Prueba: Nissan Qashqai 1.6 dCi Tekna 4X2.

Como dijimos en su momento; el Nissan Qashqai fue uno de los vehículos que han revolucionado el mercado desde su presentación. Las cifras de ventas lo avalan y tanta gente no puede estar equivocada.



Lo curioso es que nació por casualidad y por la frustración de los directivos, que no encontraban la fórmula para competir de tú a tú con el todo-poderoso Golf. A alguien se le ocurrió la brillante idea de fabricar algo a caballo entre un compacto y un SUV y... "voilá", el Qashqai hizo su aparición estelar.

Una buena presencia, un diseño diferente, un concepto nuevo, una buena relación calidad-equipamiento-precio, buenas prestaciones y un espacio y habitabilidad más que suficiente, le han hecho tener el favor del gran público y ser durante varios meses el coche más vendido en España y uno de los más exitosos en el mercado europeo, con más de 2.000.000 de unidades en circulación.

Aun con un mercado en claro ascenso y con una cuota de ventas mantenidas; a los chicos de Nissan les a dado por renovar a su "piedra angular", mejorando en todos y cada uno de los aspectos en los que podrían sucumbir ante la dura competencia. En ésta web ya dimos buena cuenta de ello en la entrada Nissan Qashqai, las segundas partes no tienen porqué ser malas , y que os invitamos a que recordéis...

Pues a llegado el día en el que hemos tenido la fortuna de contar con la inestimable colaboración, siempre, del Grupo de Santiago y sus concesiones; para poder poner a prueba a la "vaca sagrada" de la marca y comprobar en nuestras propias carnes como se desenvuelve este nuevo producto bajo la opinión subjetiva de "gente normal" y usuarios como nosotros. Lo de gente normal os lo pongo entre comillas por razones obvias...

Vamos a ello. Para empezar os voy a comentar que ha ganado muchos enteros en cuanto a diseño y presencia. Es un buen coche para "fardar" entre la comunidad de vecinos y si contamos con una unidad igual que la que pudimos "catar", mucho más..., ya que el equipamiento de serie era extensísimo en el acabado Tekna.

Posee unas líneas muy afiladas y muchas más nervaduras en toda la carrocería que su antecesor, que le dan un toque de agresividad muy importante a todo el conjunto. Donde más se nota la tensión de diseño es el el capó delantero, ya que desde la posición  de conducción se ven perfectamente las curvaturas y pliegues de esa pieza en concreto.

Gracias a ese diseño, consigue una gran eficiencia aerodinámica con un Cx de 0,32 y como consecuencia, una gran eficiencia en cuanto a consumos que se nos quedan en unos frugales 4,4 l/100 Km en ciclo mixto homologados por la marca.


A ello también contribuye un sistema utilizado en los grandes deportivos, habitualmente, y que consiste en una parrilla móvil que se cierra a partir de 30 Km/h y que se vuelve a abrir en el caso de que haya posibilidad de que se recaliente el líquido refrigerante del motor.

Esa parrilla ahora tiene una estética más lograda y los faros tienen también un toque más "oriental", que desde la versión de acceso cuentan con luces diurnas LED de diseño muy característico y reconocible. Iluminan a la perfección y pueden ser halógenos, de xenón o Full Led según el acabado que escojamos.


En el lateral, las poderosas y enormes llantas de aleación de 19" de ésta versión, acaparan todas las miradas y sirven para refrigerar mejor el sistema de frenos además de proporcionar una imagen de mayor empaque, aunque también hay varios modelos a elegir con medidas de 17".

En esa vista también nos percatamos de unos pasos de rueda muy marcados, tanto delante como detrás, y a partir de esos cuartos traseros nos encontraremos con una línea de cintura ascendente, que nos dirige, virtualmente hablando, hacia el alerón posterior con un tamaño generoso.

En la zaga nos encontraremos con unos trazos muy marcados y elaborados y unos pilotos con la posibilidad de contar también con iluminación LED y un diseño bastante modernizado con respecto a su predecesor. Lo malo es que esos trazos y esos pilotos nos recuerdan un poco a otros modelos ya conocidos... Ford Kuga



Nos adentramos en el interior y nos damos de bruces con un habitáculo impresionante, tanto en habitabilidad, como en materiales, ajustes y tecnología. Ha ganado muchos enteros y nos dio la impresión de estar ante un coche incluso, de un segmento superior.

La posición de conducción es elevada, como en cualquier vehículo de esta categoría y hay suficiente espacio para que cinco ocupantes viajen con total comodidad en cada una de sus plazas. No obstante; el nuevo Nissan Qashqai crece en todas sus cotas. Es ahora 47mm más largo hasta alcanzar los 4,38 m; más ancho, con 1,80 m y la distancia entre ejes también es mayor, alcanzando los 2,64 m, que repercute directamente en la habitabilidad interior de la que os hemos hablado y en la capacidad del maletero, que ahora aumenta hasta los 455 litros.

Hacemos una pequeña reseña sobre el maletero. En cuanto a tamaño, se sitúa dentro de los estándares de la competencia, el espacio disponible es muy diáfano y además podemos modularlo de varias maneras, ya que tiene doble fondo y podemos separar varias zonas de carga para que los objetos pequeños no anden por ahí dando tumbos... Lo malo es que debajo, tan solo cuenta con un kit reparapinchazos, bastante común hoy en día en todos los modelos.

Pierde un poco en la altura, que en esta ocasión es de 1,59 m, y la pérdida de esa altura se supone que beneficia a la dinámica del conjunto haciéndolo más "turismo" que SUV, pero como veremos más tarde; no es del todo cierto...

El cuadro de mandos es impresionante y todos los botones los tenemos muy a mano además de ser muy intuitivos, para que no desviemos la vista del frente. Lo único "malo" (que en realidad no es malo...) es que la unidad que probamos tenía una dotación de serie abrumadora y a pesar de contar con el volante multi-función que nos facilitaba la tarea, las múltiples configuraciones y controles de los sistemas disponibles, harán que tengamos que estudiar un master para poder manejarlas con total naturalidad.



Entre los relojes del cuentakilómetros y las revoluciones, hay una pantalla del ordenador de a bordo en la que nos indica los diferentes "gadgets" entre los que podemos "trastear"; desde endurecer el tacto de la dirección, pasando por activar o desactivar todas las ayudas a la conducción, hasta la intensidad de la iluminación ambiente de color anaranjado que nos encontraremos alrededor de la palanca de cambios... Un sinfín de posibilidades que harán que nos pasemos un par de horitas hasta que sepamos todas las funciones que podemos controlar a golpe de botón.

En el centro del salpicadero nos encontramos con una gran pantalla táctil de 5" a color, desde la que podremos visionar el navegador, controlar las emisoras del sistema de audio o ver imágenes a tiempo real del contorno del vehículo a vista de pájaro en las maniobras de aparcamiento para evitar así ningún rasguño.
Hay cámaras en los retrovisores exteriores y en el portón trasero. Entre todas nos proporcionan una visión perimetral de 360º. Pero si además contamos con el sistema de aparcamiento automático; no debemos de preocuparnos ni siquiera de maniobrar; solo de los pedales.

Cuando pulsamos el botón de "parking", el sistema mide los huecos disponibles hasta encontrar uno en el que quepa el vehículo, tanto en batería como en línea. En ese momento nos avisará con una señal acústica y nosotros marcaremos con el intermitente nuestras intenciones. Colocamos el coche en una posición adelantada, engranamos la marcha atrás y seleccionamos con nuestro dedo el centro de la plaza. A partir de ahí, pulsamos el botón P de la pantalla y tan solo debemos de preocuparnos por los pedales; el coche gira el volante por nosotros y nos deja aparcados a la perfección.

No es un invento nuevo ni tampoco magia, pero me sorprendió su excelente funcionamiento y su "pericia" aparcando. Habrá muchas situaciones en las que no necesitemos del sistema para estacionar, pero me sé más de uno y más de dos a los que les vendría como anillo al dedo, porque hay cada inútil...

Otro de los sistemas de seguridad disponibles, que vienen realmente bien, es el asistente de aviso de vehículo en el ángulo muerto, que por medio de una señal luminosa a la altura de los retrovisores nos indica si hay o no, alguien en el otro carril al que no hayamos tenido en cuenta antes de incorporarnos.

Pero aquí no se acaba la excepcional dotación de serie en el acabado Tekna, en cuanto a medidas de seguridad. Contamos también con el detector de fatiga del conductor, lector de señales de tráfico, avisador de cambio involuntario de carril, indicador de la presión de neumáticos, detección de movimiento alrededor del vehículo, asistente de luz de carretera, sistema anti-colisión frontal, siete airbags, control activo del chasis...

En este último punto me voy a detener un poco. El control activo del chasis es un sistema que te ayuda en la conducción y evita en la medida de lo posible los pequeños errores de trazada que nosotros, simples humanos, podamos cometer.



Por medio de sutiles frenadas en las ruedas correspondientes, nos ayuda a redondear las curvas, contiene los balanceos del coche en cualquier tramo y nos proporciona una respuesta del vehículo ejemplar en cualquier circunstancia y sin generar ningún estrés al conductor.

El problema viene en que a velocidades normales y sin que nos percatásemos en ningún momento de su funcionamiento; veíamos en la pantalla del ordenador de a bordo que el sistema nos estaba ayudando. Hasta ahí bien. Pero como somos muy maliciosos, nos dio por pensar en que si realmente entraba en funcionamiento con esa facilidad y dentro de los estándares de una conducción normal... ¿cuanto nos iban a durar las pastillas o los discos de freno en la vida útil del coche?.

La verdad es que el comportamiento ha ganado mucho respecto a la anterior generación y aunque se acerque más al "aura" de los compactos puros; no olvidemos nunca que seguimos conduciendo un SUV y que el centro de gravedad y las masas en movimiento son diferentes y por lo tanto; las reacciones también.

No quiero decir con esto que sea una barca, ni mucho menos, pero el Qashqai no es un modelo para afrontar un tramo de rallyes, sino que es un gran coche para disfrutar conduciéndolo. Las suspensiones ofrecen el compromiso justo entre comodidad y dinamismo y la electrónica hace el resto...

Los sistemas de ayuda a la conducción se pueden desconectar para que no nos vuelvan locos en la ciudad, aunque son los aliados perfectos en viajes de largo recorrido en donde la relajación, el cansancio y los pequeños despistes, pueden jugarnos una mala pasada.

El tacto de la dirección es bastante directo y no percibimos ninguna ligera holgura que nos hiciese corregir la trayectoria en ningún momento. Es de dureza variable y en ciudad nos pareció excesivamente asistida, aunque en carretera abierta es bastante milimétrica, sobre todo si activamos el modo Sport de la misma. Los frenos también son bastante potentes y fáciles de dosificar, aunque como hemos dicho antes; será una de las pocas cosas a las que tengamos que prestarle más atención de una manera continuada si no queremos "sorpresas".

El resto del equipamiento de confort, también destaca por ser bastante extenso y entre otras "delicatessen", podemos contar con navegador, Bluethooth, limitador-regulador de velocidad de crucero, tapicería de cuero, asientos calefactados con ajuste eléctrico el del conductor, climatizador bi-zona, sensor de luces y de lluvia, asistente de arranque en pendientes, Stop/Start, arranque por botón y apertura remota sin llave, lunas tintadas...

La mecánica que tuvimos la ocasión de probar, era la más potente de todas. Se trataba de un 1.6 dCi con 130cv que genera un más que respetable par máximo de 330 N/m y es capáz de impulsar al SUV de Nissan hasta los 190 Km/h y alcanzar el 0-100 en 9,9 segundos. Vale; no es el "summun" de las prestaciones puras, pero es que tiene que mover 1.420 Kg...

Va asociado a un cambio de marchas de 6 relaciones, con un escalonamiento perfecto y un tacto muy bueno. Según versiones, también podemos optar por una caja de cambios de variador continuo denominada XTronic.

Es poco "ruidoso" y está muy bien aislado tanto en el interior como en el exterior. Las recuperaciones son bastante aceptables, pero sin llegar a ser contundentes y la sensación de aceleración es muy progresiva y lineal.



Por supuesto; también podemos adquirir el Qashqai con tracción total All Mode 4X4 i, que por medio de sensores controla el giro de las ruedas y puede distribuir el par incluso al 50% para cada eje o gestionar cada rueda de forma individual sin reductoras ni nada de eso; electrónica pura y dura. Aumenta la seguridad en cualquier tipo de trazados y nos permite ligeras incursiones por caminos en buen estado (recordemos que ha sido rebajado en altura...)

Hasta aquí, os hemos desgranado más o menos que nos podemos esperar del Qashqai más alto de la gama y de todo el equipamiento disponible en materia de confort y seguridad, además de comentaros como se comporta dinámicamente hablando. Pero quizás una factura de 29.500 euros os parezca un poco elevada, aunque estamos hablando de un coche que tiene un equipamiento de lo más "premium" y que para sí quisieran muchas berlinas de marcas alemanas que lo superan en precio...

No os preocupéis. Existen  otras variantes y otras mecánicas que seguro, se adapten a todos y cada uno de vuestros bolsillos. Además del acabado Tekna; hay tres acabados por debajo que se diferencian básicamente por la dotación de serie disponible: Visia, Acenta y N-Tec.

También podemos combinar esos acabados con otro diésel y una variante de gasolina. La mecánica de gasolina es un 1.2 DiG-T con 115cv y en diésel estaríamos hablando del archi-conocido dentro de la alianza Renault-Nissan 1.5 dCi de 110cv y que comparte con otros modelos como el Megane, el Clio, el Duster...

La gama partiría desde los 20.400 euros, aproximadamente, hasta los casi 30.000 que corresponderían al más dotado.

La gama de colores a elegir la componen 9 tonalidades y dentro del catalogo de opciones, podemos elegir diferentes llantas (todas muy bonitas) de 17 o 19", soportes para transportar bicicletas, cofres u otras cosas en la baca, embellecedores, protectores de paragolpes, molduras...




Conclusión final.

El nuevo Nissan Qashqai enamora al primer golpe de vista. Su nuevo diseño, mucho más actual, afilado y relativamente agresivo; es una gran carta de presentación para todos aquellos clientes a los que no les gustaba la estética SUV en general y a los que sí que les gusta; les encandilará con una presencia llamativa y un porte sin parangón.

Es atractivo en su parte frontal, característico en su vista lateral..., pero es en la trasera donde pierde toda su originalidad, emulando en cierta medida lo que ya conocíamos de otros modelos.

El equipamiento de serie en la versión Tekna es realmente abrumador y se nota que los ingenieros de Nissan han echado el resto en cuanto a la incorporación de nuevas tecnologías, antes conocidas en segmentos superiores, para acercarlas un poco más al público de "a pié".

Lo que más me llamó la atención, es la cantidad de ayudas a la conducción de las que disponíamos y que en momentos determinados nos hacen ser "mejores" conductores en nuestros trayectos urbanos y de largo recorrido..., incluido el sistema automático de aparcamiento, muy útil en ciudad y para estacionar en sitios más estrechos sin que tengamos que hacer ninguna maniobra.

Han dado un salto cualitativo en cuanto a materiales se refiere y otro gran salto en cuanto a ajustes. El habitáculo nos sorprende por tacto y el orden de todos los mandos del salpicadero que se encuentran muy a mano.


Es muy fácil encontrar la postura correcta y eso de ir un poco más elevado nos proporciona una gran sensación de seguridad, aunque una pega que le encontramos a la excelente posición del conductor, es una ligera inclinación del volante que nos parecía innecesaria e incomprensible; aunque realmente es del todo irrelevante..., nos sorprendió.

Los asientos son muy cómodos y no tendremos la necesidad de apearnos a menudo en los viajes más largos, aunque adolecen de poca sujeción lateral en la zona de las caderas.

La habitabilidad es muy buena y cinco ocupantes podrán viajar con total comodidad en cada una de sus plazas. El maletero es tan solo suficiente y aunque es muy aprovechable y modulable, no destaca especialmente. Además, la boca de carga resulta bastante elevada para ubicar objetos muy pesados con comodidad.
La prueba dinámica nos desveló que es un gran rutero y muy confortable. Las suspensiones absorben de una manera ejemplar cualquier tipo de imperfección del asfalto, a la par que "sujetan" perfectamente al vehículo en los tramos más revirados, ayudadas de manera ejemplar por el "Chassis Control" que actúa de manera imperceptible, pero que para mi gusto actúa demasiado... Ojo a la larga con las pastillas y los discos de freno...

El motor tiene la potencia suficiente para mover al Qashqai con cierto brío. Es muy progresivo, tiene una buena cantidad de par disponible y una elasticidad bastante lineal además de mantener una media de consumos bastante frugales. No destaca por su "patada", pero es muy agradable de conducir y además está muy bien aislado.






En conclusión; el nuevo Qashqai nos a encantado. Tiene un diseño fresco, es atractivo por fuera y por dentro, el equipamiento es excelente, la calidad es muy buena, es muy agradable de conducir, es muy cómodo, es muy seguro, polivalente... La verdad es que podría pasarme horas con adjetivos buenos para la nueva creación de la marca nipona; pero no me apetece... Simplemente; es un gran coche.



Agradecimientos al Grupo de Santiago y a Raúl, en representación del concesionario Ibermotor, por haber hecho que esta prueba fuera posible.


Ibermotor de Santiago, es el concesionario oficial de Nissan en Burgos y está en: 

Pedernales 32

09195. Villagonzalo de Pedernales.
Burgos.

Tlf de contacto: 947 269 000

http://red.nissan.es/ibermotor













Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC