Ferrari California T. Con T de Turbo.




Cuando me enteré de que Porsche iba a comercializar un todo-camino denominado Cayenne, me eché las manos a la cabeza pensando en que se me había caído un mito y que una marca de deportivos no debería de fabricar cosas así. Me equivoqué..., y gracias al Cayenne, Porsche a marcado hitos históricos en rentabilidad.
Tampoco me hizo gracia la idea de que comercializasen motores diésel y son los que más ventas absorben de toda la gama.

La cuestión es que los tiempos cambian y las marcas siempre tienen una visión de futuro más amplia que los usuarios y aficionados de a pié. Ahora le ha llegado el turno de cambiar la historia a Ferrari.

Después de su hiper-deportivo híbrido LaFerrari, ahora nos sorprenden con una solución más mundana y que utilizan todas las marcas automovilísticas para obtener más rendimiento en motores más pequeños y además; que éstos gasten menos combustible. El Turbo.

Sí amigos; siempre habrá un antes y un después en la historia de la marca italiana, con la incorporación de ésta nueva solución en su Ferrari más asequible y "coqueto", que acaba de ser remozado; el California T.

El nuevo Ferrari California T, toma recursos estilísticos de sus hermanos mayores, como el nuevo frontal tomando como referencia al 458 Italia, algunos nuevos aditamentos estéticos, unas líneas de tensión más marcadas por toda su carrocería más estilizada que la de su predecesor y ligeros cambios en la zaga, entre los que se incluye un nuevo difusor más profuso.

Mantiene su capota retráctil metálica que se repliega en unos escasos 14 segundos y en el interior apenas sufre cambios sustanciales; tan solo la incorporación del volante multifunción con el manettino de sus hermanos, un indicador del soplado del turbo en la consola central y unos nuevos revestimientos de mayor calidad y mejor factura.

El "quid" de la cuestión reside en su nueva mecánica V8 que ya no es atmosférica, sino que ahora monta un turbo con el que consigue un ligero aumento en prestaciones puras, mejor respuesta en bajas y medias revoluciones y unos frugales consumos respecto al California que nos abandona.

El 3.8 V8 con doble turbo, genera unos 560cv a unas sorprendentes 7.500rpm, para tratarse de un motor turbo; alcanza los 316 Km/h, acelera de 0-100 Km/h en 3,6 segundos y ha rebajado su consumo homologado en ciclo mixto en unos 3 litros, obteniendo unos registros ahora de "tan solo" 10,5 l/100 Km.

Como veis; mejora ligeramente en todos los parámetros, si lo comparamos con el "antiguo" California que montaba un 4.3 V8 atmosférico pero; ¿serán las mismas sensaciones?, ¿el mismo empuje?, ¿las mismas reacciones?...

Pues aun no lo sabremos hasta dentro de uno o dos meses en los que empiecen a entregarse las primeras unidades con el nuevo restyling, pero lo que está claro es que ya nada volverá a ser igual en Ferrari...



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC