Prueba: Volkswagen Passat 2015 2.0 TDI


El Volkswagen Passat es uno de los modelos más longevos de la marca alemana con 41 años a sus espaldas y más de 22 millones de unidades vendidas y la verdad es que no me extraña, puesto que siempre nos ha ofrecido una gran alternativa a marcas premium en cuanto a presencia, habitabilidad, tecnología y dinamismo.


Varias generaciones han dado fe de estas características y el Passat se ha ido moldeando con el paso de los años y de las modas, hasta concretar un vehículo como el que ilustra esta prueba; con la personalidad propia de Volkswagen, pero manteniendo las líneas clásicas de una berlina de las de toda la vida y con una dotación tecnológica a la última.


Al igual que pasaba con el Ford Mondeo que probamos la semana pasada, el nuevo Passat parece que no ha cambiado en exceso respecto a la generación precedente, aunque esas pequeñas pinceladas aquí y allá, hacen del buque insignia de la marca de Wolfsburg un nuevo modelo capaz de "mojarle la oreja" a cualquiera que ose enfrentarse con él.

Como hemos dicho, mantiene la línea clásica de tres volúmenes de las berlinas, pero la imagen exterior se ha estilizado bastante hasta conseguir darnos una sensación de ligereza, cuanto menos visual, ya que es un coche que pesa 1.475Kg lo que para una berlina con 4,76m no es excesivo, pero tampoco es que sea un peso pluma. Y es que la dotación tecnológica es abrumadora y claro, todo eso pesa.

Pero vamos a centrarnos primero en el diseño exterior. Berlina de tres volúmenes, con tapa de maletero, por cierto, enorme maletero capaz de ubicar hasta 586l de maletas y enseres además de contar con una boca de carga bastante amplia a pesar de las limitaciones que conllevan este tipo de carrocerías de cuatro puertas en vez de cinco. La vista de todos sus ángulos es bastante limpia, con líneas rectas, que son la nota predominante en toda la carrocería y en esta ocasión, los grupos ópticos tanto delanteros como traseros, son bastante más estilizados y menos "rotundos" que los de la generación anterior y le proporcionan, ya solo con mirarlo desde el exterior, un halo tecnológico sin parangón.
Los pilotos traseros son ahora de tecnología Led y los delanteros, eran de Xenón auto-direccionales en nuestra unidad de pruebas, que nos proporcionaban un campo de visibilidad increíblemente bueno durante las horas nocturnas en las que nos tocó conducir el coche.


De esta manera, adquiere una marcada presencia y representación y lo sitúa a caballo entre las berlinas más sibaritas y las berlinas más populares del segmento, absorbiendo lo mejor de ambos mundos y beneficiándose de ello. Será por eso que ha sabido mantener su frescura durante tantas décadas y adaptarse a cada momento, siendo siempre un referente para las demás marcas con presencia en el segmento.

Como no podíamos esperar de otra manera, cuando nos incorporamos al habitáculo comprobamos , como siempre, el buen hacer del Grupo VW y en concreto, de la marca "madre". Los acabados y el ensamblaje de todos los paneles lo sitúan en lo más alto del ranking en este segmento, con una acertada combinación de plásticos blandos y duros de calidad, junto con tapizados (tanto de cuero como de tela) de tacto excepcional.


La posición de conducción es realmente buena y nuestra unidad de pruebas contaba además con unas enormes asientos con regulación eléctrica además de ser calefactados, por lo que encontramos la postura ideal enseguida. Si observamos el salpicadero, nos encontramos con todos los mandos al alcance de la mano y una gran pantalla táctil multifunción de 6,5" que aglutina de manera muy vistosa y en alta definición, la inmensa mayoría de los parámetros del coche. Ante nosotros, el volante multifunción también cuenta con varios botones para activar diversas funciones como el Bluethooth, el control de velocidad de crucero adaptativo, el equipo de audio y bastantes parámetros de configuración que veremos también en el centro de la capilla de relojes, que se proyectan sobre otra gran pantalla detrás del volante totalmente digital y de 12,3".

Esta pantalla nos ofrece una información realmente completa, que en algunos momentos puede resultar excesiva y es configurable al gusto, pudiendo incluso recibir las imágenes del navegador entre las dos esferas con una nitidez increíble. Pero que tendremos que memorizar cual es la información que queremos en ese momento para no tener que "buscarla" entre la cantidad de parámetros que tenemos disponibles al primer golpe de vista.

Los mandos del volante también evitarán que soltemos las manos para activar casi cualquier elemento, pero ocurre exactamente lo mismo; tenemos que memorizar y saber en todo momento qué es lo que queremos activar para no tener que desviar en exceso la mirada del frente.
No obstante; para poder ver la completísima información, esa pantalla digital tiene una gran lectura y no existen los brillos incómodos como consecuencia de la posición del sol. Alta calidad de imagen sin más (y sin menos...).

El resto del equipamiento, tanto de serie como en opción, es también muy completo ya que entre otras cosas podemos disponer de navegador, control de velocidad de crucero, que puede ser adaptativo, limitador de velocidad, Park Assist de asistencia al aparcamiento automático, sensores de lluvia y luces, luces de xenón autoadaptativas y faros inteligentes o Full Led, iluminación ambiente interior, sensores de aparcamiento, cámara de asistencia al aparcamiento trasero, tapicería de cuero, regulación de los asientos de manera eléctrica con regulación lumbar, asientos calefactados, climatizador de tres zonas, ordenador de a bordo, indicador de presión de los neumáticos, llantas de aleación de hasta 19", lector de señales de tráfico y un largo etcétera con el que podremos equipar al nuevo Passat a nuestro antojo y según nuestras necesidades.

En general, la habitabilidad en el interior está fuera de toda duda, tanto en los perfectos asientos delanteros con una excelente sujeción del cuerpo, como en la banqueta posterior de la que gozaremos de unas buenas cotas tanto de altura, como de anchura, además de un buen espacio para las rodillas, gracias en parte, a una batalla 2,79m de distancia entre los dos ejes.

El motor que montaba nuestra preciosa unidad de pruebas era un 2.0 TDI con 150cv y 340 Nm de par máximo, que suponemos que será la mecánica estrella y la que más penetración tenga en el mercado, independientemente del acabado que escojamos.
Montaba cambio manual de 6 relaciones, aunque también podemos adquirirlo con la última evolución del ultra-rápido DSG de doble embrague, con posibilidad de levas detrás del volante.


Es un motor perfecto para realizar grandes travesías con un consumo ponderado de unos 4 l/100 Km, y cumpliendo la normativa de emisiones EURO 6. Este frugal consumo en ciclo mixto homologado se consigue gracias a una reducción de peso del conjunto y a soluciones tales como el sistema Start/Stop, aunque siempre dependerá y variará en base al equipamiento que escojamos, al tamaño de las ruedas y, porqué no decirlo, a lo "cuidadosos" o no que seamos al pisar el pedal derecho.

Las recuperaciones son bastante buenas y las aceleraciones desde parado son realmente potentes. En más de una ocasión, el sorprendente empuje del motor en marchas cortas y aceleraciones contundentes, hacía que a los neumáticos se les acumulara el trabajo y patinasen hasta encontrar un atisbo de asfalto en donde agarrarse y hacer avanzar al conjunto. Tiene mucha fuerza y una buena "patada", entregando la potencia disponible desde muy bajas revoluciones y hasta el corte de inyección. Este motor es más o menos como el doctor Jeckill&Mr Hyde; puede ser relajado y progresivo, pero se puede transformar en algo contundente que hace perder la adherencia de los enormes neumáticos a golpe de acelerador.

Sus prestaciones máximas no desmerecen y alcanza una velocidad punta de 220 Km/h, siendo capaz de acelerar de 0-100 Km/h en 8,7 segundos.

Las otras mecánicas disponibles son un 1.4 TSI de gasolina, también con 150cv y un potente 2.0 TDI de 240cv, cambio DSG de 7 relaciones y la tracción total 4Motion. Más adelante, irán llegando otras mecánicas, tanto de gasolina como diésel, eléctricos o híbridos, con las que se completará la gama.


Dinámicamente hablando y a pesar de su tremenda envergadura, el Passat nos deleita con un confort de marcha reseñable y el silencio interior es la nota predominante. Es un coche que no se siente para nada incómodo en carreteras viradas o bacheadas y soporta muy bien los cambios bruscos de dirección y las curvas de diferentes grados, además de contar con una potencia de frenado bastante contundente. Pero seamos serios; su medio natural son las carreteras de buen firme y autopistas, en donde el Passat nos brindará una conducción muy confortable, a velocidades estratosféricas (con permiso de la Guardia Civil de Tráfico), consumiendo tan solo lo justo y con un nivel de seguridad destacable. Es el coche ideal para dilapidar kilómetros y kilómetros de este tipo de vías sin agotarse lo más mínimo.


Conclusión final.

El nuevo Volkswagen Passat lo ha vuelto a conseguir. Se ha convertido de nuevo en el referente en el que se fijen el resto de las marcas y lo ha hecho sin grandes estridencias, con un diseño sutil y sin grandes cambios, pero lo justo para dotarlo de una apariencia más premium, que al fin y al cabo, es lo que persiguen todas las marcas generalistas del segmento.


Su imagen de berlina clásica, contrasta con la visión tecnológica que se percibe al primer golpe de vista y que se completa al montarse en su interior en el que el abrumador equipamiento de serie y la pureza y sobriedad de su cuadro de mandos, hacen que respiremos y toquemos en primera persona, el buen hacer de los ingenieros alemanes. ¿Aburrido?, puede ser, pero al igual que es un habitáculo cómodo, vistoso y muy bien rematado.

La habitabilidad es excelente y cinco adultos viajarán perfectamente dentro del Passat. El maletero tiene una gran boca de carga y su enorme capacidad de 586l es muy aprovechable también en todas sus cotas, pero el hecho de contar con tapa de maletero, hace que el acceso sea más limitado que si por ejemplo, contásemos con portón, aunque eso ocurre con todos los coches con esta configuración.

La dotación tecnológica es de primer orden y podremos equipar al nuevo Passat con todo lo imaginable en calidad de info-entretenimento seguridad o elementos de confort, pero la información de la que disponemos de manera continua, tanto la que procede desde la pantalla central de 6,5", como la que percibimos desde el cuadro de relojes, puede llegar a superarnos y es mejor preparar el viaje cinco minutos antes de emprender la marcha, ya que hay tantas opciones de configuración...

La gama de motores, aun no está completada, pero el motor que montaba nuestra unidad de pruebas será sin lugar a dudas, el más vendido. Por potencia, por cantidad de par y por consumos, se nos muestra como un motor equilibrado, pero por prestaciones, aceleraciones y entrega, esta mecánica es una decisión estupenda para todos aquellos que de vez en cuando quieran un poco de "pasión" dentro de la "corrección" que nos brindan siempre las berlinas alemanas. Es increíble que os esté hablando de "pasión" y de un Passat a la vez, pero es que me gustó la forma que tenía de entregar la potencia ese motor...

A la hora de disfrutar de la conducción, tenemos que tener en cuenta que es una gran berlina y las limitaciones que esto nos provoca, pero el Passat se muestra ciertamente ágil en cualquier tipo de vía y las suspensiones, con un tarado muy bien estudiado y que nos ofrece un buen compromiso entre dureza y confort, contienen muy bien las inercias del conjunto. Pero es un Passat y su medio natural son los recorridos de larga distancia por carreteras, puestos a elegir; con buen firme.

El Volkswagen Passat 2015 es como un buen traje. Viste mucho, sienta bien, te proporciona un mayor empaque y con él, siempre estarás a gusto. Si a ello le sumamos su gran motor, su dotación tecnológica y su habitabilidad, nos encontramos con una berlina perfecta para largos trayectos y si además contamos con la respuesta y las prestaciones de su mecánica, podremos fardar en nuestra comunidad de vecinos de lo "perfectos" que somos. Bueno..., nosotros no se, pero nuestro coche se acercará mucho a esa perfección.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC