BMW xDrive Experience en Sierra Nevada

A principios de año, al equipo de Motorproyect.com se nos presentó la oportunidad de asistir a unas jornadas de pruebas que BMW realiza en mitad de Sierra Nevada.


Esas pruebas son tres y consisten en hacer una prueba dinámica con cualquier modelo de la gama X de BMW que elijamos, por las tediosas y reviradas carreteras circundantes a la pista de esquí, una prueba en la que, con el modelo X1, comprobamos hasta qué punto podemos aprovechar las posibilidades de los SUV de la marca alemana sobre un circuito cerrado en el que nos aguardan unas planchas metálicas que simulan varias "trampas" que podemos encontrarnos en una conducción off-road un tanto extrema, y por último, una sesión de pilotaje sobre una pista cubierta de nieve en la que los modelos X de BMW sacan a relucir sus mejores armas electrónicas y nos permiten practicar una conducción rápida, pero totalmente segura y controlada a golpe de volante y acelerador.

Realmente era una jornada muy apetecible, aunque por otra parte, también era una gran aventura para nosotros, ya que las distancias en este gran país, son bastante abultadas.
El caso es que nos armamos de valor, y parte del equipo nos decidimos a pasar un fin de semana rodeados de nieve en uno de los sistemas montañosos más altos de la península ibérica, a más de 800 Km de nuestra localidad...

Héctor y yo, recogimos los petates el viernes por la tarde y nos pasamos a recoger a Antonio hasta Valladolid, para hacer noche en Madrid y continuar con nuestro viaje a la mañana siguiente hasta Granada.

Después de varias horas de viaje y dos o tres cafés, nos detuvimos el tiempo justo para dejar nuestras maletas en el hotel y subir a las pistas con la comida todavía entre los dientes. Menos mal que por lo menos nos había salido un día soleado y espléndido y no había complicaciones en los accesos, ya que de esa manera, nos hubiera sido imposible llegar a las 17 horas, momento en el que teníamos nuestra primera cita...

Pero en las pistas nos esperaban varias sorpresas. La primera; toda la gama de BMW X disponible para que eligiéramos el que nos diese más "rabia". La segunda; una promesa del diseño de la que ya os hablamos en esta web y a la que hicimos una entrevista que podéis recordar AQUÍ.
Como Guiye vive a unos pocos kilómetros de Sierra Nevada, tuvimos la oportunidad de conocernos en persona y disfrutar todos de una jornada especial de pruebas sobre la nieve.

Pero no todo iban a ser buenas noticias y al formalizar la inscripción, nos dijeron que la prueba de conducción sobre pista de nieve no estaba disponible, debido a que hasta hace unos días no había nevado lo suficiente y estaban todavía construyéndola. Mala suerte...

Por otra parte; nos permitieron probar varios modelos en compensación y nosotros elegimos los más novedosos, grandes y potentes; el X5, el nuevo X6 y el reciente X4.


Todos los modelos allí disponibles, eran de los más altos y equipados de la gama, además de contar con unas ruedas de invierno imprescindibles para no tener ningún susto y disfrutar plenamente de la conducción.
Por desgracia era fin de semana, y como os he dicho anteriormente, hacía un día espléndido, así que una de las estampas invernales más bonitas que he visto en mi vida se vio desvirtuada por la cantidad de "domingueros" que subían hasta donde casi no se podía acceder, sin cadenas, por carreteras heladas y sin neumáticos apropiados... Conclusión; Sierra Nevada estaba atascada y nosotros, en medio de todo el "fregao".


Menos mal que nuestro X5 estaba muy bien dotado de serie y nos entretuvimos tocando botones y comprobando toda la tecnología disponible en el gigante SUV. Cuando se despejó la vía medianamente, pudimos comprobar la seguridad con la que pisaba el X5 sobre una carretera que se estaba empezando a cubrir de nuevo, como consecuencia de las enormes ventiscas que arrastraban la nieve en polvo acumulada en los taludes de nuestro alrededor.

El BMW se comportaba de manera ejemplar y con él, alcanzamos la parte más alta asfaltada que existía en toda la sierra. Más allá solo nos quedaba un refugio militar de alta montaña y una ermita en la que descansaba la Virgen de la nieves (como no podía ser de otra forma...).


!Hala!, volvamos al pueblo a realizar nuestra prueba sobre las plataformas. Nuestra vuelta fue aun más cómica que nuestro ascenso a la cima, ya que los "domingueros" se habían multiplicado y nos encontramos un buen surtido de vehículos que ni para adelante, ni para atrás, además de una dotación del ejército que subía al refugio y se encontró también con ese "pastel" hasta el punto de bajarse de sus Anibal a dirigir el tráfico cual guardias urbanos... Por fortuna, parece que la siguiente prueba dinámica la haremos nocturna y se habrán despejado las carreteras...

Una vez en la plaza, nos dirigimos a la zona acotada para realizar nuestros ejercicios con el X1 y las plataformas dispuestas a castigar las suspensiones  del pequeño de la familia.

De primer plato; una rampa de 30º de inclinación ascendente y lo mismo de inclinación descendente. Es idónea para comprobar la excelente tracción y el par del que presume a pesar de tener un "simple" 2.0d de 150cv. Una vez en la "cima" de la plataforma, encendíamos el control de descenso y soltábamos el freno para ver como trabajaba la electrónica para contener la masa del vehículo.


Segundo plato; una chapa inclinada en la que teníamos que apoyar la ruedas de la derecha y avanzar, mientras el cemento nos quedaba a unos pocos centímetros de la ventanilla por nuestro lado. Increíble la manera que tienen de trabajar las suspensiones y los controles del vehículo como podéis observar por las fotos...


Y de postre; una cuña a la que había que acceder por unos escalones descompensados, observar la compresión y descompresión del sistema de suspensiones intentando mantener la vertical de la carrocería y volver a descender por unos escalones también descompensados, capaces de hacerte saltar algún empaste en el caso de hacerlo muy rápido.


La siguiente prueba era la de conducir sobre una pista helada, pero como os he comentado al inicio; tuvimos la mala suerte que estaba en construcción. Así que nos ofrecieron de nuevo una prueba de conducción dinámica, esta vez nocturna y sin tráfico, en donde nuestra amiga Guiye, en esta ocasión sí que pudo "catar" el X5 con total permisividad y doy fe que disfrutó como una auténtica niña con las cualidades y el confortable rodar que tiene ese SUV, mientras el resto del equipo tomaba una ruta alternativa con el X4.


Con la espinita clavada de no haber podido realizar la prueba sobre la pista helada, pero con la satisfacción de haber comprobado las virtudes más que sorprendentes de la gama X en las condiciones más variopintas, el equipo de Motorproyect.com nos volvimos a cenar al hotel, para rematar nuestro viaje fugaz con una visita rápida a la ciudad monumental de Granada el domingo y disfrutar de sus famosas tapas con una guía de excepción.

Desde esta humilde web, queremos agradecer su predisposición y amabilidad a la empresa organizadora del evento y a BMW España por realizar este tipo de actividades y mostrar al gran público las aptitudes de su gama con tracción total.
Y por supuesto, a nuestra anfitriona Guiye Valdivia por su disponibilidad y acogida en tierras granadinas.


Si queréis apuntaros a realizar la misma experiencia de la que disfrutamos nosotros, podéis hacerlo en este ENLACE ya que estarán por allí hasta mediados de marzo.

La gama X de BMW está compuesta por:

BMW X1: Desde 30.100 Euros
BMW X3: Desde 39.600 Euros
BMW X4: Desde 48.400 Euros
BMW X5: Desde 58.950 Euros
BMW X6: Desde 74.800 Euros


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style