Peugeot RCZ-R. Lindo "gatito"...


Muy buenas a todos desde este rinconcito del mundo virtual que es Motorproyect y desde el que hoy vamos a hablar de una de esas versiones que no sólo añaden una letra al nombre, sino que reestructuran todos sus componentes y le añaden muchos más caballos al motor.

No es nuestra querida M de BMW o el Type-R de Honda, ni siquiera la otra S de Audi, acompañada por una R delante que nos pone los pelillos erizados; se trata de la R de Peugeot y para su modelo más deportivo, el RCZ.

Desde principios de año, los que habían estado pidiendo ese toque de tabasco al RCZ están de enhorabuena con esta nueva versión mejorada y enfocada a dar la máxima deportividad a un modelo que lo lleva en los genes y que está dispuesto a presentar batalla a todo un hueso duro de roer y a punto de renovarse; el Audi TT.

Corría el año 2010 y las buenas experiencias en diferentes categorías del motor cosechadas por Peugeot y su departamento de competición, además del éxito de los diferentes "concepts" de corte deportivo exhibidos en diferentes Salones del Automóvil a lo largo y ancho del mundo; apareció el RCZ.

A día de hoy y con más de 55.000 unidades vendidas, estamos hablando de un modelo consolidado en su segmento al que le había llegado la hora de afilarle las garras, hacerlo un poco más aerodinámico y dotarlo de un corazón más potente y eficiente, ya que los 200cv que atesoraba su, hasta ahora, versión más enérgica; se me antojaban demasiado "discretos" para una carrocería coupé tan deportiva.

Y ahí estamos, viendo un coche con una pinta impresionante y unos resultados finales que merecen mucho la pena.


Exteriormente el RCZ-R no cambia excesívamente de sus hermanos moderados, pero por supuesto, tiene esos detalles que encandilarán a más de uno y que además, todos tienen su función aparte de la meramente estética.

En la vista frontal, nos encontramos con un rediseño de la parrilla delantera en la que observaremos el detalle de la R roja "sangre" que distingue a esta versión, junto con las luces diurnas de nueva factura. Se ha rebajado la carrocería 10 milímetros, que quizá a simple vista no se aprecien, pero en conducción sí, ya que ha ganado muchos enteros.

Sus llantas bitono especificas, nos dejan entrever unos enormes discos de freno mordidos por unas pinzas de cuatro pistones pintadas en color rojo que nos advierten de que están ahí por algo. Además tenemos unos nuevos aditamentos y un alerón fijo para mantenernos sujetos al suelo (en el RCZ "normal" es retráctil).

Por supuesto; no podía faltar un difusor trasero y una doble salida de escape, que es exclusiva para este modelo y que nos ofrece un ronroneo muy adictivo.


Pasando al interior descubriremos un concepto rediseñado para este RCZ-R. A esta versión se le han añadido detalles rojos y alguna que otra R roja intensa por todo el habitáculo, que le dan un aire completamente diferente, aunque siga siendo lo mismo... Destacaría el detalle rojo de la palanca de cambios (con el pomo un poco grande, todo hay que decirlo...) y la chapita con la R sobre el túnel central, que distingue a esta versión.

Los asientos son de tipo bacquet y recogen aún mejor el cuerpo... !!y son de serie!!!. Por 2.000 euros más, los podemos pedir calefactados y eléctricos. Por supuesto las costuras visibles son en rojo resaltando aún más con el cuero negro y el tejido Alcántara. En las puertas encontraremos una moldura metálica con la inscripción Peugeot Sport y la R de la versión que nos ocupa, además de los pedales en aluminio y volante y palanca de cambios también en cuero con las costuras en... rojo, claro...


La posición de conducción es la idónea para este tipo de coches y el espacio para los ocupantes de las plazas traseras es más que limitado por decirlo de una manera light..., vamos; que mejor que dejemos ahí las bolsas. Aunque seamos sinceros; estos coches no son para irse con los colegas de fin de semana con las maletas. Aunque con 320 litros de maletero dos personas con unas buenas maletas sí que se pueden ir y éso en otros coches del mismo segmento no siempre es posible.

Pero pasemos al corazón del felino, un 1.6 THP de 271 CV. Las cifras son las siguientes; de 0-100 en 5,9 segundos, una velocidad máxima de 250Km/h y un consumo medio homologado de 6,3 l cada 100 km..., no está nada mal la verdad.

Está asociado a una caja de cambios manual de 6 relaciones y no tiene la opción de montar una secuencial, que tanto se estilan en nuestros días.

El motor ha sido remozado y reforzado por todos los lados. Mejoras en el tratamiento de los materiales para aguantar la mayor potencia, mejor turbocompresor, pistones de diferente material, colectores de escape cambiados, bielas.... es decir que del motor original se ha hecho una evolución importante y en la que se ha invertido mucho tiempo y dinero pero con un rendimiento y unos resultados más que sorprendentes para tratarse de un motor con tan poca cilindrada. Se nota que han utilizado las soluciones que han ido probando con éxito en el mundo de la competición...


Añadimos que se ha configurado un diferencial autoblocante tipo Torsen que actúa sobre el eje delantero y el ESP está ajustado para sacar el mayor rendimiento al felino en cuestión y que podamos disfrutar al volante en todo momento, sin que nos esté dando el "coñazo" continuamente; solo cuando sea imprescindible.

Por supuesto no sólo el apartado mecánico ha sufrido cambios. Toda la amortiguación ha sido modificada y reajustada para lidiar con las nuevas aptitudes del RCZ, que nos ofrece un punto de dureza que se nos puede antojar un poco seca, pero muy apropiada para aprovechar las prestaciones del vehículo.


En cuanto al comportamiento, estamos hablando de un coupé deportivo de bandera. La dirección es muy precisa e incisiva y guía al coche donde nosotros le marquemos, con una precisión quirúrgica.
El chasis está muy bien afinado y soporta estoicamente los cambios bruscos de dirección, además; el tarado firme de la suspensión ayuda bastante.
El equipo de frenos también es excelente y tienen una buena mordida, además de ser muy fáciles de dosificar, aunque el pedal está muy elevado.

No sé qué más contaros sobre este coche porque la verdad es uno de esos coches que son diferentes. Sus rivales directos podrían ser el Audi TT RS o el Porsche Cayman, aunque dudo mucho que los compradores potenciales de este tipo de coches, se paren a pensar mucho en uno con el logotipo del león en el frontal.


Por 39.900 € sería más un rival directo para coches como el Volkswagen Scirocco R y para ser un coche de estas características y con semejante motor, es casi una ganga (pero solo casi...).

Es un coche muy equilibrado, pero igual no para el día a día por esas suspensiones tan sumamente duras.
Por lo demás; capacidad de maletero, confort y disfrute al volante para darnos el gustazo de vez en cuando, para mí; es un coche redondo dentro de su segmento sin lugar a dudas.

Doctor... quiero que me dé una RCZeta con R...



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC