El Personaje: Guille Valdivia



Probablemente esta chica granadina no os suene de nada. De hecho; a nosotros tampoco nos sonaba. Pero es lo que tienen las redes sociales, que todo el mundo al final acaba conociendo a todo el mundo. Bueno, conociendo del todo tampoco, pero sí lo suficiente como para hacernos una idea de como es y que hace la persona que hay al otro lado de la pantalla.

El caso de como conocimos a Guillermina es como cualquier otro. Teníamos un seguidor de la web como otro cualquiera, lees algún comentario, ves alguna de las fotos que colgaba de manera pública..., hasta que un buen día, colgó una portada de una revista del motor de tirada nacional en la que todos los años, hacen un concurso para jóvenes diseñadores y cuyo premio es una beca para colaborar y aprender con el departamento de diseño de Nissan. Hubiera pasado desapercibida si acto seguido no hubiera colgado una foto de uno de los bocetos que habían quedado finalistas... !!firmado por ella!!.

Defy era el nombre de la "criatura" y a la redacción de Motorproyect nos pareció un boceto muy interesante. De hecho, no nos extraña nada que quedase entre los diez mejores diseños de entre los cientos que se presentan cada año.

Aquel dibujo de una berlina con aspecto coupé de líneas angulosas y ciertamente agresivo, nos llamó tanto la atención, que no podíamos resistirnos a mandarle un mensaje de enhorabuena. Enseguida nos respondió con un lenguaje y una viveza adorables. Estaba muy emocionada al comprobar que sus esfuerzos y su buen hacer, estaban dando sus frutos. A partir de entonces hicimos muy buenas "migas" y casi cada día comentábamos curiosidades sobre nuestros artículos y sobre sus diseños.

Por lo que nos comentaba, su forma de hablar y su visión sobre el mundo del automóvil, enseguida nos percatamos que Guille podría ser un diamante en bruto y que una vez pulido, estamos seguros que brillará con luz propia.

No conocemos a ningún diseñador en persona, así que no tenemos con qué o quién comparar a Guille, solo sabemos que tan solo con su entusiasmo, sus conocimientos, sus ideas y las ganas que pone al hablar de un mundo tan apasionante como complicado que es el diseño de los vehículos del futuro; desde Motorproyect no queríamos perder la oportunidad de hacerle una entrevista en primicia, ya que creemos firmemente que Guille, llegará muy lejos.

Ojalá que esto suceda y si nosotros, desde esta humilde publicación web del motor, somos los primeros en hacerle una entrevista antes de que sea "famosa", nos sentiremos más que orgullosos de haber compartido el lado más humano y personal de Guille Valdivia. Este es el resultado.

Datos personales:

Nombre completo: Guillermina Valdivia Cantero

Edad: 24 años

Localidad: Granada

Formación: Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Granada.

Hobbies: Dibujar. Ya sea con papel y lápiz o dibujo asistido por ordenador. Adoro dibujar.

Contacto:
Blog: http://guiye-valdivia.blogspot.com.es/

Twitter: https://twitter.com/guiye_astra

Facebook: https://www.facebook.com/GuiyeValdivia13


¿Cuando empezaste a dibujar (en serio)? Que cuando somos niños todos dibujamos...

Pues, para ser sincera, diré que nunca he dejado de dibujar. De niños todos dibujamos, pero en mi caso, las clases de plástica me sabían a poco, y siempre quería más. Ensayaba mucho en casa, y realmente nunca he sabido qué se siente al estar lejos de un lápiz. Siempre he sido muy soñadora, así que me bastaba cualquier superficie y herramienta para retratar mis pensamientos.

Dibujar casi siempre he dibujado coches, aunque mis inicios fueran sobre las motos antes que las cuatro ruedas: MotoGP estaba en mi mente más de lo que imaginaba… Aproximadamente podría recordar esta época hasta casi cumplir la decena. A diseñar coches seriamente sí que empecé más tarde, sobre los catorce o quince años, cuando ya tenía una base sólida de dibujo, y meditaba lo que quería hacer sin añadir elementos diferentes a las carrocerías. Antes y después de ello, he copiado innumerables vehículos actuales y pasados, todo para entender el por qué de su diseño, por qué las líneas tenían cierta forma para terminar el capó o para abrir las branquias en un motor situado en la parte trasera. Pienso que la mejor manera de crear algo distinto es entender todo lo que nos rodea; una vez interiorizado este conocimiento, llega el momento más divertido: diseñar.

¿Por qué te dio por diseñar coches?

Pues la culpa la tiene mi hermano mayor, que comenzó a dibujar coches y los modificaba al estilo Tuning. Yo, como siempre he sido literalmente una esponja, comencé a imitarlo. Primero copiaba, después modificaba, hasta tal punto que ya los inventaba… Y aquello me gustaba. Esa sensación de ver una máquina completamente diferente a las demás, era pura pasión. A partir de ese momento sólo veía coches, los imaginaba y los dibujaba. Creaba sueños con líneas paralelas que destacaban mis ideas, manchas que poseían más naturalidad que profesionalidad, pero que ante todo tenían, y siguen teniendo ilusión. Todo empieza con un papel en blanco, a partir de ahí, la imaginación no tiene límites, y tienes la oportunidad de crear algo único.


Actualmente trabajo además el diseño gráfico. Declaro a Photoshop mi juguete favorito, y la herencia de mi formación me ayuda a crear imágenes e ilustraciones llamativas. Plasmar ideas es mi estilo de vida pero…, sin tener una referencia a los coches, faltando un motivo que los relacione a cualquier trabajo que haga, todo carece de sentido...

¿De dónde te puede venir tu vena artística?

Es hereditario, de familia. Mi padre, mi madre y mis hermanos, todos hemos dibujado o hecho algún trabajo mediante el dibujo. Sinceramente, sí soy yo quién ha intentado llevarlo hasta el límite, ya que es cierto que soy muy perfeccionista, y que nunca me conformo con lo que hago, porque sé que hay margen de mejora, por lo tanto la vena artística viene de familia, pero yo la he intentado trabajar más a fondo.

¿Tienes algún referente en el mundo del diseño de coches?

A decir verdad tengo muchos, no me centro en un solo diseñador. El mundo del automóvil es muy amplio y complejo, por lo que trato de aprender de todo y de todos. Sí que tengo que reconocer que el diseño europeo está en mi punto de mira, y para empezar, el centro de diseño de Bertone es uno de mis favoritos: el Lamborghini Miura o el Lancia Stratos son mis dos modelos favoritos. Se trata de diseños angulares, lo que es conocido como el “Edge Body”, sobre todo en el Lancia; ambos juegan con la geometría en su máximo esplendor. Líneas rectas que sin darse cuenta curvan para generar una carrocería que literalmente se abre paso en el túnel del viento.


Y hablando de diseño Edge, tengo a Chris Bangle como uno de los diseñadores más contemporáneos del mundo automotriz. Su diseño, el BMW Gina, es tan exótico como innovador, y es que no todos los días se crean Concept cars con geometría adaptativa, articulable. Se trata de un modelo que no posee fisura alguna en su carrocería, recubierto por un material textil que recuerda a la piel humana por su resistencia y adaptabilidad. Literalmente el coche abre y cierra los faros como si fueran ojos, este desarrollo de la tecnología y del diseño es tan vanguardista que hasta la fecha nada se había asemejado a dicha creación. Sin duda un referente único para aprender y estudiar.

Si hablamos de diseño, no podemos obviar a Mercedes Benz, con Gordon Wagener a la cabeza, que está liderando una revolución tan impactante como rejuvenecida dentro de la casa alemana; Sandeep Bhambra con su Peugeot Onyx: un león cuya agresividad es igualada a la de su atracción, exterior e interior, ya que es tarea imposible encontrar un defecto a este asombroso diseño. Nombrar a Eiichi Kusama, la mente brillante que ha desarrollado el Radical Car  de Lexus, o RC como lo conocemos: un modelo que no repara en personalidad, con una imagen exterior portentosa, que derrocha carácter, seguridad, fuerza y garra… Ian Callum con Jaguar, Laurens Van den Acker con Renault, Walter de´silva y Volkswagen… Mi lista de diseñadores nunca acabaría.

¿Cuál es tu marca de coches preferida? ¿Por qué?

¿Sólo puedo escoger una? La verdad, me pasa igual que con los diseñadores… No tengo una marca de coches preferida, me gustan todas. Sí que tengo coches preferidos, ya que pienso que ninguna marca sobresale sobre las demás, y siempre hay un modelo que no termina de identificarme, por lo que no tengo una sola marca favorita.

Hablemos de coches. Escogiendo por segmentos, me quedaría con el mercado alemán e inglés para escoger una berlina seria y distinguida, de tamaño medio-grande, hablo de un Volkswagen Phaeton, un Maybach Xenatec y un Rolls Royce Wraith. Por otro lado, si hablamos de berlinas deportivas, divertidas, con cierto toque de exotismo, cruzo las fronteras para dirigirme al mercado asiático: Mitsubitshi Evolution, Subaru Impreza, Lexus is300h, Nissan GT-R o Mazda 6. Si por el contrario buscamos un vehículo compacto, urbano, me decanto por el sur y este de Europa, además de América: me dirijo al Seat Ibiza, Citroën DS3, Skoda Fabia, y Ford Fiesta. Tratándose de todoterrenos y SUVs, no tengo un mercado preferente, ya que hay buenas prestaciones por toda la geografía mundial. Escogiendo Hypercars o hypercoches, me quedo en Italia y Suecia: Koenigsegg, Pagani y Bugatti. Superdeportivos y deportivos cierran esta lista con miles y miles de coches que cualquier planeta envidiaría tener sobre su superficie terrestre.

¿Qué coche te hubiera gustado diseñar?

El Ferrari F40. Es un deportivo singular dentro de la casa italiana y dentro del marco de super coches mundial. Su diseño es sencillo, único, insólito e irrepetible. Aprecio más su belleza que su potencia, la cual no dejo de lado, pero todo hay que decirlo: los italianos diseñan coches con pasión, de corazón, y respondiendo fielmente a la fibra sensible.

Para la época en la que apareció fue todo un desafío a los convencionalismos y marcó un estilismo a la altura de Ferrari. Siempre que miramos al pasado lo hacemos con admiración, pero generalmente escogemos el tiempo presente y el futuro venidero en cuanto a diseño, prestaciones y desarrollo. Es lógico, la vida avanza y la tecnología y la electrónica son parte de nuestro día a día... Pero en este caso, prefiero este pedacito de historia.

¿Qué coche no te hubiera gustado diseñar?

A decir verdad, esta lista debería estar vacía, pero personalmente hay algunos modelos que no concibo a nivel estético. De entre ellos, escojo al Fiat Multipla de 1999. No voy a juzgar su planteamiento. Sé que diseñar un coche tiene sus pasos, y llevarlo al mercado es todo un desafío, pero sí diré que no comparto su estética y que tampoco termino de comprenderla; hay que reconocer que fue muy atrevido por parte de Fiat crear un estilismo tan peculiar como este, donde el coche parece tener doble carácter, por aquello de diferenciar marcadamente la zona central del automóvil en dos partes: una carrocería inferior que se une a los pilares y ventanas de un modo singular.


Para mí es un coche complicado en cuanto diseño. Estéticamente es un modelo que no entiendo, pero que analizándole con detenimiento logro recomponer algunas partes del mismo, y es entonces cuando sí que le encuentro el sentido que tendría para mí, y como yo lo hubiera diseñado. Hay gustos como colores, pero supongo que no debo de ser yo quien no valore la parte estética de este modelo habiendo diseñado hace poco un vehículo asimétrico…

¿Cuál es el trabajo con el que te has sentido más realizada y satisfecha? Esta respuesta ya creo que me la voy a saber...

En efecto, sí que lo sabes. El trabajo con el que más realizada me he sentido ha sido el diseño que hice para el concurso de Autopista, el Nissan Defy. Desde un principio la idea de hacer un coche relativamente extraño y diferente rondaba por mi cabeza, y el llevarlo a cabo ha supuesto un reto a nivel personal muy gratificante.


Partíamos desde abril para diseñarlo, pero mi vida es tan impredecible que no comencé con él hasta principios de agosto. Dos semanas de trabajo dieron como fruto un coche del que verdaderamente me siento orgullosa, cuyo nivel me ha demostrado que puedo incluso superar las fronteras, ya que es parte de los cuarenta y un mejores diseños del mundo escogidos por Gente Motori, de la mano de Pagani. Es un coche que, para qué negarlo, me tiene enamorada. Sus formas no son más que un mero retrato mío sobre algún que otro defecto, y como madre de la criatura, no veo más que nobleza derrochada en cada trazo de su carrocería. Tiene una mirada sencilla, pero quiere llamar la atención; tiene la cualidad de ser diferente, pero está dotado de carácter, es bastante inconformista, demasiado aplicado, despreocupado e infatigable. Ha triunfado por si mismo, por su diseño y por su presencia, inevitablemente es mi orgullo y mi carta de presentación, uno de mis pilares base dentro de mi iniciada carrera profesional.

¡Pero Defy no está solo! Tengo seis modelos más que son mi debilidad: seis pequeños campeones que están esperando su oportunidad. Hablo de los diseños de mi proyecto fin de carrera. Aún no los he publicado, tengo pensado hacer algo distinto con ellos, pero tarde o temprano, acabaré sorprendiéndoos de nuevo…

¿Qué coche es el coche de tus sueños? y ¿Cual es el coche que te gustaría conducir? A veces no coincide...

El coche de mis sueños…  Es el Ford GT40. Rojo, blanco, negro… No importa el color, quedé prendada de su diseño, de su carrocería, del rugir de su motor, y por qué no mencionarlo, de su tamaño, de su mirada noble, de su interior… Todo, absolutamente todo me gusta de él. Podría pasarme horas mirándolo, sé que no me cansaría. Dibujarlo con los ojos cerrados no sería muy complicado conociendo todos y cada uno de sus detalles. Nunca lo he visto en persona, pero juraría que podría reconocerlo en la distancia, percibir ese sonido o gesto que lo identifica… Es tan fascinante, que sé que conseguir llegar a su nivel, es simplemente una experiencia sobrenatural.

El coche que me gustaría conducir sería cualquiera capaz de rebasar los 500 caballos de potencia, tan sólo para poder apreciar en primera persona qué se siente cuando la espalda se pega al asiento al acelerar, y los neumáticos sufren para mantenerte en el asfalto… ¡Qué difícil sería mantener la compostura con tantos caballos! Como a cualquier conductor, adoro conducir, y creo que sentir no es una opción que tenemos, sino un privilegio. ¿Escoger? Creo que queda latente que en el mundo del automóvil, soy incapaz de escoger…  Me quedo con un volante y una carretera, con su perfecta imperfección, llena de curvas encadenadas y rectas de infarto. No elijo más que conducir segundos…

¿Qué haces cuando no estás diseñando? ¿Qué te gusta hacer o te relaja?

He de reconocer que se me pasan las horas trabajando, y que suelo unir día con noche, pero para relajarme me gusta desconectar de todo. Estar con mi familia, salir a dar un paseo, o hacer alguna ruta ciclista por la montaña, son las actividades que más me relajan. Me gustaría que el día tuviera más horas para poder dedicarlas a otras actividades, hay miles de cosas que querría hacer y aprender, pero doy prioridad al trabajo, a organizarme y a distribuir el tiempo de la mejor manera posible para cumplir con todo lo que me propongo.


¿Cuál es tu sueño? Lo que te gustaría conseguir con el diseño y en tu vida personal como diseñadora...

Mi sueño es llegar a diseñar coches, participar en el departamento de estilismo para crear una máquina que pase de ser un boceto a lápiz, a convertirse en ése modelo que te haga girarte por la calle al verlo pasar. Pienso que los coches son coches, máquinas, pero no son como otro artefacto cualquiera. Son de metal, de plástico y demás materiales inertes… Fríos como el hielo, pero capaces de derretir tu sexto sentido, y de hacerte disfrutar como nunca. El hecho de crear “vida” de algo compuesto en su mayoría por elementos carentes de ella, de evocar sensaciones con las líneas de la carrocería, procedentes de un gesto al dibujar... Construir un sueño, hacerlo realidad, dotarlo de carácter, y tan sólo dejar que hable por ti mismo... Debe de ser maravilloso.


Para terminar, lanza un mensaje para todos aquellos a los que les guste el diseño de coches y tu valoración sobre este mundo.

¿Un mensaje? Ante todo positivismo. Fuera o dentro del ámbito del diseño automotriz, y en la vida, pienso que siempre tienes que dar lo mejor de uno mismo. Llegar allí donde nada está escrito, donde no hay nada ni nadie, donde el reto es tuyo: sin obligaciones, reglas o pautas marcadas… Allí donde sólo tú eres capaz de ver lo que quieres, y donde marcas tu propio camino: el que te lleva al triunfo. Nunca olvides de dónde vienes, pero tampoco dudes hacia dónde vas.

Y mi valoración, es algo más que personal. Éste es como cualquier otro campo de estudio. No basta con ser bueno, hay que ser el mejor. No es fácil acceder a él, tiene un pasado y unas reglas muy marcadas y estrictas, difíciles de penetrar o cambiar, pero no imposibles. Hay que trabajar duro, ser constante, dibujar y diseñar, darse a conocer, demostrar la valía propia, seguir trabajando, luchar, luchar y luchar… No puedo ser yo quien dé una valoración objetiva, ya que no sé dónde está el final del camino, dónde se comienza a ser alguien en quien el mundo del motor piensa o reconoce. Sigo mi carretera a ritmo constante, no quiero, puedo, ni debo detenerme, porque sé que soy capaz de hacerlo. Confío en mi misma, y soy realista en cuanto a mis posibilidades. Pase lo que pase voy a seguir trabajando para acceder a él… Y para cumplir mi sueño.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style