INFINITI Q50 EAU ROUGE CONCEPT. El coche del diablo



Eau Rouge es la mejor secuencia de  curvas rápidas (izquierda, derecha, izquierda) de cualquier circuito del mundo. Está en el mítico circuito de Spa Francorchamps, en Bélgica y en ella los Formula 1 llegan a alcanzar los 320 Km/h. Como es de esperar, varios pilotos han perdido la vida allí y a lo largo de los años, en ocasiones, la han llegado a cerrar eliminándola del circuito. Aunque por fortuna, este trazado a sido modificado manteniendo todo su carácter y la mítica trazada. Muchos de los pilotos la consideran como el trazado mas emocionante de todo el campeonato.


Ya sabemos que Infiniti patrocina a la escuderia Red Bull Racing, por eso, con este Q50 quieren dar un guiño a la Formula 1 poniéndole el nombre de esta curva. Pero no solo eso, su diseño y tecnologia está inspirada, mas o menos, en el RB9 del tetracampeón del mundo Sebastian Vettel.

Sebastian lleva mas de un año siendo el director de Perfomance de Infiniti, y muchas de las decisiones tecnológicas y estéticas del vehículo han pasado por sus manos dada su experiencia en la alta competición. Aunque el "alma mater" de esta creación es una empresa vinculada en cierta manera al mundo Nissan, que se llama RML.

Este preparador anglosajón ya nos deleitó en su día con el Juke-R, una mounstrosidad de Nissan Juke con el motor del poderoso GT-R. También son los artífices del Chevrolet Cruze WTCC campeón del mundo de turismos y del Nissan Deltawind que compite en campeonatos de resistencia.


Para esta ocasión, no han sido tan radicales y el motor del GT-R, al que le han extraído 18cv más, lo han montado sobre una plataforma más apropiada, pero a la que también han tenido que modificar para "aguantar" el exceso de potencia.

Una muestra de ello es una más estudiada aerodinámica, con la incorporación del spliter delantero de fibra de carbono, que se asemeja al de un monoplaza. El techo, los faldones, los parachoques y las carcasas de los retrovisores también son de este material. 
La aterradora parrilla delantera, bueno en general todo el coche, ofrece una imagen extra-deportiva al más puro estilo japones. Sus llantas de 20 pulgadas llenan los ensanchados pasos de rueda, con esto se incrementa la anchura en 22 mm adicionales al Q50  normal.

Pero no solo esto cambia respecto al coche de calle. Los ingenieros de la marca aseguran que lo único que se conserva del Q50 de serie son las puertas y los pilares delanteros.
Hay nuevos conductos de aire en el parachoques delantero para la refrigeración de los frenos y al motor le ayudan a enfriarse las entradas situadas en el capó. Un deflector en la parte trasera, nos ayuda a mantenernos pegados al suelo gracias a la fuerza descendente del aire a mayor velocidad.

Pero a mi lo que más me impresiona, son las dos "acojonantes" salidas de escape, que cobran todo el protagonismo en la zaga del conjunto, además de proporcioner al Infiniti un sonido brutal más propio de un deportio que de una berlina.


El chasis ha sufrido diversas mejoras para el destino de este Q50. La altura ha sido rebajada 20 mm y se  han montado unos amortiguadores de alto rendimiento del especialista KW. Cuenta con tracción total y dentro de las llantas esconde unos frenos Brembo. Está también convenientemente calzado por neumáticos Dunlop SP Sport Maxx GT600 Run Flat.

Como estáis descubriendo, este Q50 Eau Rouge está preparado para una conducción límite.



El motor del Infiniti,  como es lógico, no se queda atrás. Se va a utilizar el mismo que el Nissan GT-R, un V6 biturbo de 3.8 litros, asociado a una trasmisión automática de 7 velocidades (utilizada por el QX 70) con tracción a las cuatro ruedas .

Las prestaciones os las podéis imaginar... "salvajes" . Con sus 568 CV y los 600 Nm llegaremos a alcanzar casi los 300 Km/h, y los 100  fugazmente en tan solo 4 segundos.

"REALMENTE PODRÍA SER EL COCHE DEL DIABLO"


En el interior de este concept,  lo que mas destaca es el recubrimiento con fibra de carbono roja de muchos de sus elementos, como paneles de las puertas o consola central. El volante tiene un diseño específico y está envuelto en Nappa.

Realmente de momento no realza su carácter tan deportivo, y no se separa demasiado, del aspecto del Q50 "normal". Eso sí, lo que no esta recubierto en fibra, está recubierto en cuero, y como veis en la imagen, los sistemas multimedia y el toque de tecnología no le van a faltar, ya que mantiene la dotación de serie del Q50 estandar.

Vettel ha sugerido, que la posición de conducción debería ser un poco mas baja, para este modelo. Y si lo dice el...

No nos olvidemos que de momento se trata de un Concept y que todavía no se ha tomado la decisión de si se va a fabricar en serie. A los ingenieros aun les quedan limar muchas asperezas a este modelo, como por ejemplo, la caja de cambios a la que probablemente sustituyan por una de origen Mercedes o el tacto de la dirección para que sea más directa y comunicativa. Harán todavía muchas pruebas y mejoras. Nos faltan, seguro, muchos datos que contaros, pero para ir abriendo boca no esta mal.

Una cosa os digo; los BMW M4, Audi RS4 y los Mercedes C63 AMG, ya pueden empezar a temblar, cuando vean un INFINITI Q50 EAU ROUGE por su retrovisor (si se llega a producir, claro...).




Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style