Nissan Qashqai. Las segundas partes, no tienen que ser malas.


!!!Vamos que nos  vamos, que me lo quitan de las manos!!!. El crossover pródigo ha vuelto después de que Nissan llegara bastante cerca de dos millones de unidades vendidas de su primera edición. Aquí tenemos a la evolución dispuesta a continuar la línea marcada.

Cuando el Qashqai llegó allá por 2007, las estimaciones de ventas de la marca para este modelo eran bastante prudentes o demasiado bajas, según se mire, y se multiplicaron por más de dos, lo cual nos habla de un vehículo que ha roto moldes desde su inicio.


¿Y qué nos proponen para seguir en la senda del éxito?. Pues en Nissan han hecho lo correcto (algo también muy alemán, y es que si algo funciona...), actualizar el exterior sin volverse locos, de una manera continuista, mejorar un equipamiento ya bastante amplio y aumentar la calidad de los materiales haciendo una cosa rarísima; manteniendo el precio.

Sí, lo has leído bien; mejora de calidad, algo más de equipamiento de entrada... !!!y no han subido el precio!!!. Parece muy obvio, pero en la mayor parte de las actualizaciones del mercado el precio sube y por leves mejoras en lo que nos dan.



Exteriormente podemos decir que sigue una línea continuista, como antes hemos destacado, pero hay cambios apreciables y muy sustanciales.

La línea lateral nos ofrece una imagen ligeramente más juvenil y musculada, no lo convierten en un "muscle car" americano, a eso no me refería, pero le dan ese toque diferenciador dentro de un segmento necesitado de ello. Las modificaciones en las ópticas delanteras, ahora mucho más afiladas y con la incorporación de luces diurnas, pequeños detalles en la zaga, con unos pilotos más grandes y el final de los marcos  de las ventanillas más angulosos; nos afilan esa imagen de "buenazo rechonchete" que daba la primera versión y que a mi entender, lo hacía un poco soso. Pero bueno, son cosas mías y no deja de ser una opinión personal.

Sobre las dimensiones, ahora es ligeramente más largo (4,38m), más ancho (1,80m), un poco más bajo (1,59m) y pesa un poco menos. Además  se rebaja su altura al suelo en 15 milímetros, lo que le acerca más al segmento del que se apropió su antecesor durante una temporada y que es el de los vehículos compactos.

En el apartado mecánico cuenta con dos motores gasolina; un 1.2 DIG de 115 CV, y un 1.6  DIG de 150 CV, ambos motores con start/stop para reducir su ya limitado consumo.

Los motores diesel son un 1.5 dCi de 110 CV con un consumo de 3,8l/100 km y un 1.6 dCi de 130 CV con posibilidad de tener tracción delantera o integral y con un consumo de 4,4 litros en la versión de tracción delantera y de 4,9 en la de tracción All mode 4x4-i. Además la versión dCi de 130 CV tiene la opción de transmisión automática por variador continuo, sino; el resto de las mecánicas van asociadas a una caja manual de 6 relaciones.

El interior sigue siendo muy espacioso, con una posición de conducción elevada que nos permite controlar tanto el exterior del vehículo, como que nos permite el acceso a todos lo mandos del vehículo sin problemas. La calidad percibida una vez que accedemos al interior es bastante más alta que en el modelo precedente, tanto en materiales, como en la disposición de los mandos, ahora mucho más ordenada. Un verdadero acierto por parte del equipo de Nissan, sin lugar a dudas.

Por supuesto volveremos a contar con los múltiples huecos portaobjetos que siempre vienen tan bien en el vehículo, salvo cuando tienes que pensar dónde co...... lo metiste porque lo necesitas...

No nos olvidemos del espacio, tanto en las plazas delanteras como en las plazas traseras, que son cómodas y muy accesibles para todas las edades y tamaños. Y como no podía ser tampoco de otra manera; por supuesto el maletero es generoso (430 litros), aunque no espectacular..., con múltiples configuraciones, doble fondo y la posibilidad de hacer desaparecer los asientos traseros y dejar el suelo plano, no hace nada más que aumentar la versatilidad del vehículo.


Vamos al equipamiento en el que se nos ofrecen cosas que en la anterior versión eran opcionales y continúan con la política de dar más por el mismo precio.

En paquete básico tenemos luces diurnas de ..... sí lo habéis adivinado de LED, no podía ser de otro modo, ordenador de viaje con pantalla de 5 pulgadas, conexión Bluetooth, freno de mano eléctrico e indicador de presión de cada neumático. Como podemos ver, es bastante completa para ser la versión de acceso a la gama.


Además podemos contar con el famoso escudo protector inteligente (no confundir con una escuadra de espartanos con escudos a nuestro alrededor...), que nos engloba diversas funciones; desde el cambio involuntario de carril, al asistente de luz en carretera, que pasará de luces largas a cortas en función de la necesidad y los vehículos que circulen por la vía.

Añadamos que el sistema nos lee las señales de tráfico y que tenemos un radar que nos sitúa a los vehículos que nos rodean en todo momento y nos avisan cuando estamos en trayectoria de colisión con cualquiera de ellos, llegando incluso a detener la marcha de manera automática.

Para los que no nos gusta lo de aparcar, Nissan nos ha puesto la opción de aparcamiento automático.


En cuanto al comportamiento; la reducción de altura respecto al suelo y un esquema de suspensiones más enérgico, le confieren un carácter algo más rutero y menos campero. Ya no balancéa tanto en las curvas y la sensación de seguridad en ese campo es bastante buena.
Puede contar con el Chassis Control, que detecta si las irregularidades del asfalto pueden comprometer la estabilidad del vehículo y actúa sobre el ESP en consecuencia o el Control de Trazada Activo, que también actúa sobre ese sistema, emulando un diferencial de deslizamiento limitado y mejorando la trazada en curva.

Este nuevo Qashqai viene pisando fuerte y nos propone una subida de escalón en cuanto a calidad y equipamiento en un segmento muy reñido. Quizá se eche de menos un poco más de riesgo en el rediseño exterior o algo que nos hiciera diferenciar más al este modelo de los demás (a mi se me da un aire al Ford Kuga...), pero tampoco le podemos pedir más a Nissan con este coche, que ha cambiado por completo el concepto de compacto o de SUV y lo han combinado a la perfección. Parece que han encontrado la fórmula del éxito.

Los precios parten desde los 20.650 euros para la versión 1.2 de gasolina y menos equipada, hasta los algo más de 25.000 euros que te pedirán por la versión 1.6 dCi más equipada, tracción total y con el acabado más alto Tekna.



El tiempo dirá si repite el éxito de su predecesor. Armas tiene; pero el campo de batalla no tiene nada que ver con el del 2007....


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC