Lo demás es historia: Citroën CX

Presentado en el Salón del Automóvil de París de 1974, el Citroën CX celebra su 40 aniversario. 



Considerado un coche audaz y con estilo, capaz de dar una respuesta creativa a los problemas de su época, el CX ha dejado su huella en la historia del automóvil con hitos como el motor diésel con turbocompresor, su versión GTi o el confort de su suspensión hidroneumática. En Citroën siempre han sido pioneros en muchas de las tecnologías que hoy en día aun se siguen aplicando en los vehículos modernos de todas las marcas.
Citroën dio a conocer el CX 2000 en el Salón del Automóvil de París de 1974. Pronto destacó por su confort, su ergonomía y su comportamiento en carretera, características que le llevaron a obtener, en el año de su lanzamiento, los galardones de “Coche del Año en Europa”, el “Premio a la Seguridad” y el “Award Auto Style”, por su estilo innovador.


Diseñado por Robert Opron, esta berlina de 4,63 metros de longitud fue la primera que equipó un motor diésel en la historia de Citroën. Con la crisis del petróleo de 1973, la marca, preocupada por los costes de utilización de sus automóviles, desarrolló motores eficientes, que proporcionaban consumos más bajos junto a un mayor agrado de conducción. Bueno..., todos sabemos que los diésel de la época no es que fueran extremadamente silenciosos, pero sí que eran muy frugales en consumos.

La aerodinámica no es ajena a estos éxitos, como demuestra el nombre de este modelo, CX, que ilustra la baja resistencia al aire de este vehículo. Con este modelo, Citroën conquistó los principales mercados europeos, ofreciendo una alternativa a los grandes y "gastones" vehículos de gasolina.

En los años siguientes, Citroën siguió actualizando el CX con la aparición de una versión break en 1975, una deportiva 2400 GTi con inyección electrónica en 1977 y la serie Prestige, 28 cm más larga, en 1978.
Reconocido por su estilo y su audacia tecnológica, el CX fue también un vehículo de gran confort. 

Heredó del DS la suspensión hidroneumática con altura constante, que le proporcionaba una impecable estabilidad en carretera; y del SM 1970 la dirección asistida en función de la velocidad con retorno automático en línea recta. Sus innovaciones ofrecían, también, una mayor facilidad de uso gracias a elementos como el convertidor de par, C-matic, que suprimía el pedal del embrague y liberaba el espacio para una mayor soltura. Además, su diseño interior, pensado para proporcionar más comodidad para el conductor, destacaba por un puesto de conducción futurista,que permitía acceder a todos los mandos sin tener que soltar el volante. En 1985, el Citroën CX fue el primer coche francés que equipó el sistema de frenos ABS.
Este vehículo se convirtió en un verdadero éxito comercial ya que, hasta 1991, se vendieron más de 1,2 millones de unidades.




Todavía podemos contemplar alguno en buen estado circulando por nuestras carreteras y en alguna que otra concentración de clásicos. Esperemos que sea por muchos años más, ya que el CX supuso una revolución en su época y es un clásico muy a tener en cuenta para invertir en él. ¿Qué os parece?.

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC