Mazda 2. Un soplo de aire oriental.



La tecnología SKYACTIV y el diseño KODO (Alma del movimiento) han vuelto a asociarse, pero esta vez con la vista puesta en el segmento B. El nuevo Mazda2 es un coche que escapa a la noción convencional de lo que es un modelo urbano, ofrece un sinfín de cualidades que inspiran confianza y lo sitúan a la vanguardia de su segmento.
 
Es la apuesta de Mazda para el segmento B, que representa el 22% de las ventas totales de turismos en Europa y en el que existe una gran competencia. El nuevo Mazda 2 combina un diseño ligero muy avanzado, que conecta la forma y la funcionalidad con el equipamiento tecnológicamente más sofisticado, en el que destaca:
  • MZD Connect, el sistema de conectividad de a bordo de Mazda, seguro y fácil de manejar. 
  • Una interfaz hombre-máquina (HMI) muy evolucionada, optimizada para el interior del Mazda2. 
  • Sistema de corte de ralentí i-stop de serie; también se encuentra disponible el exclusivo freno regenerativo i-ELOOP. 

En cuanto al aspecto exterior, el atrevido diseño KODO transmite los atributos de vitalidad y agilidad característicos de Mazda. Sus líneas y formas expresan fuerza y energía contenida esperando a ser liberada. 

Llaman la atención la parrilla en forma de ala de Mazda y los grupos ópticos que recuerdan a los ojos de un felino, heredados de otros modelos de Mazda con diseño KODO, como el Mazda 3, el Mazda 6 o el Mazda CX5.
Una mayor distancia entre ejes, con voladizos más cortos, permite dejar más espacio para los ocupantes y para el motor, además de mejorar la estabilidad y la seguridad pasiva. Se sale del estilo imperante en el segmento B, con unos pilares A que se han desplazado 80 mm hacia atrás manteniendo prácticamente inalterada la altura total. Igualmente, supera otras limitaciones de diseño propias de este tipo de vehículos. 

Es el primer Mazda que incorpora unos grupos ópticos delanteros con cuatro lámparas led que conforman un diseño circular. Este diseño se complementa a la perfección con unos grupos ópticos traseros en forma de U.
También podremos elegir entre diez colores de carrocería, entre los que destacan dos totalmente nuevos: Dynamic Blue (deportivo) y Smoky Rose (elegante) y estará disponible con llantas de aleación de 15 y 16 pulgadas o con llantas de acero de 15 pulgadas.

A semejanza del exterior, los elementos de estilo del habitáculo contribuyen a hacer del nuevo Mazda2 un vehículo más confortable y ergonómico. En el proceso, los diseñadores han aprovechado para aumentar la calidad de acabados de los materiales.

Ahora existe más espacio para los hombros en los asientos delanteros y con una consola central más ancha; además, hay más hueco para las rodillas y las piernas en las plazas traseras. Numerosos ajustes del asiento del conductor, en combinación con la regulación en inclinación y longitudinal de la columna de la dirección, permiten a cualquier conductor encontrar su posición ideal.
 

Entrar y salir del coche resulta más fácil que nunca, incluso en aparcamientos estrechos. Se han reubicado los pilares A y los retrovisores exteriores para mejorar la visión delantera y ampliar el ángulo de visión del conductor. También contamos con una mayor coherencia y claridad en la disposición de los controles lo que facilita el manejo y el acogedor diseño de los asientos, con respaldos más altos, mayor sujeción y materiales especiales encargados de absorber las vibraciones, es una de las notas más importantes en las mejoras del interior del nuevo Mazda 2.
 
Elementos de diseño y acabados de alta calidad son los baremos con los que Mazda ha buscado crear una nueva cota de referencia en el segmento. Pensando en el cliente, el nuevo Mazda2 ofrece cinco tipos de tapicería (incluido un interior en cuero blanco), para un look más personalizado.
El maletero es llamativamente versátil teniendo en cuenta las medidas contenidas del coche, gracias a un acceso mejorado y a novedosas mejoras en la apertura del portón.

Sin duda, el extraordinario nivel tecnológico que alberga el habitáculo del Mazda2 es una de sus características más singulares, sobre todo para un coche de su segmento. Igualmente notable es su organización, más cómoda que nunca para el usuario, que hace que todos esos sistemas de vanguardia resulten más seguros y fáciles de usar. 

El habitáculo, claramente dividido en dos zonas, sitúa al conductor en el punto focal de la cabina, al tiempo que ofrece un entorno seguro y confortable a los pasajeros. Por ejemplo, la Interfaz hombre-máquina (HMI) mejorada, está concebida para una interacción extremadamente segura.
Todos los controles y datos relacionados con la conducción facilitan reacciones rápidas y precisas, con movimientos mínimos de ojos y brazos. 

La pantalla Head Up Display es toda una novedad en el segmento y nos presenta los datos de conducción más importantes en tiempo real, directamente en el campo de visión frontal del conductor. El resto de la información aparece en el cuadro de instrumentos, que tiene un nuevo diseño deportivo.
La pantalla de 7 pulgadas, situada sobre el salpicadero, encima de la consola central (con funcionalidad de información y entretenimiento), puede manejarse desde el mando HMI de la consola, mediante control por voz o táctil.
 
Los ocupantes pueden estar conectados al exterior en todo momento con MZD Connect, el sistema de conectividad de a bordo de Mazda, compatible con teléfonos iPhone y Android, que proporciona acceso a una gran variedad de contenidos móviles gratuitos en la nube a través de Aha.
Ofrece decenas de miles de emisoras y servicios personalizados basados en la ubicación, aparte de actualizaciones de Twitter y Facebook e incluye un software de navegación que puede utilizar la funcionalidad de red de un smartphone para buscar y localizar destinos potenciales.
 
Da acceso a aplicaciones de Mazda tales como Eco-display, recordatorios de revisiones y alertas. Asimismo, ayuda a los conductores a llevar un seguimiento del consumo de combustible.
También es compatible con reproductores de iPod, MP3 y CD, radio terrestre, SMS y funciones de lectura.
El sistema de navegación también es nuevo y nos proporcionará cálculos de rutas más precisos, funciones ampliadas de búsqueda de destinos, tres años de actualizaciones gratuitas y soporte de audio en hasta 18 idiomas y de texto en 26.

Por supuesto, no todo va a ser estética y una nueva carrocería. Mazda ha optimizado sus motorizaciones SKYACTIV ultraeficientes para el segmento B y presenta una gama formidable de motores con relaciones de compresión extremas, incluido un motor diésel limpio de pequeña cilindrada, a los que se suman nuevas versiones de sus transmisiones manuales y automáticas SKYACTIV adaptadas a un modelo urbano. 
En todos los casos se monta de serie el avanzado sistema de corte de ralentí i-stop de Mazda. En algunos modelos se ofrece también el freno regenerativo i-ELOOP.


Las características principales del nuevo motor 1.5 l. SKYACTIV-D, un propulsor diésel common rail limpio y ligero son:
  • Relación de compresión de 14,8:1, excepcionalmente baja. 
  • Nueva cámara de combustión y nuevo sistema de inyección para reducir las pérdidas por enfriamiento. 
  • Turbocompresor compacto de geometría variable y alta eficiencia. 
  • Funcionamiento silencioso con baja detonación. 
Este motor entrega 105 CV a 4.000 rpm y 220 Nm entre 1.400 y 3.200 rpm, con unos consumos en ciclo mixto de tan solo 3,4 l/100 km y 89 g/km (con cambio manual de seis velocidades)

Los motores de gasolina de inyección directa 1.5 l. SKYACTIV-G también tienen unas peculiaridades que os mostramos aquí:
  • Atmosféricos, baja resistencia mecánica y relación de compresión de 14:1 (la más alta del mundo para modelos de producción en serie), en la mayoría de versiones. 
  • Sistema de escape 4-2-1 de diseño especial y mejora de las propiedades de atomización del combustible, para funcionar con una alta relación de compresión y evitar la detonación, mejorando el consumo de combustible con el motor en frío. 
  • Tres versiones disponibles, entre ellas una versión de acceso con relación de compresión 12:1 y sistema de escape 4-1. 
El motor SKYACTIV-G 1.5 se nos presenta con tres gamas de potencia:  115 CV a 6.000 rpm y 148 Nm a 4.000 rpm. y un consumo de 4,9 l / 100 km y 115 g/km (con cambio manual de seis velocidades y i-ELOOP). En el siguiente escalón nos encontramos con el de 90 CV a 6.000 rpm y 148 Nm a 4.000 rpm. con un consumo en ciclo mixto de 4,5 l/100 km y 105 g/km (con cambio manual de cinco velocidades) y de 4,8 l / 100 km y 112 g/km (con cambio automático de seis velocidades) y por último, el de  75 CV a 6.000 rpm y 135 Nm a 3.800 rpm, con un consumo de 4,7 l / 100 km y 110 g/km (con cambio manual de cinco velocidades)

Las transmisiones pueden ser manuales de cinco y seis velocidades con un tacto ligero y preciso comparable al del legendario deportivo Mazda MX-5 y que nos ofrecen la máxima capacidad de par con la menor fricción

La transmisión automática de seis velocidades está diseñada específicamente para motores de gasolina de pequeña cilindrada. Pesa 17 kg menos que las transmisiones SKYACTIV-Drive anteriores y cuenta con un rango de bloqueo ampliado que permite obtener arranques aún más suaves, y con un modo "Sport", que entrega más par y mejora la aceleración.

También han modificado el tema de la carrocería y el chasis:

El denominado SKYACTIV-Chassis, conecta al conductor con su vehículo gracias a una dirección con una respuesta fiel y predecible, y un tacto mejorado, una desmultiplicación de la dirección más baja con unos casquillos de montaje más rígidos que aportan linealidad y autoestabilidad, un equilibrio ideal entre suavidad de la dirección y estabilidad y una suspensión más rígida, a pesar de ser más ligera, con una geometría optimizada y con nuevos amortiguadores que contribuyen a una marcha más suave. Por primera vez, Mazda ha montado una función de control de la fricción en los amortiguadores delanteros y traseros.

La carrocería SKYACTIV-Body, por su parte, ahora se muestra más robusta que la del modelo anterior, a pesar de ser más ligera.
Los aceros ligeros de resistencia alta y ultraalta suponen ya el 65% de la carrocería (en comparación con el 53% anterior). Gracias a ello, los ingenieros de desarrollo han podido eliminar algunos elementos y lograr así reducciones adicionales de peso. La rigidez torsional se ha visto incrementada en un 22%, si bien el peso de la carrocería es un 7% menor.

La aerodinámica también se a cuidado hasta llegar a unos buenos niveles y parámetros, como ya ocurrió en anteriores modelos pertenecientes al movimiento KODO.
El flujo de aire se ha optimizado y así se evita la formación de turbulencias en la parte trasera del vehículo. Se han modificado las formas del coche, desde los parachoques hasta los retrovisores y los deflectores, con el fin de minimizar la resistencia y conseguir ser uno de los modelos con el interior más silencioso del segmento gracias a medidas como el empleo de materiales aislantes que bloquean las vías de propagación del sonido hacia el interior del habitáculo y una mejor capacidad de la carrocería para absorber golpes y suprimir las vibraciones y el ruido procedente del motor.


También ha ganado muchos enteros respecto a la seguridad tanto activa como pasiva.

El control de ángulo muerto (BSM) detecta y alerta al conductor de otros vehículos que se acercan desde atrás por los carriles contiguos y por los ángulos muertos. El sistema de asistencia a la frenada en ciudad (SCBS) es un sistema de frenada de emergencia que actúa a velocidades entre 4 y 30 km/h. Frena automáticamente el vehículo si detecta una colisión frontal inminente.
El sistema de alerta de cambio de carril (LDWS) monitoriza las líneas de los carriles a partir de 65 km/h y avisa al conductor cuando este cambia involuntariamente de carril.
El sistema de control de luces de largo alcance (HBC) cambia automáticamente de luces largas a las cortas para no deslumbrar a los demás conductores y dentro se la dotación disponible, el equipamiento de serie incluye ABS con EBD (Distribución electrónica de la frenada), Asistencia a la frenada (EBA), DSC (Control de estabilidad) y TCS (Control de tracción).

En cuanto a las soluciones orientadas hacia la seguridad pasiva, el nuevo Mazda2 cuenta con estructuras de carrocería que absorben y dispersan con eficacia la energía de colisión hacia el exterior del habitáculo, que ofrece un grado de protección de los ocupantes y los peatones muy destacable dentro de su segmento.

La carrocería SKYACTIV-Body es más segura a todos los niveles a pesar de su diseño más ligero, gracias al empleo de materiales más resistentes, a una arquitectura con más elementos rectos continuos y a sus uniones reforzadas.

Una distancia entre ejes mayor y unas zonas de deformación controlada en la parte delantera ayudan a absorber la energía, canalizándola por los laterales del habitáculo según un concepto de direcciones múltiples de dispersión. La estructura en forma de jaula del habitáculo controla el flujo de energía y confiere una excelente protección en caso de impacto lateral y la estructura optimizada del subchasis trasero mejora la seguridad en caso de impactos traseros descentrados.

Los airbags frontales, laterales y de cortina se han adaptado a las dimensiones del habitáculo para contener antes a los ocupantes. Se han rediseñado los guarnecidos y otros componentes del interior para que absorban mejor los impactos y se han modificado las estructuras del capó, del parachoques delantero y de la sección frontal del vehículo para proteger mejor la cabeza y las piernas de los peatones en caso de atropello.

En conclusión; el nuevo Mazda 2 aplica los conocimientos y las soluciones SKYACTIVE empleadas en sus hermanos mayores, pero ahora en un formato utilitario. Con una buena gama de motores eficientes, un renovado diseño, tanto exterior como interior y una estructura perfectamente calibrada; el nuevo Mazda 2 promete revolucionar el mercado de los utilitarios con un soplo de aire fresco. Con un soplo de aire oriental...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style