Prueba: Mahindra XUV 500 W8.



Mahindra es una de esas marcas de las que muchos de vosotros no tenéis ni una simple referencia; ni siquiera os suena...

Es normal. Nunca a tenido una penetración en el mercado europeo, ni siquiera significativa y no digamos nada del mercado norteamericano. Pero Mahindra es un fabricante indio con una aceptable repercusión y reputación en los países emergentes asiáticos, Sudamérica y por supuesto; en el mercado hindú.

Existen algunos modelos que sí han llegado a comercializarse de manera testimonial en nuestras latitudes como el Goa o el Pick-up Bolero y cuyos propietarios me consta que están o estuvieron encantados con la dureza de sus monturas. Digamos que eran coches de  mucho "trote" y que aguantaban condiciones casi extremas de conducción, pero que no destacaban ni mucho menos en diseño o en calidades percibidas.

En la actualidad, la marca pretende dar un giro de 180º con sus modelos y para empezar, nos ofrecen un SUV de lujo...; bueno..., o lo que ellos entienden por lujo; pero muy pintoresco, llamativo, original, capaz, "duro" y económico. Se trata del Mahindra XUV 500.



La semana pasada tuvimos la ocasión de realizar una prueba dinámica con este nuevo modelo gracias a la amabilidad, como siempre, de Luis, en representación del Grupo Julián que es el que comercializa la marca en nuestra localidad. Realmente es un coche que nos sorprendió.

Empezamos por comentaros un poco el diseño. Aparentemente; ha ganado muchos enteros en ese apartado con respecto a los anteriores modelos de la marca y se nos muestra como un SUV con unos trazos muy marcados y potentes.
La marca nos asegura que trataron de dotar al XUV 500 de una imagen de tigre agazapado a punto de atacar y si le echamos un poco de imaginación; sí que es verdad que las líneas laterales nos podrían orientar a ver a un felino con las patas traseras flexionadas a punto de saltar sobre una despistada gacela.

Esa imagen nos la proporcionan unos pasos de rueda realmente sobre-dimensionados, sobre todo los traseros, que incluso le comen espacio a los cristales de esa zona. Su visión desde cualquier ángulo es realmente poderosa.

El frontal está muy elaborado, con unos parachoques muy originales en los que igual pecan de abusar de falsa rejilla con forma de panal de abeja y que solo tiene funciones meramente
estéticas, pero que le confieren una gran personalidad.

Los faros delanteros cuentan con luces diurnas de tecnología LED  y sin tener la oportunidad de probarlos; creo que los anti-niebla están situados un poco bajos y muy expuestos a los pequeños golpes, aunque teniendo en cuenta la altura del vehículo..., yo no soy nadie para poner en duda su efectividad




En la vista lateral, como ya hemos dicho antes, lo que más nos llama la atención a simple vista son los pasos de rueda muy marcados y una altura libre al suelo bastante considerable. Muy llamativos y dignos de mención, son también los tiradores de las puertas que como veis en las imágenes, tienen ligeras reminiscencias a los que utilizaban los Jeep originales de la II Guerra Mundial.

En la zaga nos encontramos con una auténtica atracción de feria... Me explico. Los pilotos traseros son realmente espectaculares y dotan al vehículo de una iluminación ejemplar y muy llamativa por la noche, vamos; que no podréis decir que no lo habéis visto.

Son grandes; muy grandes y además si os fijáis bien, llevan hasta un pequeño "tatuaje" en las tulipas transparentes... Cuenta también con un discreto alerón donde descansa la tercera luz de freno y una doble salida de escape cromada.

Ya que estamos por ahí; abrimos el portón del maletero para comprobar el enorme espacio del que disponemos en configuración de cinco plazas. Sí amigos; el XUV 500 está homologado para transportar hasta 7 personas, con dos asientos, aptos para dos adultos, que se esconden de una manera muy sencilla bajo el piso dejando una superficie totalmente plana.



La boca de carga es enorme y las formas del maletero muy uniformes y aprovechables, además de no resultar especialmente alta y es bastante cómoda para aposentar objetos voluminosos o pesados.

Nos adentramos en el habitáculo y nos encontramos..., poderosos.

La sensación de altura en este coche se multiplica exponencialmente, ya que desde el principio te da la impresión de que vas montado en algo muy grande y que puedes controlarlo todo desde ahí.

De hecho, y a pesar de que el Mahindra es realmente enorme; desde la posición del conductor se puede ver perfectamente donde acaba el morro.

Bueno..., he dicho realmente enorme y tampoco lo es ya que tan solo mide 4,58 metros de longitud, pero el aprovechamiento de espacio y la sensación que te produce es que estás conduciendo un coche muy grande.

La posición de conducción es..., bueno; digamos que no es mala, pero es que uno es un poco "voluminoso" y los indios generalmente son bastante más "finos" así que me faltaba un poco de respaldo para apoyar la espalda en condiciones óptimas. Tampoco destacan por su sujeción lateral, pero tampoco estamos hablando de un vehículo de altas prestaciones para "jugar" en las curvas. Aun así; son bastante cómodos y la tapicería de cuero de nuestra versión W8 les da un toque de clase extra.

Ahora nos vamos a detener en el cuadro de mandos. Peculiar donde los haya..., es granate, burdeos, o de color vino, como queráis decirlo. La combinación con plásticos negros y plásticos efecto madera, no es del todo agraciada; pero se ve que en aquellas latitudes es de lo más "in"...



Los relojes del cuadro son muy originales y le aportan un toque futurista bastante importante al conjunto, ya que producen una visión tridimensional con la información suficiente y son de muy fácil lectura al primer golpe de vista.

Exceptuando esa extraña combinación de colores del salpicadero, a la que no estamos acostumbrados, el XUV 500 W8 se nos presenta con un equipamiento bastante excelso y donde no faltan elementos "premium" como un navegador con pantalla táctil de 6"(que funciona a la perfección), lector de DVD, climatizador, control de velocidad de crucero con mandos en el volante, sensor de luces y de lluvia, sensor de aparcamiento con posibilidad de cámara trasera de apoyo, ayuda de arranque en pendientes, comando de voz para la radio, con CD, conector USB, MP3 e I-Pod, Bluetooth, asientos de cuero, espejos retrovisores eléctricos, ordenador de a bordo, control de presión de los neumáticos...

Cuenta también con infinidad de guanteras, alguna de ellas refrigeradas  y huecos por todos lado para dejar todo tipo de papeles y objetos, además de la posibilidad de viajar con una iluminación ambiente de color rojizo, bastante "coqueta" y que nos da una agradable sensación de relajación durante la conducción en horas nocturnas.

El problema es que siendo realmente sinceros; el ajuste de algunas tapas y cierres en el habitáculo dejaban un poco que desear y es bastante probable que se agraven los "grillos" con el paso del tiempo..., aunque igual solo era una cuestión de la unidad que probamos en concreto y no de todas...

 Como podéis comprobar por las imágenes y nosotros lo pudimos hacer en persona; la habitabilidad y la vida en el interior del Mahindra, a pesar de esos pequeños desajustes, es totalmente placentera. Los detalles de calidad y de buen gusto, predominan sobre todas las cosas y son de agradecer, además de la impresionante dotación de serie, el enorme espacio interior y el confort de marcha a velocidades legales.


Remarco lo de velocidades legales, porque no estamos hablando de un vehículo deportivo, sino de un coche con una masa y una altura considerable.

Realizamos la primera parte de nuestra prueba dinámica en una carretera convencional con varias curvas y cambios de rasante acusados. Me sorprendió muy gratamente, la nobleza con la que el "gigante" que conducía, absorbía las irregularidades del asfalto de una manera ejemplar y no lo trasladaba al interior, donde viajábamos en absoluto silencio. El rumor del motor estaba muy bien aislado y lo único que se percibía un poco más de la cuenta, era el viento del exterior condicionado por unos enormes retrovisores.



En uno de esos cambios de rasante que hacen que el estómago se te suba hasta la garganta, quisimos comprobar hasta que punto las suspensiones eran efectivas, o tan solo eran blandas y podrían resultar "rebotonas"... Son independientes de tipo Mc Pherson en el eje delantero y Multi-link en el trasero y se supone que tendrían que hacer un gran trabajo de contención. Vamos allá...

Lo certifico; son efectivas. Contaba con que el Mahindra nos deleitase con hacernos el "efecto barco" y que las suspensiones se extendieran y comprimieran dos o tres veces, dándonos esa pequeña sensación de inseguridad y obligarnos a parar para vomitar en el arcén por el mareo..., pero nos equivocamos totalmente, de hecho; casi ni notamos que lo habíamos pasado a toda velocidad. Punto para el XUV 500...

Vamos a coger unas curvas. A un ritmo normal; el Mahindra se comporta de manera muy noble y apenas "cabecea" a pesar de su tamaño y envergadura. Cuando aumentamos el ritmo y queremos realizar el mismo tramo, amigo...; reza lo que sepas.

Las ruedas Bridgestone en medida 235/65 R17 no patinan y se agarran como una lapa al asfalto, el ABS+EBD con función anti-vuelco y el ESP no se activaron; pero dadas las dimensiones de nuestra montura y su peso, las inercias son bestiales y el coche se desplazó en "bloque", necesitando de nuestro carril, del contrario y un poco del arcén, para tomar una curva a derechas a cierta velocidad (bastante, para el tipo de vía) y apretando los dientes...

Menos mal que ese tipo de cosas las hacemos en carreteras sin tráfico y con excelente visibilidad. NUNCA, NUNCA, hagáis esto por diversión en vías abiertas al tráfico, por vuestra seguridad y la de los demás.

Con este "experimento" llegamos a la conclusión de que es un coche muy seguro, con un comportamiento excelente y un confort interior de bandera; pero si circulamos correctamente y no como energúmenos... En el segundo de los casos iríais "vendidos" si no contáis con las leyes básicas de la física...

Bueno, esto es un SUV ¿no?, pues vamos a probarlo por alguna pista forestal a ver que tal se comporta.
La verdad es que, a mi forma de entenderlo, es casi como un TT puro gracias al recorrido de las suspensiones, la altura libre al suelo y esa imagen tan rotunda.



Por caminos de tierra y grava, comprobamos su enorme capacidad de tracción y sus buenas maneras a la hora de afrontar pequeños, y no tan pequeños, obstáculos. A pesar de tener unos neumáticos más orientados al asfalto, no tener reductoras (tan solo una primera relación extremadamente corta) y ningún mando adicional para cambiar la configuración en según que condiciones; el XUV 500 "trepaba" por donde queríamos sin rechistar.

Nos daba tanta confianza que incluso nos planteamos vadear un pequeño riachuelo; pero teniendo en cuenta que no eramos los legítimos dueños..., la próxima vez pediremos los permisos pertinentes.

Cuenta también con un botón que activa el control de descenso y funciona a la perfección, conteniendo el par del motor que se transmite a los ejes, en nuestro caso; solo al delantero...

Sí queridos lectores; nuestra unidad de pruebas tenía solo configuración 4X2 y sus capacidades "off road" !eran impresionantes!. No queremos imaginar como podría ser el Mahindra con tracción total, pero suponemos que esas capacidades las podría multiplicar por 1.000...

Llega la hora de volver a la ciudad para comprobar que tal se desenvuelve una "mole" semejante entre el tráfico urbano.

Es muy común ver "cacharros" enormes como los BMW X5 o Audi Q7 circulando a todas horas por nuestras ciudades atestadas de tráfico. Son vehículos torpes y proclives a ocupar más de un carril en las glorietas, ya que sus conductores son incapaces de mantenerse dentro de las líneas en la mayoría de los casos porque pierden las referencias con facilidad.

Con el XUV 500 no pasa eso, ya que su contenida longitud y la posición elevada de conducción, nos permite adelantarnos a los acontecimientos y controlar las cuatro esquinas del vehículo sin salirnos del carril, eso sí; con una autoridad sobre los demás usuarios bastante patente...

Otra cosa es el tema del aparcamiento; ya que desde el retrovisor interior no podemos controlar hasta donde llega la "cola" de nuestro coche. Menos mal que contamos con los sensores traseros, que además; miden la distancia que nos queda antes de golpear al vehículo de atrás en centímetros. Toda una rareza, pero muy práctica para apurar al máximo.

Había empezado con mal píe la prueba, y cada vez me está gustando más este "juguete"...

El motor es de fabricación propia y se trata de un bloque turbo-diésel denominado m-Hawk 2.2, con 140cv y un par máximo de 330Nm, asociado a una caja decambios manual de 6 velocidades. Cuenta con un sistema Stop/Start para contener los consumos en ciudad, que funciona cuando le da la gana, todo hay que decirlo...



La velocidad máxima que es capaz de alcanzar es de alrededor de unos 150 Km/h y el consumo mixto homologado para esta versión de tracción delantera es de 6,5 l/100 Km mientras que para la versión con tracción total se homologan 7 litros.

Existen dos acabados a elegir, el W6 y el W8, los cuales se diferencian tan solo por una dotación en el equipamiento, más o menos completa. La paleta de colores la componen 6 tonalidades diferentes siendo el color de nuestra unidad de pruebas el Moondust Silver.

Los precios son bastante coherentes con lo que ofrece la marca en sí y se podría decir que son realmente un chollo si tenemos en cuenta el equipamiento y el tipo de vehículo que es. La unidad que probamos, que era la más equipada, se nos quedaba en unos, aproximadamente, 23.500 euros, además de ofrecernos 5 años de garantía, lo que en teoría es un gran peso para decantarse por la compra de este SUV tan "exótico".






Conclusión final.

El Mahindra XUV 500 te ofrece desde el principio, una de cal y una de arena.

Es un coche imponente y con un equipamiento de serie que para sí le querrían otros modelos más conocidos, más caros y más pequeños... Tiene detalles de coches de más alto empaque, es enorme en cuanto a habitabilidad se refiere, tiene infinidad de huecos para dejar cosas, es muy cómodo, luminoso, fácil de conducir, seguro, con un diseño muy original y ciertamente bonito, económico a la hora de la compra y parco en consumos y tiene unas capacidades "off road" dignas de un vehículo militar, incluso en la versión de dos ruedas motrices.

Pero como todos los coches; tiene también pequeños defectos y taras, que los chicos de la marca deberían "limar" para futuros modelos, si quieren competir de tú a tú con lo más granado de la sociedad SUV.

Para empezar, deberían cambiar el color del salpicadero, por uno más... ¿global?. Negro, gris, crema..., pero es que el color burdeos... Los plásticos y guarnecidos interiores son de una calidad aceptable y de un tacto agradable, pero deberían mimar más el tema de los ajustes, ya que hay algunas zonas que parecían ciertamente endebles y que podrían generar "grillos" futuros por el uso habitual.


Los faros anti-niebla están en una posición muy baja y son objetivo fácil de las piedras y setos que sorteemos por los caminos. Los tiradores de las puertas tienen un diseño original, pero es bastante sencillo que podamos engancharnos con las ramas de los arbustos cuando pasamos por lugares un poco angostos y provocar daños mayores en la carrocería.

El sistema Start/Stop también deberían sustituirlo por uno que funcione siempre y que no necesite "cargarse" para activarse correctamente en los semáforos y retenciones, además de ajustar un poco más el recorrido de los pedales, que aunque te haces enseguida al tacto del embrague; dosificar la frenada se hace una tarea más complicada, ya que tiene un cierto recorrido desde que pisamos hasta que realmente estamos frenando. Aunque después esos mismos frenos tengan el mordiente necesario para detener los 2.510 Kg del vehículo...

La dirección es bastante directa y comunicativa y las suspensiones son perfectas para un vehículo de estas características ya que combinan un alto grado de confort, con un excelente aplomo en carretera, eso sí; siempre y cuando no queramos explorar los límites del coche en asfalto, momento en el que pasaríamos de la comodidad al miedo en cero coma...

Otra cosa es que queramos explorar los límites del Mahindra en el campo, donde nos sorprenderá siempre con un comportamiento excepcional, gracias a su altura respecto al suelo, unas suspensiones que se lo "comen" todo, una motricidad excelente en cualquier circunstancia y si se nos pone un "barranco" de por medio; el sistema de control de descenso hará el trabajo duro por nosotros...

Como podréis comprobar; el nuevo Mahindra no tiene nada que ver con los modelos que ya conocíamos de la marca y han dado un paso de gigante para "colocar" sus productos en el mercado europeo sin sufrir ningún tipo de "humillación".

Todavía tienen que seguir dando pasos para acercarse a lo que demandamos en este mercado tan voraz, pero en ésta ocasión; han fabricado un SUV bastante aparente y que, con excepción de pequeños detalles, nada tiene que envidiar a las marcas más consolidadas de Europa.

El cliente "tipo" del XUV 500 es una persona de mediana edad, a la que la fiebre del acelerador se le haya pasado, que viva o trabaje en zonas rurales y que le guste viajar con la prole de vez en cuando. Una persona que necesite de espacio vital, bien para trabajar o bien para el ocio. También es un coche muy válido para aquellos cazadores que necesiten moverse por zonas relativamente inaccesibles o aquellas madres que van a recoger a sus hijos a la puerta del colegio con el "utilitario" de turno, como tantas... Directamente es un SUV como cualquier otro, pero con una presencia y comportamiento, más orientada al uso campero que otros de su misma categoría.



Es bonito, es barato..., lo de bueno aun lo tiene que demostrar; pero en la marca están tan seguros de su fiabilidad, que nos ofrecen 5 años de garantía para corroborarlo. Ahora solo falta que vayas tú a comprobarlo por ti mismo; ¿te atreves con el Mahindra?.





Agradecimientos a Grupo Julián por habernos cedido esta unidad para realizar la prueba.

El Grupo Julián es el concesionario multi-marca más grande de España y entre todas ellas; encontrarás a Mahindra. Para mayor información y contacto:

Ctra. Madrid-Irún, Km 234
Polígono Los Pedernales (a 800 m del Nudo Landa por la vía de servicio). 09001. Burgos.

Web: http://grupojulian.com/

Atención al cliente: 947 267 085






Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC