, tanto del que lo conduce como del que lo mira. Hablamos de un nuevo concepto deportivo en la marca; el Lexus RC-F.

Se basa en el RC Coupé presentado el pasado noviembre en el salón de Tokio y que se empezará a comercializar a partir de éste verano. Las diferencias básicas con este modelo son, por supuesto, unas ruedas y llantas más anchas, nuevas tomas de aire, un alerón activo que se eleva a partir de 80 Km/h y se oculta por debajo de los 40 Km/h y el aumento de presencia de la fibra de carbono para reducir el peso del conjunto.



Comencemos por el diseño exterior; sí, ya sé que lo bonito está en el interior, pero estamos hablando de un coche, no de personas y los coches de primeras "entran" por los ojos...¿o no?.

La sensación al ver el coche es como cruzar miradas con un luchador de MMA o una bestia parda como Tyson en sus tiempos mozos. Impresionante de frente... La parrilla cobra un gran protagonismo y es especialmente voluminosa. Parece que te va a dar un bocado y arrancarte la cabeza si te acercas demasiado, y es que refrigerar una joya mecánica de alto rendimiento como ésta, requiere una gran cantidad de oxigeno.

Destacan también unos originales faros Full LED, la "joroba" en el capó y las atractivas luces diurnas estrenadas en el IS 300h que además tuvimos el honor de probar para todos vosotros. Todo el coche mantiene unas líneas de tensión que le confieren un carácter agresivo, pero es en el frontal donde se marca toda la personalidad de Lexus y la parrilla es la que centra toda la atención.


En el lateral tampoco se ha dejado nada al azar y nos llaman poderosamente la atención unos pasos de rueda abultados, que además de cumplir una función estética; tienen unas aberturas que sirven para canalizar el aire por los laterales del vehículo y hacer que su Cx (resistencia a la penetración del viento) sea muy bajo.

Por detrás la cosa no deja de dar sensaciones de vértigo. La zaga también está esculpida de una manera poderosa. Las salidas de escape dobles superpuestas, también son ya marca de la casa, los grupos luminosos compuestos íntegramente por LED, estilizados al máximo, un pequeño difusor y por supuesto una aerodinámica estudiada al milímetro, hará que todo el mundo gire sus cabezas cuando lo vean pasar a su lado. Supongo que el sonido que emane de sus escapes sea también espectacular...
Como curiosidad; los grupos ópticos traseros tienen la misma forma que la L de Lexus, pero tumbada.

Estamos ante un exterior agresivo y afilado en el que ha primado a partes iguales la estética y la funcionalidad con unas tomas de aire para refrigerar el motor y estabilizar el vehículo a grandes velocidades manteniéndolo pegado al suelo como una lapa bajo cualquier circunstancia.

Pasemos al interior. Aquí tengo sentimientos encontrados...


Por un lado abres el coche y ves unos asientos integrales tipo baquet, perfectamente rematados en cuero, que hacen que se te caiga "babilla" y te entren ganas de coger curvas y comprobar su confort y comprobar como tu cuerpo no se desplaza hacia ningún lado, gracias a sus enormes "orejeras".

A ésto se suma un panel con la instrumentación digital totalmente configurable que ofrece mucha información y muy vistosa, un mando giratorio al estilo del que montaba el LF-A, con el que podremos elegir varios modos de conducción; desde el más confortable, hasta el más deportivo y una pantalla multifunción de 7", en la que podemos ver todo tipo de información referente al coche y que en ésta ocasión, se maneja por medio de una placa táctil situada entre los asientos, en vez del mando tipo ratón de ordenador que se venía utilizando hasta ahora.


La calidad de los materiales es realmente buena, la posición de conducción es perfecta, con un habitáculo que te "recoge" y envuelve de una manera espectacular, también marca de la casa y una tecnología disponible espectacular. Pero por otro lado.... no sé, es como montarte en una berlina como el IS con el que comparte también plataforma, además de cuadro de mandos; pero más bajito y con unos asientos más envolventes.

Teniendo en cuenta que es un rival para coches como el BMW M4 o el Audi RS5, creo que deberían haber imprimido un poco más de personalidad al interior del RC-F, o por lo menos; haber utilizado otros colores o materiales más exclusivos y no hacer un "corta-pega" con el interior de una berlina de representación como el IS.


Por supuesto tenemos nuestras levas de cambio en el volante, indicadores de las temperaturas de los distintos componentes y para fardar con el copiloto de turno, también podemos visualizar las fuerzas G que soportamos en cada momento. El detalle del volante ligeramente ovalado, no se aprecia a simple vista, pero por las pruebas y test realizados por Lexus, ayuda a la maniobrabilidad del conjunto de una manera importante.

Y llegamos al corazón de la máquina. En este caso se trata de un motor V8 de 5 litros atmosférico con una potencia de 450cv, lo que le corona como el propulsor más enérgico de la marca en la historia (obviando el extinto LF-A). Los datos todavía no son oficiales, hasta que no hagan la gran presentación en el Salón del Automóvil de Detroit.


Además es el primer vehículo de la marca con un sistema llamado Torque Vectoring Diferential (TVD) que nos permite regular el empuje del motor escogiendo entre las opciones Standard, Slalom y Track (circuito). Promete ofrecer grandes emociones a más de uno...

No hay mucho más que contar porque la información nos llega con cuentagotas, pero de momento y hasta que suelten a la bestia, seguiremos intentando ofreceros toda la información pertinente.

Un saludo y vigilad vuestra espalda que algún RC F puede andar suelto...




Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC