Citroën C4 Cactus Airflow 2L. No me come nada...


Citroën presenta en el Salón de París un prototipo, equipado con tecnología Hybrid Air, que sólo consume 2l/100 Km. ¿Será posible?.


Citroën es una marca que siempre se a caracterizado por tener ideas creativas y tecnológicas que aportan respuestas a las necesidades de cada época. Como un verdadero laboratorio de ideas, el concept C4 Cactus Airflow 2L, hace hincapié en los puntos fuertes del C4 Cactus de serie, pero ahora, dotado con tecnología Hybrid Air, este prototipo concentra diseño e innovaciones para reducir, de forma drástica, los costes de utilización relacionados con el consumo.

Muestra todo el saber hacer de Citroën enfocado hacia el objetivo de ofrecer, a medio plazo, un vehículo asequible con un consumo inferior a los 2 l/100 km y le supondrá un quebradero de cabeza al futuro Volkswagen XL1, que será más caro y a priori, menos polivalente.

Las exigencias medioambientales y la evolución que los modos de vida suponen, abren nuevas oportunidades para las marcas de automóviles con creatividad. El proyecto C4 Cactus Airflow 2L nace en este contexto de evolución permanente como parte del programa “Vehículo 2 l/100 km” de la Plataforma Automóvil (PFA) y su objetivo es aportar soluciones para que los conductores reduzcan el presupuesto que dedican al automóvil y disminuyan la huella ecológica que dejan sus viajes por carretera.

El diseño del Citroën C4 Cactus conjuga estética y funcionalidad, al asociar volúmenes fluidos y elementos gráficos impactantes, que hacen destacar su función original. Como parte de la búsqueda de eficacia aerodinámica el diseño cobra aún más importancia en el concept C4 Cactus Airflow 2L, hasta llegar a una línea fluida y única.

Por este motivo, se han modificado o, incluso, se han creado, algunos elementos estilísticos, con el fin de optimizar la aerodinámica del vehículo que aporta su granito de arena en cuanto a consumos se refiere.
Se distinguen dos tipos de piezas, de geometría variable y de geometría fija. Entre las primeras figura el nuevo paragolpes delantero, que cuenta con tres entradas de aire que se accionan según el uso del vehículo para mantener una apertura óptima, tanto para la refrigeración del motor como para la circulación del aire. Además, se han añadido deflectores laterales móviles a la parte la trasera de la custodia para una mejor distribución del flujo de aire alrededor del vehículo y las llantas cuentan con paneles móviles accionados y controlados por la fuerza centrífuga.

En cuanto a las piezas de geometría fija, los neumáticos elegidos para equipar el vehículo son los denominados Tall&Narrow 19", de última generación. Muy estrechos y de gran diámetro, mejoran el rendimiento energético del vehículo gracias a su “ultra-ultra” baja resistencia al rodamiento y a una mayor aerodinámica. Además, gracias a su gran diámetro, absorben mejor los baches sobre terrenos irregulares, incrementando así el confort al volante.

Los pasos de rueda incorporan una cortina de aire “Air Curtain”. Gracias a unas pequeñas ranuras verticales situadas en ambos extremos del parachoques delantero (una solución interesante y que utiliza el mismisimo Ferrari Speciale), canaliza el flujo de aire a lo largo de las ruedas, optimizando su circulación.

El alerón trasero se ha alargado y se ha incluido un extractor de aire a la altura del paragolpes trasero, con el fin de distribuir mejor el flujo de aire alrededor del vehículo y reducir las turbulencias que afectan a la resistencia aerodinámica. Además, se han sustituido los clásicos retrovisores por cámaras de visión trasera, más pequeñas y finas, que también disminuyen el impacto del aire sobre el vehículo.

Los bajos de la carrocería están completamente carenados, lo que permite que el flujo de aire pueda circular sin obstáculos y se evita cualquier alteración relacionada con los elementos instalados bajo el coche y por último, un módulo de faros delanteros y traseros con LED sustituye al del Citroën C4 Cactus de serie. Su bajo consumo eléctrico permite ahorrar energía y, en consecuencia, carburante.

Estos cambios de estilo se destacan por colores y materiales específicos. Así, el naranja, un color moderno, dinámico y muy utilizado en el sector aeronáutico, subraya todos los elementos aerodinámicos y refuerza el carácter tecnológico del concept C4 Cactus Airflow 2L. Una forma sencilla y didáctica de destacar las diferencias de diseño con respecto al C4 Cactus de serie.

Estas modificaciones definen un diseño de fuerte personalidad, en el que los elementos de estilo se ponen al servicio de la aerodinámica y permiten reducir con eficacia el coeficiente de penetración y la resistencia del aire, logrando un ahorro aerodinámico global del 20% (es decir, un Cx de 0,55), en comparación con el modelo de serie.

El C4 Cactus de serie, lanzado en junio 2014, es una respuesta a las necesidades actuales. Citroën ha optado por un enfoque pragmático para dar más valor a lo que cuenta realmente para los clientes, sin dejar de ofrecer un vehículo asequible. Cualquier presupuesto dedicado al automóvil puede desglosarse en dos partidas principales: el precio de compra y el coste de utilización. En el Citroën C4 Cactus, este último se ha reducido notablemente, gracias a la optimización del consumo de carburante como consecuencia de motores eficientes (PureTech en gasolina y BlueHDi en diésel), combinados con innovaciones técnicas destinadas a aligerar el vehículo.

Lograr un vehículo más ligero ha sido también un aspecto clave en el desarrollo del concept C4 Cactus Airflow 2L. Si el C4 Cactus de serie es ya 200 kg más ligero que el Citroën C4, el concept C4 Cactus Airflow 2L logra un ahorro adicional de 100 kilos (cadena de tracción incluida), lo que se traduce en una disminución del peso del vehículo de un 11%.

El aligeramiento de las piezas de estructura ha sido una de las vías de exploración para lograr este objetivo. Así, en el concept-car C4 Cactus Airflow 2L, los bajos de la carrocería incorporan nuevos materiales como el aluminio, presente en el tablero superior, los travesaños interiores y el suelo de la parte trasera, el acero de alto límite elástico, en los largueros delanteros o el suelo del maletero o materiales composite, en el piso de la parte delantera. Estos nuevos materiales son estructurales y contribuyen a la absorción de energía en caso de choque, por lo que respetan las exigencias más estrictas en materia de seguridad.

Esta estructura de bajos compuesta por diversos materiales ha conllevado el desarrollo de técnicas de ensamblado específicas, novedosas en el mundo del automóvil. Las piezas de estructura en material composite son un campo de exploración prometedor para conseguir vehículos más ligeros en el futuro. Su producción a gran escala supone actualmente uno de los mayores retos tecnológicos e industriales en el sector automovilístico.

Más allá de las piezas estructurales, el conjunto de elementos del vehículo ha sido objeto de profundos estudios para reducir el peso del C4 Cactus Airflow 2L. Así, se han seleccionado materiales ligeros y de altas prestaciones. Por ejemplo, se ha recurrido a materiales composite a base de carbono en los muelles de suspensión, el portón trasero, la banqueta trasera, los laterales de la carrocería, el techo, los travesaños del techo, las aletas y las puertas. 
El aspecto texturizado del carbono refuerza la apariencia mate de las taloneras, los pasos de ruedas o la parte inferior del paragolpes delantero y los hace destacar, gracias al contraste con el color nacarado de las partes que los rodean.


En cuanto al aluminio, se ha empleado en el soporte motor. El capó es el mismo que el del C4 Cactus de serie, también fabricado en este metal. El uso de estos materiales, con una densidad muy inferior a los utilizados actualmente, contribuye a reducir considerablemente el peso final del vehículo.

Dado que cada gramo importa, las investigaciones también han permitido recurrir al policarbonato translúcido para el techo acristalado panorámico. Este material, más ligero que el vidrio multi-capas, mantiene las mismas propiedades de aislamiento térmico, acústico y de filtrado de los rayos ultravioleta. En los Airbump, se ha utilizado fibra de carbono para aligerar los materiales, manteniendo todas sus propiedades técnicas.

Con estas soluciones, si el Citroën C4 Cactus ya consigue resultados situados entre los mejores del mercado, con emisiones de CO2 a partir de 82 g/km y un consumo de 3,1 l/100 km en diésel, el C4 Cactus Airflow 2L llega aún más lejos, al equipar la cadena de tracción Hybrid Air.

Presentada por el Grupo PSA Peugeot Citroën, en un Citroën C3, en enero de 2013 y en el Salón de Ginebra del mismo año, esta tecnología se basa en una combinación de varios elementos tecnológicos probados: un motor de gasolina de tres cilindros PureTech, un sistema de almacenamiento de energía en forma de aire comprimido, un conjunto compuesto por dos motores-bombas hidráulicas y una transmisión automática que utiliza un tren epicicloidal. Una centralita, que gestiona las solicitudes del conductor para optimizar el gasto energético, controla el conjunto.

Hay disponibles tres modos de funcionamiento: un modo Aire (cero emisiones), en el que el motor de aire comprimido sustituye al motor térmico de gasolina, un modo gasolina, en el que sólo funciona el motor térmico y un modo combinado, que acumula la potencia del motor térmico con la del de aire comprimido.

En el C4 Cactus Airflow 2L ambos depósitos de aire comprimido son de material composite y están situados en la parte trasera del vehículo. El motor PureTech 82, presente en el vehículo de serie, se ha optimizado para adaptarse a esta nueva cadena de tracción híbrida. Se han reducido las pérdidas por fricción, que representan el 20% de la potencia consumida por un motor, gracias al uso del revestimiento Diamond Like Carbon. Los nuevos cojinetes de polímero y el aceite de muy baja viscosidad completan estas mejoras. De este modo, se ha mejorado el rendimiento global del motor original en un 5%.

La combinación del motor PureTech 82 con la tecnología Hybrid Air permite reducir el consumo de carburante en un 30% y contribuye de manera significativa a obtener un vehículo que alcanza los 2 l/100 km y que se acerca a las prestaciones dinámicas de la versión con mecánica PureTech 110.

Estos avances tecnológicos permiten alcanzar un consumo de 2 l/100 km y hacen que, a medio plazo, un vehículo como el C4 Cactus "normal", pueda lograr el hito de consumir 2l/100 Km.

Por lo tanto, podemos afirmar que el concept-car C4 Cactus Airflow 2L aúna las tecnologías y el saber-hacer que reflejan la voluntad y la capacidad de Citroën para innovar y responder a los retos automovilísticos de presente y el futuro. La marca francesa siempre nos sorprende con algo y como no podía ser de otra manera, en esta ocasión y jugando en "casa" pretenden dar un golpe de efecto a los requerimientos medioambientales que cada vez más, limitan el poder de la gasolina y de los motores de combustión.



CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Peso en vacío: 865 Kg

Longitud: 4.156 mm

Anchura: 1.729 mm

Altura: 1.487 mm (pendiente de confirmar)

Cx: 0,55

Cadena de tracción: Hybrid Air asociada al motor PureTech 82 S&S

Neumáticos: Michelin 155/70/R19


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style